«Spain is different»

Según consta en la hemeroteca, este famoso slogan probablemente pudo haberse gestado a instancias de la mente ‘lúcida’ de don Manuel Fraga, a la sazón, Ministro de Información y Turismo en 1963, ministerio desde el que se lanzó la conocida campaña publicitaria. Los Historiadores de la época han otorgado la autoría a Luis Bolín, un personaje estrechamente vinculado a Franco. El tal Bolín era periodista metido a embajador y consejero personal del Dictador desde antes de la guerra, el mismo que consiguió el Dragon Rapide en Londres que llevó al Caudillo de Canarias al continente donde le esperaban los golpistas.

En 1963 España era un país atrasado al que Bolín pretendía lanzar con su lema a fin de atraer a los foráneos europeos -ingleses, alemanes y nórdicos, particularmente- para que gastaran aquí sus dineros (entonces libras, marcos y coronas) ofreciendo a cambio todas aquellas sensibilidades y matices esparcidos por nuestra geografía, materializados en aquellos aspectos folclóricos que, en su criterio, concretaban nuestra singularidad e idiosincrasia a la par que diferenciaba nuestro país del resto del viejo continente: toreros, cantaoras, caballeros quijotescos, burlones sanchos, pícaros seductores y guapas mujeres morenas, las mismas que inspiraron la mítica copla de Manolo Escobar que decía: “la española cuando besa, es que besa de verdad…”, clichés que se fueron consolidando como exponentes definitorios de una España en la que proliferaban tantos botijos como jornaleros… En fín que el país se nos llenó de ‘guiris’, de mujeres rubias enamoradas de toreros que alardeaban subidos al burladero para brindarles la faena mientras ellas, en pie, apretaban la montera contra su pecho al grito de ¡y olé…! Y también de hombres altos de ojos azules que bebían fino y hacían sus pinitos en los tablaos flamencos, aplaudiendo a los pícaros de turnos que se las daban de famosos a quienes nadie conocía…Entonces no nos consideraban ‘europeos’ pero el buen clima, sobre todo del sur, las tapitas de bar y esos hosteleros entregados, siempre dispuestos a complacer al turista y a ceder atentamente porque ‘el cliente siempre lleva razón’, repuntaron poco a poco nuestra economía hasta escalar una mejor posición en el ranking y difuminar el adjetivo que coleaba junto al sustantivo ‘país’ (‘atrasado’). Así fue como nos convertimos en destino turístico por excelencia…

En la década de los 70 regresó de Inglaterra la cantautora Cecilia quien compuso la canción “Mi querida España”, canción cuya letra fue censurada por la Dictadura. La original decía: ‘esta España viva, esta España muerta’, reflejo atrevido y crítico de la patria en los años finales del franquismo. Patriotismo atrevido sí pero cariñoso y exento de fanatismo que, quienes gobernaban, no quisieron tolerar…Corría el año 1975 y no aún no se podía hablar de ‘España muerta, España ciega o España en dudas…’ Obstáculos que la autora salvó dedicando hermosos elogios a una patria que aceptaba a pesar de todo, a tenor de los versos que decían: “quiero ser tu tierra, quiero ser tu hierba cuando yo me muera…” tal como sucedió poco tiempo después…

Da la impresión que el imaginario colectivo quiso conservar la idea que subyace al slogan y muchos han seguido empeñados en proyectar esa imagen de país diferente…Y así nos va…No hace todavía mucho la Ministra de Trabajo Fátima Báñez, en pleno auge de recortes y el subidón del paro, agradecía de antemano a la ‘Virgen del Rocío’ su ayuda para salir de la crisis… Y ahora proliferan los nostálgicos del pasado que auguran, cual profetas, la apocalipsis de este país, según dicen, en manos de comunistas y populistas. Gurús que intentan sembrar el pánico con el pánico, que hablan de gobierno ilegítimo y antidemocrático, ellos, herederos del ‘yugo y las flechas’, de las camisas azules, de la España del caciquismo, de los pobres pidiendo puerta a puerta o de la misa del domingo a las 12.00… La España de los ‘Botejaras’, del folclore, de la religiosidad popular, de las procesiones, de las romerías y las hornacinas en las calles…

En pleno siglo XXI algunos parecen haberse detenido en el lema, Spain is different, y para muestra un botón…Dicen que la fe mueve montañas y también el ánimo del escultor cuyas manos han modelado la imagen de la Virgen de Nuestra Señora del Confinamiento, protectora de los fallecidos por covid-19… Talla nacida del cincel de Juan Antonio Carrera Páramo, esculpida durante la alarma por coronavirus. La imagen ya ha visitado la ciudad de Cádiz donde fue expuesta en la parroquia de Lourdes. Un pequeño periplo por la bahía antes de llegar al que será su destino definitivo: uno de los altares de la capilla sacramental de los Terceros de la metrópoli de Sevilla…Enhorabuena a los amigos del culto ‘Mariano’ por esta nueva pieza de imaginería religiosa…Y a los melancólicos de la ‘otra España’, la del pasado… Que la Virgen del Confinamiento, mediadora y protectora de los enfermos y difuntos por covid nos coja a todos confesados… Amén…

Literatura y pandemias: Bocaccio, Defoe, Manzoni y Camus…

Vivimos un punto de inflexión. Ya no vale decir que la pandemia nos cambiará la vida. No. La vida ya nos ha cambiado. Basta mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta que hemos automatizado determinadas rutinas dentro y fuera de casa. Ya no hay nadie a la puerta del supermercado para indicarnos qué hacer, ni recordarnos qué distancia mínima debemos mantener. Aguardamos nuestro turno y hacemos cola en cualquier establecimiento. Nadie protesta. Ya no nos parece raro andar con mascarilla, más bien lo contrario. Salimos menos de compra aunque han aumentado las ventas on line. El teletrabajo se está regularizando y ha animado a muchas familias a buscar viviendas en el extrarradio de su ciudad. Casas más amplias, preferentemente con terrazas y si la economía lo permite, en el campo o urbanizaciones con zonas verdes propias y/o comunitarias…Parece que se avecina un nuevo éxodo y muchos urbanitas, amantes del asfalto, comienzan a sopesar y poner en valor las bondades y beneficios de vivir en los pueblos…Así que sí. Casi sin darnos cuenta el mundo y, nosotros con él, experimenta un proceso cambio aunque el cambio no afecte a todos por igual…

Los efectos y consecuencias del coronavirus están aún por ver pero seguro serán devastadores. Los expertos vaticinan un gran impacto económico a corto y medio plazo que, de momento, sólo lo perciben en sus carnes los grupos sociales más vulnerables. Tal y como nos enseña la Historia el covid no ha sido la primera pandemia padecida por la humanidad. Tras la ‘peste negra’ que asoló a Europa durante la Edad Media, se produjeron importantes cambios que vinieron acompañados de un fuerte retroceso y una gran pérdida de población cuya recuperación tardó más de un siglo…Desapareció el comercio, decayeron los núcleo urbanos y mucha gente huyó al campo…¿Os suena?. La también conocida como ‘peste bubónica’ dejó campos sin trabajar y las cosechas podridas, situación que provocó una gran escasez de alimentos y los que salieron al mercado lo hicieron encarecidos, a precios que la mayoría no podían pagar. Así fueron a parar a manos de unos pocos los mismos que, a continuación, se dedicaron a especular y a lucrarse sacando partido de las penalidades y el sufrimiento ajeno…El siglo XIV estuvo marcado por las epidemias, el hambre, las guerras y, en consecuencia, la sociedad sufrió una profunda transformación y con ella el aumento de las desigualdades…

Los historiadores, por contradictorio que parezca, señalan además otros efectos económicos y sociales ‘positivos’ para los supervivientes. Carmen Sarasúa, Profesora Titular de Historia Económica de la Universitat Autònoma de Barcelona señala a este respecto que “la tierra era abundante, al caer la oferta de trabajo los salarios aumentaron, y se ha visto por ejemplo que las mujeres encontraron muchas más oportunidades laborales en los gremios que hasta entonces las habían vetado, en los jornales agrarios, etc…” Otras bondades sobrevenidas de las epidemias fueron la mejora de la salubridad pública, la recogida de basuras y aguas fecales, la regulación de animales vivos y muertos en la ciudad o la orden de ubicación de los cementerios fuera de las localidades (Real Cédula Carlos III en 1787).

Otra gran epidemia, la mal llamada ‘gripe española’, causó más muertes que la Primera Guerra Mundial. Entre ambos acontecimientos la economía se hundió y hubo una profunda transformación en los movimientos migratorios…No obstante lo que todas las epidemias parecen tener en común es que no afecta por igual a toda la población. Este podría ser el nudo gordiano. Y mientras algunos sectores hacen ‘su agosto’ (véase el ejemplo de las mascarillas y geles de manos) otros, en cambio, se hunden…Mientras, un reducido número de millonarios saca suculentos beneficios, tal y como ocurrió con la crisis de 2011 (https://www.lavanguardia.com/economia/20180619/45266350996/espana-ricos-millonarios-fortunas-crisis.html) tras la cual creció número de ricos en España…

La literatura y la historia siempre han ido de la mano. Cada época ha dado a luz una pluma que ha sabido recrear el contexto y sus avatares además de dar vida a personajes ficticios utilizados para contar la realidad y dar riendas sueltas los pensamientos e ideas propias… Veamos algunos ejemplos: “El Decamerón” de Boccaccio, obra que utiliza el marco narrativo del estallido de la epidemia de la peste que asoló Florencia en 1348, cuyo título significa ‘diez días’ y está inspirado en “Hexamerón” de San Ambrosio. El Decamerón es considerada una obra maestra de la prosa que narra la gran epidemia y sus efectos a través un grupo de jóvenes compuesto por siete mujeres y tres hombres que intentan escapar del horror aislándose en una villa a las afueras de Florencia…Otra podría ser el “Diario del año de la peste” escrito por Daniel Defoe en 1722. Se trata de un relato ficticio que narra las experiencias de un hombre que vivió durante la epidemia de peste que padeció Londres en 1665 y asoló a una quinta parte de la población. Esta obra puede ser comparada con la de Manzoni, I promessi sposi (Los novios), uno de los primeros referentes de la novela moderna italiana. Cuenta la historia de los prometidos Renzo y Lucía, quienes se ven separados por diversas causas acontecidas bajo el telón de fondo de la peste milanesa de 1630.

Más cercana en el tiempo es “La peste” del conocido escritor francés Albert Camus, Premio Novel en 1957, considerado el autor que mejor encarna la literatura de la Europa del siglo XX. ‘La peste’ se publicó en 1947 y en ella Camus cuenta la historia de unos doctores que se encuentran en Orán, ciudad portuaria de Argelia asolada por una epidemia de cólera, por boca de los cuales el escritor reflexiona sobre la solidaridad, la religión y sobre cómo los seres humanos nos aferramos a lo absurdo, invitándonos a valorar la responsabilidad personal y a cómo deberíamos negarnos a entregar la vida al mantra de la religión…Ante la vida y la muerte Camus se posiciona negando a Dios, observando la fe como expresión de impotencia, aunque admitiendo, a la par, que el escepticismo tampoco nos libera…

En definitiva todas nos hablan de cómo la sociedad afronta el miedo y la muerte, la búsqueda de culpables y los caminos recurrentes: para unos la religión y la magia, para otros el escepticismo o la ciencia como única solución…En todo caso algunos ‘gurús’ salen ya al paso: bien advirtiendo sobre cierto tufillo ‘anticristiano’ o bien augurando una apocalipsis final bajo el lema ‘cualquier tiempo pasado fue mejor…’. La realidad es que corren tiempos difíciles y, en mi opinión, ninguno de nuestros líderes políticos da la talla…Todo lo demás es vanidad o falacia…

Post de archivo: ‘El último pase de don Tancredo’

Este post lo escribí en 2018 cuando se celebró la moción de censura…No andaba hoy muy fina ni creativa y recordé esta entrada que colgué en otro blog… Tengo la sensación de percibir el tiempo acorde al estado de ánimo. Si estamos bien vuela, si no…se nos hace eterno… En fin que el tiempo tiene algo bueno -o malo según se mire- y es poder recordar…Carmen Martín Gaite en su libro “Nubosidad variable” escribía, mucho mejor que yo sin duda alguna, sobre la importancia del paso del tiempo y la suerte de poder decir a alguien: ‘te acuerdes cuando….’ Preciosa la memoria compartida… Chapeau por Martín Gaite…En fin que como no fluyó nada, desempolvé esta entrada y la actualicé. Mirar el pasado para comprender el presente es el sentido de la Historia y el personaje en cuestión esta de nuevo en la palestra…

No ha pasado mucho tiempo desde que los ‘nuevos partidos políticos’ se incorporaron a vida parlamentaria en nuestro país. Algunas comenzamos a creer entonces que la vieja política estaba a punto de desfallecer y regenerarse, a fin de cuentas estábamos en el siglo XXI y las nuevas generaciones llegaron pisando fuerte: universitarios, doctores, politólogos, bilingües, conocedores las nuevas tecnologías, habituados a moverse por las redes con comodidad y soltura…Pensábamos que ya era hora de decir adiós a los discursos barrocos propios de Góngora o Quevedo, buenos y brillantes sí, pero obsoletos y con poco calado en el lenguaje coloquial actual lleno de neologismos y términos importados e impuestos por las jóvenes generaciones…

Tocaba también romper la dicotomía izquierda-derecha adoptada desde tiempos de la revolución francesa que identificó ambas tendencias ideológicas con la ubicación de los Jacobinos (radicales y exaltados) y Girondinos (moderados) colocados los primeros en la bancada de la izquierda y los segundos de la derecha…Parecía que por fin estábamos en los albores de un tiempo nuevo que exigía un nuevo orden y nuevas formas de hacer política que parecían traer nuevos gestos, nuevas sensibilidades representativas, en definitiva, de la ruptura con el orden anterior…

Corría el año 2015. El PP con Mariano Rajoy al frente ganaba las elecciones aunque no obtuvo la mayoría absoluta…Entonces no lo sabíamos…Bueno en realidad ahora tampoco pero ‘supuestamente’ es posible que fueran a ellas dopados y que eso influyera en los resultados…El tiempo lo dirá…

La figura de Mariano Rajoy es relevante en la historia política reciente de nuestro país, nadie lo puede negar, ni que le tocaron los años de profunda crisis económica de la que, en mi modesta opinión, no habíamos salido aún cuando se declaró la pandemia…Rajoy dio mucho juego a la prensa en general por su peculiar manera de expresarse, por su pasión por el futbol, por su retranca, ese humor tan propio de la Galicia más auténtica y sobre todo por su ‘quietismo’, esa actitud hierática de laisser faire para, finalmente, acabar imponiendo su voluntad de manera sutil y socarrona o sencillamente ‘porque lo digo yo’ lo que denota un carácter gélido capaz de mantener la cabeza fría aún bajo presión… Y es por ese quietismo tan característico por el que se le conoció como ‘don Tancredo’, personaje que ha inspirado el término ‘tancrediano’ para aludir la actitud pasiva presidencial mantenida, sobre todo, los últimos años…

Recuerdo el día que los españoles asistimos con gran expectación al que fuera el ‘último pase de don Tancredo’, un pase tan fallido como confiado. De nada valieron al expresidente ni el quietismo tancrediano ni el enrocamiento guisantino – expresión muy ‘mariana’ por alusión al histórico pacto de ‘los toros de guisando’ como símil del acuerdo firmado entre PSOE y C’s- pues la Moción de Censura prosperó y arrasó como una apisonadora dejando tras de sí un camino abierto, despejado, en que comenzar a dar los primeros pasos … Y mientras esto sucedía en el hemiciclo del Congreso, en el asiento del expresidente yacía el bolso de la vicepresidenta, testigo quieto y mudo cual símbolo del presidente ausente …Es justo ahora cuando conviene recordar que don Mariano estuvo de comilona hasta la hora de la cena…

Moción de censura, 2018

Así acabó la ‘era Rajoy’, con ese último pase a imitación de la célebre figura taurina de la que paso a dar cuenta para saciar la curiosidad de entendidos y profanos …

Tancredo López fue un torero valenciano que comenzó su carrera en los años finiseculares del XIX y principios del XX. No fue muy afortunado como novillero y al parecer, tampoco haciendo las américas hasta que estando en La Habana, conoció a José María Vázquez, apodado “el esqueleto humano” por la habilidad taurina que puso en práctica ( y que dicho sea de paso le costó la vida) y en la que se inspiró Tancredo para hacerse popular y rico. Fue estando en Cuba cuando le llegó la iluminación, concibiendo la idea de hacer de ‘hombre-estatua’ y promover este espectáculo por las plazas españolas. Así fue como puso de moda ‘la suerte de don Tancredo’ un peligroso lance consistente en recibir al toro a la salida del chiquero subido a una especie de pedestal situado en mitad del coso. El torero, vestido con ropa de época y pintado de blanco imitando el mármol de las esculturas, recibía al morlaco convencido que llegaría a la base de dicho pedestal y, tras olfatearlo pasaría de largo sin arremeter, creyendo encontrarse frente a un trozo de piedra dura contra la que se partiría la cornamenta…Tancredo López mostró su lance una y otra vez ante un público entregado que contenía la respiración cuando sonaban los clarines que daban paso al espectáculo…A partir de entonces esta suerte, peligrosa y arriesgada, fue utilizada por otros novilleros y toreros que buscaban ganar dinero rápido, que no fácil, cosa que este número garantizaba pues atraía un gran flujo de espectadores que llenaban las plazas y, de paso, los bolsillos de los profesionales del noble arte taurino considerado, entonces, fiesta nacional.

Supongo que ni por asomo pasaría por la cabeza de Tancredo López, ‘el hombre estatua’, la trascendencia de su proeza que dos siglos después ha dado origen a un neologismo acuñado en el argot político de los últimos años como sinónimo de inmovilismo y pasividad, actitudes que caracterizaron al gobierno del que fuera el último presidente del PP, cuya legislatura he bautizado con el sobrenombre del último ‘pase de don Tancredo’…Genio y figura Mariano…

.

El valor de pensar por una misma…

Casi todas las conversaciones serias que he mantenido a lo largo del verano han abordado, antes o después, el tema ‘covid…’ Independientemente del grado de acuerdo o desacuerdo sobre las medidas sanitarias adoptadas, del sacrificio económico del sector servicio y de la mayor o menor conciencia de los jóvenes sobre la gravedad del asunto, me ha quedado claro que a casi todos nos ronda la idea de posibles teorías conspiradoras junto a una evidente manipulación social que las élites de poder intentan ejercer, valiéndose de los medios de comunicación y de las redes sociales… De vez en cuando se oyen rumores sobre la obligatoriedad de las primeras vacunas que, según dicen, estarán listas para otoño…(a mi me tendrán que encadenar para ponérmela…) Y también de imponer las cartillas de vacunación para viajar más seguros…Rumores lejanos, casi imperceptibles, que me recuerdan el refrán: ‘cuando el río suena…’

Tal vez por todo esto que está pasando sería necesario poner en valor el pensamiento crítico, el librepensamiento a fin de aspirar a una vida libre y autónoma frente a la amenaza de la manipulación y la mentira por parte de los grupos de poder, interesados en su perpetuación y enriquecimiento personal. Me van a perdonar que siempre mire hacia la Historia buscando en el pasado la comprensión del presente. La historia nos aporta ejemplos, referentes de grande personalidades que, por sí solos, se atrevieron a desafiar los principios y arquetipos vigentes hasta el punto de imponer pacíficamente nuevos paradigmas. El acervo cultural y el impacto ideológico que nos dejaron ha sido tan fuerte que ha resistido y, en cierto modo, aún subyace y permea en el pensamiento occidental y oriental actual. Sócrates en Occidente o Budha en Oriente, han influido poderosamente en la historia de la humanidad. Hombres decisivos e influyentes han dejado una huella imborrable que parece renacer en nuestros días.

La India y la polis de Atenas fueron los escenarios: dos sociedades, dos culturas diferentes que, sin embargo, presentan grandes sinergias y confluencias en su esencia pues ambas se cuestionaron sobre la felicidad y el conocimiento y ambas hallaron respuesta en la ética y la moral. Por eso creo en la necesidad de formar a nuestros niños en los valores de la ética: la libertad, la honestidad, la verdad, la justicia, la ecuanimidad, la equidad, la igualdad… Y por eso también considero fundamental sacar la religión de nuestras escuelas y ponerla en las ‘expertas manos’ de los padres creyentes y practicantes y, por ende, en la de los párrocos y sacerdotes…Este es un tema escabroso que daría para muchas entradas…No es un secreto mi apoyo a la escuela pública de la que he vivido y en la que se educaron mis hijos, ni que defiendo la libre elección de la privada…pero sin financiación pública alguna…En fin, no me quiero ir por las ramas y para no divagar me centraré hoy en Sócrates que, culturalmente, nos queda más cerca.

Sócrates vivió bajo la era de Pericles (siglo V. a. C.), el siglo de oro de la Grecia clásica y en aquella lujosa polis desarrolló y enunció la famosa máxima: (Γνωθι Σεαυτόν) ‘gnóthi seautón‘ -‘conócete a tí mismo’- con todo lo que implica. El desafío de pensar por sí mismo convirtió al filósofo en un elemento peligroso para el orden social que la autoridad pretendía implantar y controlar…Sócrates resultaba exasperante. Jamás imponía su opinión, sólo cuestionaba una y otra vez a sus oponentes para que por sí solos comprendieran sus errores… Dominó el arte de la ironía y aunque se burlaban de él e incluso le imitaban en las obras de teatro, él pasaba olímpicamente porque lo único que pretendía es que los jóvenes aprendieran a pensar por ellos mismos, labor que desarrollaba en su Escuela siguiendo su propio método conocido como socrático basado en el debate, la confrontación y la lógica del pensamiento…Hoy lo llamaríamos ‘aprender a aprender’…

Pero una sociedad que piense por sí misma puede resultar peligrosa e incómoda para sus gobernantes … Por eso fue acusado de corromper a los jóvenes que formaba y sometido a un juicio, en realidad una pantomima, porque la sentencia estaba previamente decidida…La crepsidra ofreció, tanto al fiscal como al acusado, la oportunidad de exponer la acusación y la defensa… Sócrates no hizo ningún discurso, se limitó a seguir su ‘método’, es decir, hacer preguntas y acabar con puntos suspensivos en el aire, dejando a los asistentes pensativos e, incluso, tal vez dudosos…Su estilo retórico peculiar a base de preguntas y respuestas realizadas en perfecta armonía con la talla intelectual del oponente, pretendía elevar el ego del contrario que se crecía frente a él: en el diálogo se encuentra la verdad…repetía el Maestro…

La verdad es que fue llevado a juicio por su oposición a la tiranía de Critias. La sentencia fue beber cicuta, lo que hizo en compañía de algunos discípulos aunque faltó Platón, el favorito, porque estaba enfermo…Sin embargo fue quien continuó su labor y recopiló por escrito su filosofía y su vida. El maestro no escribió nada, Platón recogió su legado y lo recopiló para que no se perdiese. Y en uno de sus diálogos, el de Fedón, narró la muerte de su maestro: «Ya comprendo –dijo Sócrates–; pero, al menos, estará permitido, como es en realidad un deber, hacer oraciones a los dioses a fin de que bendigan nuestro viaje y lo hagan feliz. Esto es lo que les pido. ¡Así sea! Después de haber dicho esto, se llevó la copa a los labios y la bebió sin el menor gesto de dificultad ni repugnancia, apurándola. Hasta entonces casi todos habíamos tenido fuerzas para retener las lágrimas, pero al verle beber y después de que hubo bebido, ni pudimos ya dominarnos».

Pero ¿qué nos enseñó Sócrates?…Que el conocimiento es virtud y la ignorancia vicio. Esta certeza lo colocó en una posición diametralmente opuesta a la ignorancia popular e incluso al conocimiento de aquellos que se tenían por sabios… Él mismo no se consideraba un sabio, “aun cuando uno de sus mejores amigos, Querefonte, le preguntó al oráculo de Delfos si había alguien más sabio que Sócrates, y la Pitonisa le contestó que no había ningún griego más sabio que él (Apología 21a).” Cuando Sócrates lo supo, puso en duda aquel oráculo y buscó y buscó para encontrar a alguien más sabio que él entre los más renombrados de su tiempo, hasta que se dio cuenta de que en realidad ‘creían saber’ más de lo que realmente sabían. “El filósofo fue consciente tanto de la ignorancia que le rodeaba como de la suya propia…” Una lección magistral que todos, sin excepción, deberíamos poner en práctica…

Mi reivindicación por la inclusión de la filosofía como asignatura curricular obligatoria para todos los alumnos/as desde segundo ciclo de ESO y Bachillerato…Más allá de aprender a obedecer, estaría bien aprender a pensar por nosotros mismos …

Bajo las cenizas de Beirut…

Beirut (Imagen internet)

Beirut tembló hace unos días a consecuencia de una explosión con graves repercusiones para la ciudad y sus habitantes. Una primera valoración arroja cifras millonarias en pérdidas que afligen a un país en vías de recuperación económica…Beirut conserva las cicatrices de la última guerra: orificio de balas en fachadas, edificios bombardeados y paredes agujereadas, envuelven a la ciudad con una pátina de memoria que obliga a sus habitantes a evocar la tragedia y el sufrimiento de una sociedad que lucha para devolver al pueblo una cierta normalidad y salir adelante.

Cuesta creer que justo este área geográfica sea la cuna de culturas que se remontan a la antigüedad, encrucijada de pueblos, confluencia de culturas que han enriquecido su historia: hombres, naves, mercancías, usos, costumbres, profetas, religiones, ideas,.. Líbano se mantiene fiel a su historia al tiempo que mira hacia Occidente con el deseo de reinventar su presente y albergar ciudades de vanguardia en Oriente.

Bajo las cenizas de Beirut descansan los restos de la antigua y legendaria ‘Fenicia’, un pueblo poco numeroso, políticamente dividido y con escasos recursos bélico que impuso su dominio sobre el Mediterráneo durante el primer milenio antes de Cristo. Asentados en la franja sirio-libanesa, los fenicios dominaron en arte de la navegación y se expandieron desde Chipre hasta Cádiz, fundando por el camino numerosas factorías y colonias que les proporcionaron los codiciados ‘metales’. Sidón, Tiro y Biblos fueron los principales puntos de salida de naves cargadas con madera procedente de los bosques del Líbano y otros productos que intercambiaron con otros pueblos de la costa mediterránea.

Fenicia

Aunque vivían en ciudades independientes poseían en común la lengua, las costumbres, la religión y la cultura, elementos aglutinadores a pesar de que ‘Fenicia’, como tal, careció de entidad territorial. Su economía se basó en el desarrollo de la ganadería y agricultura de subsistencia junto a las actividades comerciales marítimas y la industria naval. Durante el II milenio ya poseían conocimientos técnicos suficientes y dispusieron de los materiales necesarios para lanzarse a la navegación de grandes distancias. Construían sus propias naves con la madera proporcionada por los bosques libaneses de cedros y cipreses. Una vez ensambladas las embarcaciones se calafateaban con betún, una idea novedosa que aseguró su impermeabilidad. Principalmente construyeron dos tipos de barcos: “los de guerra, a los que incorporaron un invento que en su momento fue revolucionario, el espolón, con el que podían embestir a las naves enemigas; y los de carga, más anchos y lentos, pero con mayor capacidad”.

Los fenicios nos dejaron un riquísimos legado: el alfabeto (que consistía originalmente en un sencillo sistema de escritura que constaba de 24 signos fonémicos); la industria, el comercio y el uso de la moneda (comerciaban una gran cantidad de productos, como madera, piedras, metales, tejidos, vidrios, joyas, cerámicas… Fueron pioneros en diseños y productos de carpintería, produciendo desde muebles hasta naves y barcos… Inventaron la moneda y la adaptaron al comercio expandiendo su uso); la arquitectura e ingeniería (construyeron puentes, diques, puertos y edificios de hasta seis plantas de altura, todo un hito para la época…Además de ciudades amuralladas, templos, y carruajes…); el arte de la navegación; ganadería, agricultura y pesca ( el cultivo de la vid, el trigo y la cebada, célebre triada mediterránea. Así como también la producción de vinos, cervezas y lácteos además de pan y salazones de carne y pescado); ciencia y literatura (redactaron material literario, diccionarios, manuales de lenguas extranjeras, vocabularios, literatura administrativa, legal y comercial, así como cartas de navegación además de textos científicos basados en matemática, astronomía, física, medicina y otras ramas…). Finalmente los fenicios nos legaron el ‘color púrpura’ cuya fórmula guardaron con celo durante largo tiempo…

La capital libanesa, lejos del esplendor de antaño, vive estos días bajo las consecuencias de la devastadora explosión siendo declarada ‘zona catastrófica’ por las autoridades del país. Su reconstrucción será lenta y larga pues a esta catástrofe se suma una compleja situación económica y de posguerra aún no superada…Pero la Historia ha demostrado la capacidad de superación y supervivencia de pueblos y civilizaciones en el devenir de los tiempos…Ojalá que así sea también para Beirut y para Líbano…

Juan Carlos de Borbón: de profesión Rey…

Tras varias entradas de carácter ‘intimista’ y para no encasillarme, paso a comentar algunas de las últimas novedades del panorama nacional. Me refiero a las noticias que circulan estos días sobre el escándalo de nuestro rey Emérito…De momento la información se trata como ‘supuesta y presunta’ hasta que pase los filtros de la justicia y se juzguen los hechos, cosa que hasta ahora se considera muy ‘supuestamente’. Las noticias colocan al Rey Emérito como receptor de una fortuna que confió a un banco suizo en que abrió una cuenta como Juan Carlos de Borbón, de profesión Rey…Hummm…Una razón más para alimentar el desencanto…Yo creía que el Rey, como sucesor de una dinastía cuyos orígenes más remotos se remontan al siglo XVI -concretamente a Enrique III de Navarra hijo de Antonio de Borbón, Duque de Vendòme y de Juana III de Navarra, primer Borbón que reinó en Francia que, dicho sea de paso, algo debió hacer bien pues se ganó el sobrenombre de ‘el Grande’ o ‘el Buen Rey’- pondría en valor este ilustre pasado y se cortaría un poco…Sus antepasados fueron mujeriegos, infieles, seductores y hasta grandes amantes pero esto clama al cielo y tiene un nombre…Aunque no seré yo quien lo escriba…

Que digo yo que llevar un bagaje de semejante peso en la memoria y contar con tantos ancestros ilustres, tanto en Francia como en España, debería dejar una impronta de respeto por sí mismo envuelto, a su vez, en una pátina de pudor suficiente como para avergonzarse sólo de pensar que una diminuta o minúscula mácula de duda, tiñera un ápice el lustre de una Casa Real que ha reinado durante cinco siglos… Los monarcas siempre han gozado del ‘poder de la representación’. Quiero decir que siempre han aparecido ante el pueblo rodeados de una pompa y boato que ha realzado su imagen dignificándola y engrandeciéndola hasta el punto de otorgarles un carácter sobrenatural más cercano a lo divino que a lo humano… Como ejemplo podemos señalar que siglos atrás, sus Majestades, solían comer de cara a un público que asistía sólo para verlos degustar algunos manjares…Algo que ahora nos puede parecer no sólo inaudito sino absurdo, entonces pretendía ‘humanizarlos’ dejando ver que necesitaban, como los demás mortales, llenar sus estómagos para vivir y, en consecuencia, también evacuar, cosa que hacían de manera natural mientras despachaban con algún embajador o ministro….Eso sí, sentados en sus bacinillas tras un biombo…Cada cual que deje volar su imaginación…

Pues bien, dicen las lenguas de doble filo que nuestro Emérito disfrutaba contando el dinero como un niño al romper su hucha (el ejemplo es mío). Y mientras con una mano, que no era la suya para no ensuciarla, cargaba maletas repletas de billetes con la otra recogía las asignaciones consignadas en los Presupuestos Generales del Estado provenientes de nuestros bolsillos, las mismas que le permitían viajar con valija diplomática en ‘representación’ de España y por extensión de los españoles…La prensa está sacando partido a esta jugosa noticia. La dosifica gota a gota, dejando caer migas de pan para que sigamos su rastro, repartiéndonos cada día una ración dispuestos a suscitar el debate y caldear poco a poco el ambiente a la par que mueve estadísticas para dar a conocer en qué medida decrece la Monarquía en favor de una futura República…Cumplen una función y un deber, es verdad, pero también lo es que, según qué cosas, se relamen de gusto y al final, adeptos y detractores, se reparten beneficios…Al resto solo nos queda lo que a los tres monos sabios: ver, oír y callar…Porque la verdad verdadera posiblemente esté a mitad de camino entre lo que cuentan unos y lo que callan otros…No hay verdades absolutas y mucho menos en posesión de una sola parte…

Y mientras la prensa se ceba poniendo en duda la credibilidad de nuestros monarcas, no sin falta de razón, el protagonista, un pobre anciano que no un anciano ‘pobre’, permanece callado aunque no ajeno, en algún lugar paradisíaco donde descansa de su bien merecida ‘jubilación’ (perdonen que me sonría mientras lo escribo…) al tiempo que disfruta de buenas viandas, exquisitos caldos y mejor compañía…Genio y figura majestad…No seré yo quien lo califique o juzgue, ya se encargará de hacerlo la historia de manera científica y certera aunque yo no viva para verlo…

Y perdone que le recuerde Majestad, por si le falla la memoria, las palabras que usted mismo pronunció, de manera imperativa y severa, en su tradicional discurso de Navidad y en previsión de un año que puso en jaque a la Corona con el ‘caso Urdangarín’: ‘la justicia es igual para todos…’ Me permito la licencia de ponerlo en duda y reseñar otra frase tal vez menos repetida pero de mayor calado y acierto, dicha hace siglos un hombre – más sabio que ilustre- y que todos, reyes incluidos, deberíamos tener presente…Aristóteles dixit: ‘Soy dueño de mis silencios y esclavo de mis palabras…’ Usted mismo majestad…

¿Reyes o villanos?

Foto: Le Monde

Desde los inicios de la Edad Media casi todos los monarcas han tenido un sobrenombre o apodo inspirado en alguna característica relevante de su personalidad: Fernando III el Santo; Alfonso X el Sabio; Pedro I el Cruel; Enrique IV el Impotente; Ramiro I el Monje, por citar… Trastámaras, Austrias y Borbones han gozado de sus correspondientes motes e incluso nuestro Rey Emérito que. por tener, ha tenido varios…

En la intimidad fue ‘Juanito’…No debía sonar mal aquel diminutivo en los labios de Sofía cuando, en la intimidad de alguna alcoba, los jóvenes se amaban entre arrullos y arrumacos… Palabras pasteles que todas hemos dicho alguna vez arrastradas por los impulsos de un encuentro amoroso…Juanito, Juan Carlos, también fue apodado ‘el Breve’, como Pipino, el rey franco…Aunque este apelativo no tiene que ver con nuestro ‘Franco’, pues se lo puso don Santiago Carrillo que en gloria esté (aunque mejor no, porque él era ateo…). No obstante y muy a mi pesar, el líder comunista se equivocó y no solo no ha sido ‘breve’ sino que es ‘emérito’… Eso quiere decir que ha disfrutado de una vida larga y plena que aún disfruta a ‘cuerpo de rey’, como corresponde: vacaciones pagadas en Mallorca donde participaba como patrón en las competiciones de vela al frente del ‘Bribón’, un yate cuyo nombre no presagiaba nada bueno… Viajes, muchos viajes en particular a Jordania y a Marruecos, según dicen, para estrechar relaciones…Si se refieren a las suyas, no lo dudo…Conocidas fueron sus salidas en moto, sus aventuras amorosas como Casanova consagrado, sus devaneos con mujeres famosas y, más recientemente, sus ‘batallitas’ en cacerías de elefantes y sus tejemanejes con Corinna, una princesa no se sabe de qué reino con la que ha existido o existe una turbia relación con negocios de por medio en los que el Rey intervino con el apodo de ‘Mr. Schumer’, otro de sus múltiples apelativos…

Desde hace tiempo las derechas se echan las manos a la cabeza, cada vez que estas noticias salen a la luz, atemorizadas por una posible conspiración cuyo objetivo sería derrocar a la Monarquía e instaurar una República, cosa que a mí no me parece nada mal…Como además de republicana soy pacifista, me conformaria con que se retiraran a una de sus propiedades y vivieran de las rentas del capital y del patrimonio acumulado durante siglos por la Corona. No estamos para derroches: cuatro reyes, una princesa, varias infantas y titulados, muchos jóvenes a los que pagar estudios, estancias en el extranjero, apartamentos, viajes además de las juergas de Froilán…A lo debemos sumar los ‘regalos’ en metálico, joyas y lunas del miel en discretos paraísos a las amantes de turno… En fín, que se reducirían los gastos si tuviéramos un Presidente al frente de la República…Yo ahí lo dejo…

Los ciudadanos pagadores nos merecemos respeto. Las cuentas de la Casa Real… claras, lo que se dice claras no están y limpias tampoco, por no hablar de las del Rey Emérito que serán de todo menos transparentes…Ni las cuentas del Gran Capitán dieron tanto que hablar ni tanto quebradero de cabeza…Y algo habrá de verdad cuando se han intervenido en Suiza y están siendo investigadas…De momento todo recibe el trato de ‘supuestamente’… Mientras, fuego de distracción: los Reyes Felipe y Letizia se pasean por nuestra geografía dando muestras de una solidaridad sin par…Desde las Islas a Benidorm pasando por las ‘Tres mil viviendas’ de la capital andaluza, posiblemente uno de los barrios más pauperizados de España…Con mascarilla y sin ella, entregando sonrisas y alimentando el tradicional formato ‘happy family’ por un puñado de aplausos…Aunque no nos engañemos, también les han abucheado: en Sevilla, en Córdoba, Mallorca e incluso en el Principado, donde la Reina no goza de tantas simpatía como pueda parecer…

Ya lo dijo Cervantes por boca de don Quijote: “Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todas son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas “. Aquí va este: ‘A cada cien años los reyes son villanos, y al cabo de ciento diez, los villanos son reyes‘. Juan Carlos I podría haber pasado a la historia como el héroe de la transición pero no, lo hará como villano, como el abuelito repudiado por su hijo, con la prensa de la ‘vieja Europa’ destapando sus enredos y chanchullos junto a Corinna, su ‘favorita’, que lejos de esconderse proclama las ‘bondades’ de la relación a cambio de suculentos peculios…¿Y las derechas se preocupan de que las izquierdas pretendan cargarse la monarquía…? El ‘Emérito’ se basta y se sobra para hacerlo…él solito…

‘Bloody Mary’: el cóctel con nombre de Reina…

#Fase1

En tránsito hacia la ‘nueva normalidad’, me pregunto cómo organizaremos nuestra vida social de ahora en adelante…La noche no nos confunde de momento pues ahora y no hay actividad en los pub o bares de copas, cosa que sobre todo los jóvenes echarán de menos… Algo tiene la madrugada que invita al paladear bebidas más allá de la cerveza y de los maravillosos caldos con los que acompañamos una buena mesa…Y en esta frontera menos conocidas y para quienes disfrutan de un peculiar paladar, es donde se sitúan los cócteles entre los que destacan el internacionalmente conocido Bloody Mary…Es cierto que en España somos más de cervezas y vinos por lo que el cóctel se considera una bebida más restringida a determinados grupos cuyo consumo es muy recomendado en los brunch además de requerir establecimientos especializados generalmente menos asequibles a todos los bolsillos… Pero esta entrada no va sólo de un cóctel sino de su historias a fin de divulgar el nombre de su creador, un tal Fernand Petiot al que pocos recuerdan, así como la leyenda a la que debe su nombre…

Fernand Petiot frecuentaba el Harry’s New York, un bar situado en la Rue Daunnou de París, lugar de paso a la salida del trabajo que visitó a diario durante años y en el que socializaba con amigos y conocidos. Fue allí, donde un día cualquiera, allá por el año 1920, la iluminación le llegó como por sorpresa… Y metido detrás de la barra, como quien elaboraba una pócima mágica, preparó el combinado…La receta es muy simple: unos cubitos de hielo, vodka, unas gotas de tabasco y limón, zumo de tomate y una vez agitado suavemente en la coctelera, servir y aderezar con sal y pimienta al gusto. El rojo del tomate a través del cristal tal vez trajo a la memoria -no sabemos si del propio Fernand o de algunos de los presentes- el nombre de la famosa Reina apodada la Sanguinaria, nombre con el que finalmente bautizó al susodicho cóctel.

Se barajan diversas hipótesis sobre si fue su creador o no quien lo decidió, el caso es que sin querer o queriendo, la figura de la que fuera Reina de Inglaterra quedó así inmortalizada. María Tudor fue hija del primer matrimonio de Enrique VIII con la princesa española Catalina de Aragón , (Vid. Biografía: https://lapensadoragaditana.blog/dona-beatriz-cienfuegos-la-pensadora-gaditana/1571-2/, hija a su vez de los Reyes Católicos. El rey, deseoso de procrear un heredero varón que le sucediese, dejó finalmente encinta a su esposa que tuvo una niña, para decepción de Enrique, María, único fruto de esta unión. Algunos autores defienden que fue precisamente su condición de mujer la que definió tanto su carácter como su destino. El matrimonio a duras penas se sostuvo otros once años de continuos embarazos que resultaban frustrados sin que sobreviviera ningún hijo. Tales desgracias, sirvieron de excusa al Rey –conocido por sus veleidades hacia el sexo contrario- para anular su casamiento con Catalina y declarar a María hija ilegítima, a fin de contraer un segundo desposorio.

La nueva esposa no era otra que Ana Bolena ( Vid. Biografía https://lapensadoragaditana.blog/dona-beatriz-cienfuegos-la-pensadora-gaditana/ana-bolena-voy-a-perder-la-cabeza-por-tu-amor/), camarera de la reina Catalina, la misma de la que se ha dicho que tenía tres pezones y seis dedos en un pie y en una mano… Si fue o no verdad nunca lo sabremos aunque sí podemos afirmar que fue la reina que más influyó en este monarca débil de carácter, glotón y mujeriego que fue Enrique VIII. La nueva esposa,quedó enseguida encinta aunque dio a luz otra niña, Isabel. Ana Bolena no cesó de intrigar, influir y conspirar, además de seducir con miles de artimañas a su esposo, hasta conseguir que el Parlamento apartara a María de la línea sucesoria en favor su hija Isabel…

Como no podía ser de otra manera sin hijo varón, el rey no sólo acabó repudiándola sino que la mandó decapitar, tal vez porque sabía de su audacia, inteligencia y capacidad de manipulación, cualidades que residen simbólicamente en la ‘cabeza’, tal vez por eso la decapitó… Y como dice el refrán: a rey depuesto, rey puesto… y enseguida volvió a desposar esta vez con Juana Seymour que le dio el hijo varón tan deseado, futuro rey de Inglaterra, Eduardo VI.

María Tudor, la hija apartada de la sucesión se refugió en la fe que su madre, católica acérrima, le había inculcado a cuyo amparo sobrellevó los 37 años de paciente espera hasta que subió al trono en 1553. Por entonces Europa vivía en un clima de continuos enfrentamiento entre católicos y protestantes. La violencia y la crueldad de las persecuciones contra las comunidades protestantes ordenadas por la Reina fueron de tal envergadura que llegaron a ejecutarse a más de 200 personas en una sola noche. Tan perversas y sangrientas fueron estas redadas que los protestantes le otorgaron el sobrenombre de Bloody Mary, apelativo con el que ha pasado a la Historia: María, la reina sangrienta, la Sanguinaria.

Cuesta creer que alguien con ese apodo fuera reina consorte de España tras contraer segundas nupcias con nuestro rey don Felipe II, a quien su carácter templado le valió el sobrenombre de ‘el prudente’…Afortunadamente y para alivio de los protestantes, la Sanguinaria solo reinó cinco años…

Luego sucedieron otras muchas cosas, pero esa será otra historia…

Ni ‘coronas’ ni ‘virus’: ‘salud’ y ‘república’…

#YoMeQuedoEnCasa

Hoy se celebra el 88 aniversario de la proclamación de la II República española, cuya declaración vino precedida de la abdicación de Alfonso XIII, abuelo del Rey Emérito (el Rey de Oro de la ‘baraja’, símbolo de la ‘abundancia’…) y de su esposa Mª Cristina de Habsburgo.

Las circunstancias históricas son excesivamente complejas, pero baste recordar que, en aquel entonces, la monarquía había quedado «deslegitimada» tras consentir la Dictadura de Primo de Rivera y su intento por devolver a España la ‘normalidad constitucional’, cosa que fracasó…Corría el mes de febrero de 1931 cuando el Rey dio por agotada la denominada ‘dictablanda’ de Berenguer -último intento de restaurar el orden en una España caótica- convocando elecciones para el domingo 12 de abril. Los resultados se decantaron a favor de los republicanos socialistas en 41 de las 50 capitales de provincia, mientras el medio rural daba la mayoría a los concejales monárquicos…Al día siguiente el periódico republicano “El Progreso” titulaba en portada “Triunfo de las izquierdas. ¡Hurra!”, mientras la portada del ABC titulaba “GRAVE SITUACIÓN POLÍTICA”… Algunas cosas no han cambiado…

El 14 de abril de 1931, la bandera tricolor ondeaba en Valencia, Barcelona y Éibar pero no en Madrid, pendiente de la decisión del rey. Allí, en la capital, concretamente en el domicilio del doctor Marañón, los líderes republicanos se reunían con el conde de Romanones para decidir el destino de la Familia Real. Alcalá Zamora, al frente del Comité Revolucionario, presentó un ultimátum al Rey: el monarca debía marcharse ‘antes de la salida del sol’, como sucedió…De ahí que Aznar (el de entonces) pronunciara la famosa frase: España se acostó monárquica y se levantó republicana

Hasta aquí bien. Pero como mujer y feminista me interesa destacar el papel activo que las mujeres desempeñaron en esta etapa de nuestra Historia así como también los logros y libertades que República nos otorgó entonces, poniendo en valor el avance y el impulso que significó para aquellas ciudadanas invisibles en una sociedad dirigida por hombres y para hombres…No es la primera vez que observamos a las mujeres vinculadas la los movimientos obreros, a luchas civiles ni por el derecho a la educación y al voto: Teresa Claramunt, María Cambrils, Soledad Gustavo, Emilia Pardo Bazán, Carmen de Burgos ‘Colombine’ y un largo etcétera de mujeres, hicieron posible una parte importante de nuestros actuales éxitos. Sin embargo la lucha femenina en pro del acceso a la educación y la alfabetización venía desde mucho tiempo atrás, posiblemente desde la irrupción del socialismo utópico, aunque no se nos haya enseñado como tal o sí, pero tergiversado, versionado o adaptado a nuestro género…

Los derechos concedidos al amparo de aquella Constitución representaron un punto de inflexión: el derecho al voto; el acceso a la vida pública y a la educación; la conquista de derechos civiles (Ley de Divorcio 1932, Ley del Aborto, iniciativa de la ministra de Sanidad y Asuntos Social y anarquista, Federica Montseny, una ley que se aplicó en Catalunya según dispuso el gobierno de la Generalitat); la extensión asociativa (a las conocidas Agrupaciones Socialistas Femeninas se unieron otras anarquistas como Mujeres Libres; la Asociación de Mujeres Antifascistas (AMA); la Sección Femenina procedente de la Falange Española y las ‘Margaritas’, mujeres que procedían del movimiento carlista)…

Sirvan estas breves pinceladas para subrayar el protagonismo femenino durante esta etapa y sus conquistas que, como se ha comprobado, se extendían a todos los ámbitos de la vida. “Su acceso al mundo político, su papel protagonista y dinamizador en la luchas sociales, sus conquistas laborales y legales, convierten a la Segunda República en el régimen que posibilitó el protagonismo de la mujer y el desarrollo del feminismo. El franquismo se encargó a partir de 1939, y durante casi cuarenta años, de sepultarlo por medio de los paredones de ejecución, la cárcel, la represión y el exilio”

En estos tiempos que corren con el ‘coronavirus’ de por medio amenazando ‘con volver’, no merece la pena parapetarse detrás de falsos patriotismos… Así que alto y claro: yo ni ‘corona’, ni ‘virus’, mejor ‘salud’ y ‘república’… Estaría bien que aplauso reiterado desde nuestras ventanas y balcones en favor de quienes nos cuidan, hoy se prolongara como homenaje a los hombres y mujeres fusilados durante la República, porque ni ellos entonces, ni muchos de nosotros ahora, pudieron ni hemos podido, despedir a nuestros muertos… A ver qué si tiene algo que decir la ‘derechona’ …

‘Soldado de Nápoles’… ¿Otra vez?…

#YoMeQuedoEnCasa

El 18 de mayo de 1918, los españoles recibían por la prensa noticias que informaban sobre la detección de algunos casos de una enfermedad ‘leve’, cuya sintomatología se parecía a la gripe… En Madrid se acercaban las fiestas de San Isidro, un festejo muy esperado por todos sus ciudadanos teniendo en cuenta que, por aquel tiempo, este tipo de celebraciones eran las únicas al alcance de todos. Lo que no se sabía era que las verbenas se convertirían en un vivero ideal para el contagio del virus. Aquella gripe se popularizó con sorna, como ‘El soldado de Nápoles’, serenata interpretada en el cuadro segundo de la famosa zarzuela La canción del olvido… Los periódicos aprovecharon para publicar viñetas y tratar con guasa este tema, consiguiendo que se popularizara la canción, aunque muy pronto, aquellas risas se apagarían cuando, meses después, la epidemia mostró su rostro más cruel…

Ni el gobierno multicolor proclamado bajo la Monarquía de Alfonso XIII, ni las autoridades locales supieron reconocer la magnitud de aquel brote y no se la tomaron en serio desde el principio. Lo que se diagnosticó como una ‘enfermedad leve’ que dio la cara meses más tarde, acabó llevándose por delante a más de 40 millones de personas, aproximadamente el 6% de la población mundial…No obstante, esta mirada retrospectiva debería acompañarse de una cierta dosis de benevolencia pues bien es cierto que aquella sociedad carecía de muchas terapias, de medicamentos eficaces, de medios e infraestructuras. Es de suponer que aquella Sanidad, nada tendría que ver con la de ahora…se supone…Así que no verlas venir podría llegar a entenderse en aquella España de primeros de siglo…Ahora estamos en otra pantalla. Hemos avanzado, con mayor o menor rapidez, siempre racaneando las partidas para investigación, con la idea de que los investigadores son una ‘especie rara’ de humanoides que se alojan en un laboratorios para pasar los días experimentando, algo que algunos ignorantes consideran casi una pérdida de tiempo porque los resultados casi nunca son rápidos y eficaces… Aprovecho para reivindicar la tarea de estos hombre y mujeres que entregan su vida para preservar la nuestra… No sólo son un grupo de incomprendidos sino que pocas veces reciben el reconocimiento que merecen…Vaya el mío por delante…En fin, aquella vez a la pandemia se la bautizó con el nombre de ‘gripe española’ y así ha pasado a la Historia…

Y a falta de pan….buenas son tortas…Es decir, a la escasez de soluciones sanitarias y medidas políticas, la sociedad española de principios del siglo XX tomó refugio en el poder de al lado, el de la Iglesia. Novenas, vigilias, misas, rosarios, rogativas y, sobre todo, sermones difundieron ‘medidas paliativas’ para el alma, nunca más expuesta a la muerte y a la posible condenación eterna en las fauces del infierno, a quien pillara en pecado mortal…Obispos y sacerdotes cosecharon adeptos y, colaboraron .qué duda cabe- a difundir la palabra de Dios, cierto, y con ella el virus. Pues está más que demostrado que el aislamiento forma parte del proceso de control en la expansión epidémica…

Con la llegada del verano, la enfermedad parecía haber remitido. Pero en realidad lo peor aún no había llegado…Y conforme se acercó el invierno la pandemia se recrudeció colapsando el débil sistema sanitario de entonces. En los pueblos escaseaban los médicos y para poder medio atender a tantos infectados, al igual que ahora, se reclutaron estudiantes de medicina y voluntarios…La pandemia avanzó dejando muerte, miseria y desolación…Durante tres largos años la gripe se cobró cifras escalofriantes: 147.114 personas en 1918, 21.245 en 1919 y 17.825 en 1920, sobre un total de 20 millones de españoles…. En este caso el mayor grupo de riesgo estuvo representado por los jóvenes sanos de aproximadamente 20 años …

‘Mirar al pasado para comprender el presente’ es el cometido de la Historia. No estaría de más observar los errores de ayer para no cometerlos hoy, porque aunque haya pasado ya un siglo y nuestra sociedad actual nada tenga que ver con aquella, aplicando el microscopio aparecen sinergias y de ellas podemos y debemos aprender…Es verdad que hemos avanzado mucho tanto en terapia como en farmacología, que poseemos otras infraestructuras, un personal más formado y muchos más y mejores medios que en aquella España que se recuperaba de la I Gran Guerra. En eso confiamos…

No creo que ningún gobierno, sea del color que sea, esté preparado para abordar semejante situación…Seguramente se cometerán errores, ya lo han hecho, pero no es momento para ajustar cuentas ni de hacer leña del árbol caído, ni de querer ganar puntos a costa de arremeter al contrario. Más bien de remar en la misma dirección, de apoyar, de colaborar en beneficio de todos…A los ciudadanos de a pie tampoco nos cuadran los hechos, no somos imbéciles. Basta observar la conducta de algunos presidentes de las Comunidades gobernadas por el PP, como en Andalucía, para comprobar la estrategia, tratando de venderse como ejemplo de buena gestión afirmando a boca llena que los hospitales no están colapsados –no ni ná– ni el personal médico carece del equipo necesario –no ni ná– que las residencias de ancianos se desinfectan a diario .ni ni ná- y que estamos preparado para lo que venga…Claro… Podría seguir añadiendo ejemplos del no ni na, una forma que los andaluces tenemos de afirmar consistente en negar la negación…Aclaración que incluyo para quienes no conocen nuestra lengua rica, variada y repleta de préstamos, legados de las variadas culturas que nos han visitado a lo largo de nuestras milenaria historia…

Puede que la sociedad,hoy por hoy protagonista de los hechos históricos, no lleguemos a conocer la verdad verdadera ni ahora ni después…Pasarán décadas hasta que los historiadores del futuro puedan acceder a los archivos que custodian ya, órdenes, mensajes, conversaciones, pagos, sobornos, wasap, e-mails. Información que servirá para desenterrar los más oscuros secretos de quienes hoy mueven los hilos del poder y juegan con el destino de la humanidad. Y entonces se conocerá la verdad que no trasciende ahora pero subyace tras el auténtico relato de la pandemia del COVID19 de 2020 …Y entonces, sólo entonces, se sabrá si hemos repetido como nuestros antecesores la parodia del ‘El soldado de Nápoles’ y la enfermedad, como el soldado, ‘hace como que se va pero vuelve’…

Las grandes pandemias de la Historia: Entre el miedo y la esperanza (I)…[actualidad-historia]

Médico con mascarilla (s. XIV)

Palabras claves: Historia, pandemia, Edad Media, peste negra…

Cuando me desperté todo me parecía ‘normal’…Un instante después recordé que es el segundo día bajo el ‘estado de alarma’.. Y enseguida pensé: ¿cuántas personas se habrán contagiado mientras yo dormía plácidamente ?…Pensé en el caos que se estaría viviendo en muchos hospitales; en los hombres y mujeres que vivimos solos y solas; en las familias separadas, en aquellos que ni siquiera podrán velar a sus muertos…Y me doy cuenta que aún no soy consciente de la dimensión de lo está ocurriendo. Tal vez porque se me hace demasiado grande, por desconocimiento, porque todo ha sido muy rápido (o a mí me lo parece) y por miedo, por qué no reconocerlo… Quiero creer que frente a los grandes desafíos los seres humanos nos crecemos, que en los períodos de crisis se incrementa la creatividad, se da rienda suelta al ingenio, se desarrolla la solidaridad y se fomentan otras muchas bondades…Es por eso que las grandes pandemias o crisis vienen acompañadas de profundos cambios y el resurgir de nuevos paradigmas. No es, por tanto, un sin sentido creer que si bien es cierto que lo peor está por venir, lo mejor también está por llegar…Somos parte integrante del universo, estamos interconectados, somos interdependientes…Y todas estas vivencias y las que nos toquen vivir, formarán parte de nuestro acervo cultural y de nuestra memoria personal y colectiva… Así me despierto, entre el miedo y la esperanza…

El triunfo de muerte. Peter Brue. Museo del Prado (Madrid, España) [Óleo sobre tabla, 1568]

Y así representaba Peter Bruegel, tres siglos después, los estragos de una de las pandemias más mortíferas de la historia de la humanidad. “El triunfo de la muerte” no era un título exagerado, por el contrario, acertado y acorde a las cifras que se manejan, posiblemente inexactas, si tenemos en cuenta que el recuento se efectuó en la etapa pre-estadística. El autor, inspirado en las visiones de El Bosco, representa la apoteosis de la muerte como hecho constitutivo e inseparable de la vida. A pesar de que la gran pandemia, conocida como la ‘peste negra’ o ‘peste bubónica’ se produjo en el siglo XIV, la memoria colectiva conservó tres siglos después en su imaginario social, el recuerdo macabro de aquel suceso…

Conocida como la magna pestilentia -tal y como consta en los documentos de la época- la pandemia comenzó en el Lejano Oriente aproximadamente hacia 1330. Trece años después, en 1346, aparecieron casos en Crimea. Al año siguiente en Constantinopla y el Mediterráneo oriental y de aquí a Sicilia y a los puertos del Adriático. El siguiente brote (1448) sucedió en Génova desde donde durante dos años se propagó de sur a norte con una incidencia de mortalidad muy variable. Así, mientras Londres, Florencia y París fueron las grandes afectadas. Milán, Lieja o Nuremberg, prácticamente quedaron ilesas…

Pero ¿cuál fue el epicentro, la zona cero, desde donde se inició la expansión? Las investigaciones señalan a Mesina como punto inicial de propagación. En aquel puerto había atracado el 1 de diciembre de 1347 al menos un barco proveniente del Mar Negro, repleto de marineros moribundos. Habían recalado en Caffa, hasta donde probablemente ya había llegado la peste a través de la Ruta de la Seda. Esta colonia genovesa había sido asediada por los mongoles que habían lanzado los cadáveres con las catapultas para que cayeran en el interior de la ciudad. Se cree que así fue como probablemente se contagiaron. En apenas cinco años, la epidemia pasó de París a Londres y de Barcelona a Moscú…El balance: más de 20 millones de vidas…

Mapa expansión ‘peste negra’ (s. XIV)

El enorme impacto de la enfermedad se debió a que se trataba de un huésped inesperado y letal, del que nada se sabía ni sobre su origen ni sobre posibles terapias, que afectaba a todos por igual. No podemos olvidar que la sociedad medieval era estamental y de escasa movilidad. Una enorme distancia separaba las costumbres y condiciones de vida existente entre los grupos populares, que ocupaban la base piramidal y la nobleza o el clero a quienes sostenían con su trabajo y esfuerzo. Una dieta alimentaria pésima, falta de higiene, convivencia masiva entre los miembros de una misma familia -además de compartir el espacio con los animales- parecen, a bote pronto, razones más que suficientes para considerarlos ‘grupo de mayor riesgo’ frente al estamento privilegiado, mejor alimentado, algo más higiénico (tampoco mucho más) que vivía con mayor acomodo…Sin embargo la peste no discriminó a nadie, colocando a ricos y pobres en el mismo rasero.

Enfermos de peste

Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX que se conoció su origen, gracias a  Alexandre Yersin. Según parece, la enfermedad se producía por el bacilo Yersina Pestis, que se encuentra en las pulgas de las ratas negras. Estas, las pulgas, fueron el principal vehículo de transmisión. Cuando picaban a una persona o ésta sufría algún corte en la piel a causa materiales contaminados, el bacilo se transmitía. Una vez infectada la persona, comenzaban las fiebres, dolores de cabeza, náuseas, escalofríos, debilidad e hinchazón y dolor en los ganglios. Además aparecían bultos negros o ‘bubas’ en la piel, de ahí el apellido que acompaña al nombre de la enfermedad.

La pintura, la iconografía, la literatura y las crónicas, recogen testimonios que describen la cara más cruel de la enfermedad. Boccaccio en el Decamerón, se refiere a este pandemia diciendo: “Con tanto espanto había entrado esta tribulación en el pecho de los hombres y de las mujeres, que un hermano abandonaba al otro y el tío al sobrino y la hermana al hermano, y muchas veces la mujer a su marido, y lo que mayor cosa es y casi increíble, los padres y las madres evitaban visitar y atender a los hijos como si no fuesen suyos”…En la obra anónima Los viajes de Juan de Mandeville, el autor escribe:“parecía como si hubiese habido una batalla entre dos reyes, y el más poderoso y con mayor ejército hubiera sido derrotado y la mayoría de sus gentes asesinadas” […]. Un cronista florentino narraba: “Todos los ciudadanos hacían poco más que cargar cadáveres para que fueran enterrados” […] “En cada iglesia se cavaban profundas fosas hasta la napa de agua; y así, aquellos que eran pobres y morían durante la noche, eran recogidos rápidamente y arrojados a la fosa. Por la mañana, cuando un gran número de cuerpos se hallaba en la fosa, tomaban un poco de tierra y la echaban con palas sobre ellos; más tarde otros cadáveres eran depositados sobre ellos y entonces ponían otra capa de tierra, tal como uno hace lasaña con capas de pasta y queso.”

Alrededor de 48 millones de personas habrían fallecido directa o indirectamente a causa de la peste negra, bien por contagio, bien por abandono o por falta de recursos básicos…Y al elevado número de muertos siguieron el impacto demográfico y el económico con graves consecuencias para la población como se analizará en el siguiente post….

No obstante, la peste negra o bubónica contribuyó a un cambio en la percepción sobre la manera de vivir y morir que transformó radicalmente al hombre medieval. Europa se preparaba para romper con el viejo orden social establecido y la instauración de nuevos paradigmas que acabaron apartando a Dios del centro del universo para colocar por primera vez al hombre…El Renacimiento y el Humanismo, superadas las miserias sobrevenidas con la peste, representan la eclosión, el resurgir y el renacer de la humanidad… Y asi el miedo dio paso, finalmente, a la esperanza…

Viviendo a cuerpo de rey …[actualidad-historia-opinión]

Desde que en 1700 y tras el fallecimiento sine prole de Carlos II de la Casa de Austria, accediera al trono el nieto del Rey Sol, Luis XIV de Francia, don Felipe de Borbón, la Historia de la Monarquía Hispánica, sufrió reiteradas reformas que acabaron transformando la vida de los españoles. Los Borbones llegaron para quedarse e importaron moda, usos, costumbres que poco a poco impusieron hasta que casi desaparecieron los encorsetados protocolos de sus antecesores los Austria. A su llegada, los franceses, mucho más abiertos y ‘progres’, encontraron una corte demasiado rígida, demasiado protocolaria y una vida Real cargada de escenificación. Baste recordar que los Reyes comían ante un público curiosobque les miraba atentamente y con asombro…. Podría decirse que casi no tenían privacidad y la nobleza se movía a sus anchas por el interior de palacio, incluso por las habitaciones privadas de sus majestades. También fueron populares los Austria por poseer bufones o enanos para su divertimento, por no hablar del los colores oscuros y severos de los trajes y la austeridad como nota característica de la vida en general.

Así que cuando llegaron los Borbones de inmediato delimitaron un perímetro para su privacidad, impidiendo que cualquiera pudiera deambular por sus habitaciones. A continuación dejaron libres a los pobres enanos, decoraron con nuevos colores las paredes, abundante mobiliario en las diversas dependencias del palacio e impusieron la ‘moda de París’…No cabe duda que relajaron el protocolo y las costumbres aunque, eso sí, centralizaron el poder tras poner en marcha los Decretos de Nueva Planta…Desde entonces los catalanes andan un poco disgustados… Razones no les faltan…

Dicho esto y, sabiendo que los matrimonios reales se concertaban a modo de ‘alianzas de Estado’, convenientes para ambas partes, es fácil comprender el grado de infidelidad de los reyes y reinas y, por extensión e imitación, del resto de grupos sociales sobre todo entre la nobleza. Así que los devaneos amorosos de los Borbones son de sobra conocidos y populares…

Felipe V, el primer Borbón, al igual que sus descendientes, gozó de un buen apetito sexual en connivencia con una profunda religiosidad, emociones confrontadas y contradictorias que le ayudaron a mantenerse fiel a sus dos esposas: María Luisa Gabriela de Saboya e Isabel de Farnesio. El miedo a morir en pecado y condenarse al fuego eterno le persuadió al ejercicio de un extremo control sobre sus instintos.

También su hijo, Carlos III, fuentan cuerdo como fiel a su esposa, María Amalia de Sajoniam al igual que su padre. No corrió la misma suerte su sucesor Carlos IV, que padeció las constantes infidelidades de su mujer, Mª Luisa de Parma, amante del célebre Manuel Godoy, Primer Ministro, a quien la reina adoraba…

Fernando VII

De este matrimonio nació Fernando VII, conocido como el Deseado (no en sentido sexual sino porque los españoles ‘deseaban’ su regreso del destierro, cuando los franceses ocuparon la Península). El también llamado el Rey Felón, ha pasado a la historia como el peor de los Borbones. Don Fernando estaba bien ‘dotado’. Al parecer padecía una ‘macrogenitosomía genital’ y un voraz apetito sexual al que se entregó, siendo muy conocido por sus correrías nocturnas que provocaron la humillación de sus cuatro esposas…

Isabel II

Con este historial y a consecuencia de una estrecha endogamia, no es de extrañar que su hija, la Reina Isabel II, fuera tachada de ninfómana aunque, pensándolo bien, igual es exagerado y en realidad solo pretendía tener una vida sexual imposible de mantener con su primo y marido Francisco de Asís a quien gustaba usar la ropa interior (con puntillas) de sus esposa…Sus amantes fueron muy numerosos, incontables. Fruto de esta unión (al marido lo debían obligar a yacer con su mujer y cumplir con el débito conyugal), casi milagrosamente podría decirse, fue su único hijo, Alfonso XII, un niño enfermizo y débil de salud que se enamoró perdidamente de su prima Mª de las Mercedes, inmortalizada en la famosa copla y de la cual tuvo un hijo póstumo: Alfonso XIII heredero de un gen sexual idéntico al de sus antecesores.

Casado en 1887 con Victoria Eugenia de Battenberg (quien ,al parecer introdujo de la hemofilia en España) a quien fue sumamente infiel e hizo muy desgraciada, tuvo varias amantes con las que mantuvo relaciones más o menos estables. Fruto de sus amoríos con Carmen Ruíz Moragas fueron dos vástagos:Leandro, conocido por pasearse por los platós de TV reclamando ser reconocido como hijo del Borbón, y María Teresa. Alfonso XIII fue un gran coleccionista de fotografías de señoras desnudas y en actitudes sensuales, una afición que le llevó a encargar al Conde de Romanones el rodaje de una serie de películas eróticas…

Más cercano resulta el Rey que no reinó, don Juan, Conde de Barcelona que cedió la corona a su hijo Juan Carlos, quien también mantuvo alguna que otra relación extramatrimonial.

Mención especial merece don Juan Carlos I. De biografía nada puede sorprendernos. Con el ADN de sus antepasados, lo anormal hubiera sido mantener una vida modélica junto a doña Sofía. Los amoríos del Rey Emérito han sido numerosos y vox populi.. ” […]Cuenta Pilar Eyre en ‘La soledad de la Reina’ que en enero de 1976, Doña Sofía quiso dar una sorpresa al entonces Rey y viajó con sus hijos a la finca toledana a la que se había trasladado para cazar. Al ver con quién estaba él, la sorpresa se la llevó ella. Se marchó con lágrimas en los ojos al darse cuenta de que su matrimonio había terminado ese día […]”  Barbara Rey, Marta Gayá, de la que se dice fue su gran amor y con la quien mantuvo una larga relación y más recientemente, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, son las más conocidas cortesanas o favoritas, aunque se le suponen otras muchas ocasionales.

La relación con Corinna no ha pasado desapercibida y mermó, en su momento, la imagen de la monarquía, ya por entonces maltrecha. El tiempo, la prensa monárquica y los gobiernos simpatizantes, se encargaron de lavar, maquillar y difun¡minar los hechos, hasta estos día ha vuelto a la palestra tras conocerse el ‘supuesto regalo’, consistente en una escandalosa cifra, con la que Don Juan Carlos ha ‘gratificado’ -no se saben los motivos y, lo que es peor, la procedencia del dinero- a la famosa ‘Princesa’ Corinna, agraciada nada más y nada menos que con 65 millones de euros. Pecata minuta, unos ahorrillos para tapar algunos agujeros de la pobre señora y su hijito…Y es que durante siglos se ha ido deslizando e imponiendo en el imaginario colectivo, un discurso ‘paternalista’ según el cual el ‘padre es a la familia lo que el Rey a su pueblo’. La familia real ha sido el ‘modelo oficial’ a imitar, de ahí la importancia de los retratos y fotos de familia en las que aparecen representados en escenas cotidianas, ejerciendo de padres y madres o ‘haciendo como que trabajan’ en sus impolutos despachos. Durante generaciones los Reyes han gozado de las simpatías del pueblo que ha pasado por alto las traiciones maritales, justificándolas como ‘cosas de hombres’, olvidando quienes eran los pagadores o, más bien, los ‘pagafantas’.

‘Por si éramos poco, parió la abuela’…Y si ya me resulta indecente sostener con fondos públicos a toda una familia real, empezando por cuatro reyes, una princesa, una infanta, un puñado de nietos y hasta un yerno condenado a prisión, a quienes damos de comer, costeamos los estudios, el vestuario, la vivienda, los viajes, las vacaciones e incluso alguna que otra intervención estética, por si no fuera bastante, ahora resulta que también hay que pagar las ‘cortesanas’…Es lo que tiene la monarquía…Los Reyes (y Reinas) tienen que ‘vivir a cuerpo de rey’…Así que, con todos mis respetos para tan ilustre y rancia institución, ¡ Que viva la República!…