¿Reyes o villanos?

Foto: Le Monde

Desde los inicios de la Edad Media casi todos los monarcas han tenido un sobrenombre o apodo inspirado en alguna característica relevante de su personalidad: Fernando III el Santo; Alfonso X el Sabio; Pedro I el Cruel; Enrique IV el Impotente; Ramiro I el Monje, por citar… Trastámaras, Austrias y Borbones han gozado de sus correspondientes motes e incluso nuestro Rey Emérito que. por tener, ha tenido varios…

En la intimidad fue ‘Juanito’…No debía sonar mal aquel diminutivo en los labios de Sofía cuando, en la intimidad de alguna alcoba, los jóvenes se amaban entre arrullos y arrumacos… Palabras pasteles que todas hemos dicho alguna vez arrastradas por los impulsos de un encuentro amoroso…Juanito, Juan Carlos, también fue apodado ‘el Breve’, como Pipino, el rey franco…Aunque este apelativo no tiene que ver con nuestro ‘Franco’, pues se lo puso don Santiago Carrillo que en gloria esté (aunque mejor no, porque él era ateo…). No obstante y muy a mi pesar, el líder comunista se equivocó y no solo no ha sido ‘breve’ sino que es ‘emérito’… Eso quiere decir que ha disfrutado de una vida larga y plena que aún disfruta a ‘cuerpo de rey’, como corresponde: vacaciones pagadas en Mallorca donde participaba como patrón en las competiciones de vela al frente del ‘Bribón’, un yate cuyo nombre no presagiaba nada bueno… Viajes, muchos viajes en particular a Jordania y a Marruecos, según dicen, para estrechar relaciones…Si se refieren a las suyas, no lo dudo…Conocidas fueron sus salidas en moto, sus aventuras amorosas como Casanova consagrado, sus devaneos con mujeres famosas y, más recientemente, sus ‘batallitas’ en cacerías de elefantes y sus tejemanejes con Corinna, una princesa no se sabe de qué reino con la que ha existido o existe una turbia relación con negocios de por medio en los que el Rey intervino con el apodo de ‘Mr. Schumer’, otro de sus múltiples apelativos…

Desde hace tiempo las derechas se echan las manos a la cabeza, cada vez que estas noticias salen a la luz, atemorizadas por una posible conspiración cuyo objetivo sería derrocar a la Monarquía e instaurar una República, cosa que a mí no me parece nada mal…Como además de republicana soy pacifista, me conformaria con que se retiraran a una de sus propiedades y vivieran de las rentas del capital y del patrimonio acumulado durante siglos por la Corona. No estamos para derroches: cuatro reyes, una princesa, varias infantas y titulados, muchos jóvenes a los que pagar estudios, estancias en el extranjero, apartamentos, viajes además de las juergas de Froilán…A lo debemos sumar los ‘regalos’ en metálico, joyas y lunas del miel en discretos paraísos a las amantes de turno… En fín, que se reducirían los gastos si tuviéramos un Presidente al frente de la República…Yo ahí lo dejo…

Los ciudadanos pagadores nos merecemos respeto. Las cuentas de la Casa Real… claras, lo que se dice claras no están y limpias tampoco, por no hablar de las del Rey Emérito que serán de todo menos transparentes…Ni las cuentas del Gran Capitán dieron tanto que hablar ni tanto quebradero de cabeza…Y algo habrá de verdad cuando se han intervenido en Suiza y están siendo investigadas…De momento todo recibe el trato de ‘supuestamente’… Mientras, fuego de distracción: los Reyes Felipe y Letizia se pasean por nuestra geografía dando muestras de una solidaridad sin par…Desde las Islas a Benidorm pasando por las ‘Tres mil viviendas’ de la capital andaluza, posiblemente uno de los barrios más pauperizados de España…Con mascarilla y sin ella, entregando sonrisas y alimentando el tradicional formato ‘happy family’ por un puñado de aplausos…Aunque no nos engañemos, también les han abucheado: en Sevilla, en Córdoba, Mallorca e incluso en el Principado, donde la Reina no goza de tantas simpatía como pueda parecer…

Ya lo dijo Cervantes por boca de don Quijote: “Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todas son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas “. Aquí va este: ‘A cada cien años los reyes son villanos, y al cabo de ciento diez, los villanos son reyes‘. Juan Carlos I podría haber pasado a la historia como el héroe de la transición pero no, lo hará como villano, como el abuelito repudiado por su hijo, con la prensa de la ‘vieja Europa’ destapando sus enredos y chanchullos junto a Corinna, su ‘favorita’, que lejos de esconderse proclama las ‘bondades’ de la relación a cambio de suculentos peculios…¿Y las derechas se preocupan de que las izquierdas pretendan cargarse la monarquía…? El ‘Emérito’ se basta y se sobra para hacerlo…él solito…

‘Bloody Mary’: el cóctel con nombre de Reina…

#Fase1

En tránsito hacia la ‘nueva normalidad’, me pregunto cómo organizaremos nuestra vida social de ahora en adelante…La noche no nos confunde de momento pues ahora y no hay actividad en los pub o bares de copas, cosa que sobre todo los jóvenes echarán de menos… Algo tiene la madrugada que invita al paladear bebidas más allá de la cerveza y de los maravillosos caldos con los que acompañamos una buena mesa…Y en esta frontera menos conocidas y para quienes disfrutan de un peculiar paladar, es donde se sitúan los cócteles entre los que destacan el internacionalmente conocido Bloody Mary…Es cierto que en España somos más de cervezas y vinos por lo que el cóctel se considera una bebida más restringida a determinados grupos cuyo consumo es muy recomendado en los brunch además de requerir establecimientos especializados generalmente menos asequibles a todos los bolsillos… Pero esta entrada no va sólo de un cóctel sino de su historias a fin de divulgar el nombre de su creador, un tal Fernand Petiot al que pocos recuerdan, así como la leyenda a la que debe su nombre…

Fernand Petiot frecuentaba el Harry’s New York, un bar situado en la Rue Daunnou de París, lugar de paso a la salida del trabajo que visitó a diario durante años y en el que socializaba con amigos y conocidos. Fue allí, donde un día cualquiera, allá por el año 1920, la iluminación le llegó como por sorpresa… Y metido detrás de la barra, como quien elaboraba una pócima mágica, preparó el combinado…La receta es muy simple: unos cubitos de hielo, vodka, unas gotas de tabasco y limón, zumo de tomate y una vez agitado suavemente en la coctelera, servir y aderezar con sal y pimienta al gusto. El rojo del tomate a través del cristal tal vez trajo a la memoria -no sabemos si del propio Fernand o de algunos de los presentes- el nombre de la famosa Reina apodada la Sanguinaria, nombre con el que finalmente bautizó al susodicho cóctel.

Se barajan diversas hipótesis sobre si fue su creador o no quien lo decidió, el caso es que sin querer o queriendo, la figura de la que fuera Reina de Inglaterra quedó así inmortalizada. María Tudor fue hija del primer matrimonio de Enrique VIII con la princesa española Catalina de Aragón , (Vid. Biografía: https://lapensadoragaditana.blog/dona-beatriz-cienfuegos-la-pensadora-gaditana/1571-2/, hija a su vez de los Reyes Católicos. El rey, deseoso de procrear un heredero varón que le sucediese, dejó finalmente encinta a su esposa que tuvo una niña, para decepción de Enrique, María, único fruto de esta unión. Algunos autores defienden que fue precisamente su condición de mujer la que definió tanto su carácter como su destino. El matrimonio a duras penas se sostuvo otros once años de continuos embarazos que resultaban frustrados sin que sobreviviera ningún hijo. Tales desgracias, sirvieron de excusa al Rey –conocido por sus veleidades hacia el sexo contrario- para anular su casamiento con Catalina y declarar a María hija ilegítima, a fin de contraer un segundo desposorio.

La nueva esposa no era otra que Ana Bolena ( Vid. Biografía https://lapensadoragaditana.blog/dona-beatriz-cienfuegos-la-pensadora-gaditana/ana-bolena-voy-a-perder-la-cabeza-por-tu-amor/), camarera de la reina Catalina, la misma de la que se ha dicho que tenía tres pezones y seis dedos en un pie y en una mano… Si fue o no verdad nunca lo sabremos aunque sí podemos afirmar que fue la reina que más influyó en este monarca débil de carácter, glotón y mujeriego que fue Enrique VIII. La nueva esposa,quedó enseguida encinta aunque dio a luz otra niña, Isabel. Ana Bolena no cesó de intrigar, influir y conspirar, además de seducir con miles de artimañas a su esposo, hasta conseguir que el Parlamento apartara a María de la línea sucesoria en favor su hija Isabel…

Como no podía ser de otra manera sin hijo varón, el rey no sólo acabó repudiándola sino que la mandó decapitar, tal vez porque sabía de su audacia, inteligencia y capacidad de manipulación, cualidades que residen simbólicamente en la ‘cabeza’, tal vez por eso la decapitó… Y como dice el refrán: a rey depuesto, rey puesto… y enseguida volvió a desposar esta vez con Juana Seymour que le dio el hijo varón tan deseado, futuro rey de Inglaterra, Eduardo VI.

María Tudor, la hija apartada de la sucesión se refugió en la fe que su madre, católica acérrima, le había inculcado a cuyo amparo sobrellevó los 37 años de paciente espera hasta que subió al trono en 1553. Por entonces Europa vivía en un clima de continuos enfrentamiento entre católicos y protestantes. La violencia y la crueldad de las persecuciones contra las comunidades protestantes ordenadas por la Reina fueron de tal envergadura que llegaron a ejecutarse a más de 200 personas en una sola noche. Tan perversas y sangrientas fueron estas redadas que los protestantes le otorgaron el sobrenombre de Bloody Mary, apelativo con el que ha pasado a la Historia: María, la reina sangrienta, la Sanguinaria.

Cuesta creer que alguien con ese apodo fuera reina consorte de España tras contraer segundas nupcias con nuestro rey don Felipe II, a quien su carácter templado le valió el sobrenombre de ‘el prudente’…Afortunadamente y para alivio de los protestantes, la Sanguinaria solo reinó cinco años…

Luego sucedieron otras muchas cosas, pero esa será otra historia…

Ni ‘coronas’ ni ‘virus’: ‘salud’ y ‘república’…

#YoMeQuedoEnCasa

Hoy se celebra el 88 aniversario de la proclamación de la II República española, cuya declaración vino precedida de la abdicación de Alfonso XIII, abuelo del Rey Emérito (el Rey de Oro de la ‘baraja’, símbolo de la ‘abundancia’…) y de su esposa Mª Cristina de Habsburgo.

Las circunstancias históricas son excesivamente complejas, pero baste recordar que, en aquel entonces, la monarquía había quedado «deslegitimada» tras consentir la Dictadura de Primo de Rivera y su intento por devolver a España la ‘normalidad constitucional’, cosa que fracasó…Corría el mes de febrero de 1931 cuando el Rey dio por agotada la denominada ‘dictablanda’ de Berenguer -último intento de restaurar el orden en una España caótica- convocando elecciones para el domingo 12 de abril. Los resultados se decantaron a favor de los republicanos socialistas en 41 de las 50 capitales de provincia, mientras el medio rural daba la mayoría a los concejales monárquicos…Al día siguiente el periódico republicano “El Progreso” titulaba en portada “Triunfo de las izquierdas. ¡Hurra!”, mientras la portada del ABC titulaba “GRAVE SITUACIÓN POLÍTICA”… Algunas cosas no han cambiado…

El 14 de abril de 1931, la bandera tricolor ondeaba en Valencia, Barcelona y Éibar pero no en Madrid, pendiente de la decisión del rey. Allí, en la capital, concretamente en el domicilio del doctor Marañón, los líderes republicanos se reunían con el conde de Romanones para decidir el destino de la Familia Real. Alcalá Zamora, al frente del Comité Revolucionario, presentó un ultimátum al Rey: el monarca debía marcharse ‘antes de la salida del sol’, como sucedió…De ahí que Aznar (el de entonces) pronunciara la famosa frase: España se acostó monárquica y se levantó republicana

Hasta aquí bien. Pero como mujer y feminista me interesa destacar el papel activo que las mujeres desempeñaron en esta etapa de nuestra Historia así como también los logros y libertades que República nos otorgó entonces, poniendo en valor el avance y el impulso que significó para aquellas ciudadanas invisibles en una sociedad dirigida por hombres y para hombres…No es la primera vez que observamos a las mujeres vinculadas la los movimientos obreros, a luchas civiles ni por el derecho a la educación y al voto: Teresa Claramunt, María Cambrils, Soledad Gustavo, Emilia Pardo Bazán, Carmen de Burgos ‘Colombine’ y un largo etcétera de mujeres, hicieron posible una parte importante de nuestros actuales éxitos. Sin embargo la lucha femenina en pro del acceso a la educación y la alfabetización venía desde mucho tiempo atrás, posiblemente desde la irrupción del socialismo utópico, aunque no se nos haya enseñado como tal o sí, pero tergiversado, versionado o adaptado a nuestro género…

Los derechos concedidos al amparo de aquella Constitución representaron un punto de inflexión: el derecho al voto; el acceso a la vida pública y a la educación; la conquista de derechos civiles (Ley de Divorcio 1932, Ley del Aborto, iniciativa de la ministra de Sanidad y Asuntos Social y anarquista, Federica Montseny, una ley que se aplicó en Catalunya según dispuso el gobierno de la Generalitat); la extensión asociativa (a las conocidas Agrupaciones Socialistas Femeninas se unieron otras anarquistas como Mujeres Libres; la Asociación de Mujeres Antifascistas (AMA); la Sección Femenina procedente de la Falange Española y las ‘Margaritas’, mujeres que procedían del movimiento carlista)…

Sirvan estas breves pinceladas para subrayar el protagonismo femenino durante esta etapa y sus conquistas que, como se ha comprobado, se extendían a todos los ámbitos de la vida. “Su acceso al mundo político, su papel protagonista y dinamizador en la luchas sociales, sus conquistas laborales y legales, convierten a la Segunda República en el régimen que posibilitó el protagonismo de la mujer y el desarrollo del feminismo. El franquismo se encargó a partir de 1939, y durante casi cuarenta años, de sepultarlo por medio de los paredones de ejecución, la cárcel, la represión y el exilio”

En estos tiempos que corren con el ‘coronavirus’ de por medio amenazando ‘con volver’, no merece la pena parapetarse detrás de falsos patriotismos… Así que alto y claro: yo ni ‘corona’, ni ‘virus’, mejor ‘salud’ y ‘república’… Estaría bien que aplauso reiterado desde nuestras ventanas y balcones en favor de quienes nos cuidan, hoy se prolongara como homenaje a los hombres y mujeres fusilados durante la República, porque ni ellos entonces, ni muchos de nosotros ahora, pudieron ni hemos podido, despedir a nuestros muertos… A ver qué si tiene algo que decir la ‘derechona’ …

‘Soldado de Nápoles’… ¿Otra vez?…

#YoMeQuedoEnCasa

El 18 de mayo de 1918, los españoles recibían por la prensa noticias que informaban sobre la detección de algunos casos de una enfermedad ‘leve’, cuya sintomatología se parecía a la gripe… En Madrid se acercaban las fiestas de San Isidro, un festejo muy esperado por todos sus ciudadanos teniendo en cuenta que, por aquel tiempo, este tipo de celebraciones eran las únicas al alcance de todos. Lo que no se sabía era que las verbenas se convertirían en un vivero ideal para el contagio del virus. Aquella gripe se popularizó con sorna, como ‘El soldado de Nápoles’, serenata interpretada en el cuadro segundo de la famosa zarzuela La canción del olvido… Los periódicos aprovecharon para publicar viñetas y tratar con guasa este tema, consiguiendo que se popularizara la canción, aunque muy pronto, aquellas risas se apagarían cuando, meses después, la epidemia mostró su rostro más cruel…

Ni el gobierno multicolor proclamado bajo la Monarquía de Alfonso XIII, ni las autoridades locales supieron reconocer la magnitud de aquel brote y no se la tomaron en serio desde el principio. Lo que se diagnosticó como una ‘enfermedad leve’ que dio la cara meses más tarde, acabó llevándose por delante a más de 40 millones de personas, aproximadamente el 6% de la población mundial…No obstante, esta mirada retrospectiva debería acompañarse de una cierta dosis de benevolencia pues bien es cierto que aquella sociedad carecía de muchas terapias, de medicamentos eficaces, de medios e infraestructuras. Es de suponer que aquella Sanidad, nada tendría que ver con la de ahora…se supone…Así que no verlas venir podría llegar a entenderse en aquella España de primeros de siglo…Ahora estamos en otra pantalla. Hemos avanzado, con mayor o menor rapidez, siempre racaneando las partidas para investigación, con la idea de que los investigadores son una ‘especie rara’ de humanoides que se alojan en un laboratorios para pasar los días experimentando, algo que algunos ignorantes consideran casi una pérdida de tiempo porque los resultados casi nunca son rápidos y eficaces… Aprovecho para reivindicar la tarea de estos hombre y mujeres que entregan su vida para preservar la nuestra… No sólo son un grupo de incomprendidos sino que pocas veces reciben el reconocimiento que merecen…Vaya el mío por delante…En fin, aquella vez a la pandemia se la bautizó con el nombre de ‘gripe española’ y así ha pasado a la Historia…

Y a falta de pan….buenas son tortas…Es decir, a la escasez de soluciones sanitarias y medidas políticas, la sociedad española de principios del siglo XX tomó refugio en el poder de al lado, el de la Iglesia. Novenas, vigilias, misas, rosarios, rogativas y, sobre todo, sermones difundieron ‘medidas paliativas’ para el alma, nunca más expuesta a la muerte y a la posible condenación eterna en las fauces del infierno, a quien pillara en pecado mortal…Obispos y sacerdotes cosecharon adeptos y, colaboraron .qué duda cabe- a difundir la palabra de Dios, cierto, y con ella el virus. Pues está más que demostrado que el aislamiento forma parte del proceso de control en la expansión epidémica…

Con la llegada del verano, la enfermedad parecía haber remitido. Pero en realidad lo peor aún no había llegado…Y conforme se acercó el invierno la pandemia se recrudeció colapsando el débil sistema sanitario de entonces. En los pueblos escaseaban los médicos y para poder medio atender a tantos infectados, al igual que ahora, se reclutaron estudiantes de medicina y voluntarios…La pandemia avanzó dejando muerte, miseria y desolación…Durante tres largos años la gripe se cobró cifras escalofriantes: 147.114 personas en 1918, 21.245 en 1919 y 17.825 en 1920, sobre un total de 20 millones de españoles…. En este caso el mayor grupo de riesgo estuvo representado por los jóvenes sanos de aproximadamente 20 años …

‘Mirar al pasado para comprender el presente’ es el cometido de la Historia. No estaría de más observar los errores de ayer para no cometerlos hoy, porque aunque haya pasado ya un siglo y nuestra sociedad actual nada tenga que ver con aquella, aplicando el microscopio aparecen sinergias y de ellas podemos y debemos aprender…Es verdad que hemos avanzado mucho tanto en terapia como en farmacología, que poseemos otras infraestructuras, un personal más formado y muchos más y mejores medios que en aquella España que se recuperaba de la I Gran Guerra. En eso confiamos…

No creo que ningún gobierno, sea del color que sea, esté preparado para abordar semejante situación…Seguramente se cometerán errores, ya lo han hecho, pero no es momento para ajustar cuentas ni de hacer leña del árbol caído, ni de querer ganar puntos a costa de arremeter al contrario. Más bien de remar en la misma dirección, de apoyar, de colaborar en beneficio de todos…A los ciudadanos de a pie tampoco nos cuadran los hechos, no somos imbéciles. Basta observar la conducta de algunos presidentes de las Comunidades gobernadas por el PP, como en Andalucía, para comprobar la estrategia, tratando de venderse como ejemplo de buena gestión afirmando a boca llena que los hospitales no están colapsados –no ni ná– ni el personal médico carece del equipo necesario –no ni ná– que las residencias de ancianos se desinfectan a diario .ni ni ná- y que estamos preparado para lo que venga…Claro… Podría seguir añadiendo ejemplos del no ni na, una forma que los andaluces tenemos de afirmar consistente en negar la negación…Aclaración que incluyo para quienes no conocen nuestra lengua rica, variada y repleta de préstamos, legados de las variadas culturas que nos han visitado a lo largo de nuestras milenaria historia…

Puede que la sociedad,hoy por hoy protagonista de los hechos históricos, no lleguemos a conocer la verdad verdadera ni ahora ni después…Pasarán décadas hasta que los historiadores del futuro puedan acceder a los archivos que custodian ya, órdenes, mensajes, conversaciones, pagos, sobornos, wasap, e-mails. Información que servirá para desenterrar los más oscuros secretos de quienes hoy mueven los hilos del poder y juegan con el destino de la humanidad. Y entonces se conocerá la verdad que no trasciende ahora pero subyace tras el auténtico relato de la pandemia del COVID19 de 2020 …Y entonces, sólo entonces, se sabrá si hemos repetido como nuestros antecesores la parodia del ‘El soldado de Nápoles’ y la enfermedad, como el soldado, ‘hace como que se va pero vuelve’…

Las grandes pandemias de la Historia: Entre el miedo y la esperanza (I)…[actualidad-historia]

Médico con mascarilla (s. XIV)

Palabras claves: Historia, pandemia, Edad Media, peste negra…

Cuando me desperté todo me parecía ‘normal’…Un instante después recordé que es el segundo día bajo el ‘estado de alarma’.. Y enseguida pensé: ¿cuántas personas se habrán contagiado mientras yo dormía plácidamente ?…Pensé en el caos que se estaría viviendo en muchos hospitales; en los hombres y mujeres que vivimos solos y solas; en las familias separadas, en aquellos que ni siquiera podrán velar a sus muertos…Y me doy cuenta que aún no soy consciente de la dimensión de lo está ocurriendo. Tal vez porque se me hace demasiado grande, por desconocimiento, porque todo ha sido muy rápido (o a mí me lo parece) y por miedo, por qué no reconocerlo… Quiero creer que frente a los grandes desafíos los seres humanos nos crecemos, que en los períodos de crisis se incrementa la creatividad, se da rienda suelta al ingenio, se desarrolla la solidaridad y se fomentan otras muchas bondades…Es por eso que las grandes pandemias o crisis vienen acompañadas de profundos cambios y el resurgir de nuevos paradigmas. No es, por tanto, un sin sentido creer que si bien es cierto que lo peor está por venir, lo mejor también está por llegar…Somos parte integrante del universo, estamos interconectados, somos interdependientes…Y todas estas vivencias y las que nos toquen vivir, formarán parte de nuestro acervo cultural y de nuestra memoria personal y colectiva… Así me despierto, entre el miedo y la esperanza…

El triunfo de muerte. Peter Brue. Museo del Prado (Madrid, España) [Óleo sobre tabla, 1568]

Y así representaba Peter Bruegel, tres siglos después, los estragos de una de las pandemias más mortíferas de la historia de la humanidad. “El triunfo de la muerte” no era un título exagerado, por el contrario, acertado y acorde a las cifras que se manejan, posiblemente inexactas, si tenemos en cuenta que el recuento se efectuó en la etapa pre-estadística. El autor, inspirado en las visiones de El Bosco, representa la apoteosis de la muerte como hecho constitutivo e inseparable de la vida. A pesar de que la gran pandemia, conocida como la ‘peste negra’ o ‘peste bubónica’ se produjo en el siglo XIV, la memoria colectiva conservó tres siglos después en su imaginario social, el recuerdo macabro de aquel suceso…

Conocida como la magna pestilentia -tal y como consta en los documentos de la época- la pandemia comenzó en el Lejano Oriente aproximadamente hacia 1330. Trece años después, en 1346, aparecieron casos en Crimea. Al año siguiente en Constantinopla y el Mediterráneo oriental y de aquí a Sicilia y a los puertos del Adriático. El siguiente brote (1448) sucedió en Génova desde donde durante dos años se propagó de sur a norte con una incidencia de mortalidad muy variable. Así, mientras Londres, Florencia y París fueron las grandes afectadas. Milán, Lieja o Nuremberg, prácticamente quedaron ilesas…

Pero ¿cuál fue el epicentro, la zona cero, desde donde se inició la expansión? Las investigaciones señalan a Mesina como punto inicial de propagación. En aquel puerto había atracado el 1 de diciembre de 1347 al menos un barco proveniente del Mar Negro, repleto de marineros moribundos. Habían recalado en Caffa, hasta donde probablemente ya había llegado la peste a través de la Ruta de la Seda. Esta colonia genovesa había sido asediada por los mongoles que habían lanzado los cadáveres con las catapultas para que cayeran en el interior de la ciudad. Se cree que así fue como probablemente se contagiaron. En apenas cinco años, la epidemia pasó de París a Londres y de Barcelona a Moscú…El balance: más de 20 millones de vidas…

Mapa expansión ‘peste negra’ (s. XIV)

El enorme impacto de la enfermedad se debió a que se trataba de un huésped inesperado y letal, del que nada se sabía ni sobre su origen ni sobre posibles terapias, que afectaba a todos por igual. No podemos olvidar que la sociedad medieval era estamental y de escasa movilidad. Una enorme distancia separaba las costumbres y condiciones de vida existente entre los grupos populares, que ocupaban la base piramidal y la nobleza o el clero a quienes sostenían con su trabajo y esfuerzo. Una dieta alimentaria pésima, falta de higiene, convivencia masiva entre los miembros de una misma familia -además de compartir el espacio con los animales- parecen, a bote pronto, razones más que suficientes para considerarlos ‘grupo de mayor riesgo’ frente al estamento privilegiado, mejor alimentado, algo más higiénico (tampoco mucho más) que vivía con mayor acomodo…Sin embargo la peste no discriminó a nadie, colocando a ricos y pobres en el mismo rasero.

Enfermos de peste

Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX que se conoció su origen, gracias a  Alexandre Yersin. Según parece, la enfermedad se producía por el bacilo Yersina Pestis, que se encuentra en las pulgas de las ratas negras. Estas, las pulgas, fueron el principal vehículo de transmisión. Cuando picaban a una persona o ésta sufría algún corte en la piel a causa materiales contaminados, el bacilo se transmitía. Una vez infectada la persona, comenzaban las fiebres, dolores de cabeza, náuseas, escalofríos, debilidad e hinchazón y dolor en los ganglios. Además aparecían bultos negros o ‘bubas’ en la piel, de ahí el apellido que acompaña al nombre de la enfermedad.

La pintura, la iconografía, la literatura y las crónicas, recogen testimonios que describen la cara más cruel de la enfermedad. Boccaccio en el Decamerón, se refiere a este pandemia diciendo: “Con tanto espanto había entrado esta tribulación en el pecho de los hombres y de las mujeres, que un hermano abandonaba al otro y el tío al sobrino y la hermana al hermano, y muchas veces la mujer a su marido, y lo que mayor cosa es y casi increíble, los padres y las madres evitaban visitar y atender a los hijos como si no fuesen suyos”…En la obra anónima Los viajes de Juan de Mandeville, el autor escribe:“parecía como si hubiese habido una batalla entre dos reyes, y el más poderoso y con mayor ejército hubiera sido derrotado y la mayoría de sus gentes asesinadas” […]. Un cronista florentino narraba: “Todos los ciudadanos hacían poco más que cargar cadáveres para que fueran enterrados” […] “En cada iglesia se cavaban profundas fosas hasta la napa de agua; y así, aquellos que eran pobres y morían durante la noche, eran recogidos rápidamente y arrojados a la fosa. Por la mañana, cuando un gran número de cuerpos se hallaba en la fosa, tomaban un poco de tierra y la echaban con palas sobre ellos; más tarde otros cadáveres eran depositados sobre ellos y entonces ponían otra capa de tierra, tal como uno hace lasaña con capas de pasta y queso.”

Alrededor de 48 millones de personas habrían fallecido directa o indirectamente a causa de la peste negra, bien por contagio, bien por abandono o por falta de recursos básicos…Y al elevado número de muertos siguieron el impacto demográfico y el económico con graves consecuencias para la población como se analizará en el siguiente post….

No obstante, la peste negra o bubónica contribuyó a un cambio en la percepción sobre la manera de vivir y morir que transformó radicalmente al hombre medieval. Europa se preparaba para romper con el viejo orden social establecido y la instauración de nuevos paradigmas que acabaron apartando a Dios del centro del universo para colocar por primera vez al hombre…El Renacimiento y el Humanismo, superadas las miserias sobrevenidas con la peste, representan la eclosión, el resurgir y el renacer de la humanidad… Y asi el miedo dio paso, finalmente, a la esperanza…

Viviendo a cuerpo de rey …[actualidad-historia-opinión]

Desde que en 1700 y tras el fallecimiento sine prole de Carlos II de la Casa de Austria, accediera al trono el nieto del Rey Sol, Luis XIV de Francia, don Felipe de Borbón, la Historia de la Monarquía Hispánica, sufrió reiteradas reformas que acabaron transformando la vida de los españoles. Los Borbones llegaron para quedarse e importaron moda, usos, costumbres que poco a poco impusieron hasta que casi desaparecieron los encorsetados protocolos de sus antecesores los Austria. A su llegada, los franceses, mucho más abiertos y ‘progres’, encontraron una corte demasiado rígida, demasiado protocolaria y una vida Real cargada de escenificación. Baste recordar que los Reyes comían ante un público curiosobque les miraba atentamente y con asombro…. Podría decirse que casi no tenían privacidad y la nobleza se movía a sus anchas por el interior de palacio, incluso por las habitaciones privadas de sus majestades. También fueron populares los Austria por poseer bufones o enanos para su divertimento, por no hablar del los colores oscuros y severos de los trajes y la austeridad como nota característica de la vida en general.

Así que cuando llegaron los Borbones de inmediato delimitaron un perímetro para su privacidad, impidiendo que cualquiera pudiera deambular por sus habitaciones. A continuación dejaron libres a los pobres enanos, decoraron con nuevos colores las paredes, abundante mobiliario en las diversas dependencias del palacio e impusieron la ‘moda de París’…No cabe duda que relajaron el protocolo y las costumbres aunque, eso sí, centralizaron el poder tras poner en marcha los Decretos de Nueva Planta…Desde entonces los catalanes andan un poco disgustados… Razones no les faltan…

Dicho esto y, sabiendo que los matrimonios reales se concertaban a modo de ‘alianzas de Estado’, convenientes para ambas partes, es fácil comprender el grado de infidelidad de los reyes y reinas y, por extensión e imitación, del resto de grupos sociales sobre todo entre la nobleza. Así que los devaneos amorosos de los Borbones son de sobra conocidos y populares…

Felipe V, el primer Borbón, al igual que sus descendientes, gozó de un buen apetito sexual en connivencia con una profunda religiosidad, emociones confrontadas y contradictorias que le ayudaron a mantenerse fiel a sus dos esposas: María Luisa Gabriela de Saboya e Isabel de Farnesio. El miedo a morir en pecado y condenarse al fuego eterno le persuadió al ejercicio de un extremo control sobre sus instintos.

También su hijo, Carlos III, fuentan cuerdo como fiel a su esposa, María Amalia de Sajoniam al igual que su padre. No corrió la misma suerte su sucesor Carlos IV, que padeció las constantes infidelidades de su mujer, Mª Luisa de Parma, amante del célebre Manuel Godoy, Primer Ministro, a quien la reina adoraba…

Fernando VII

De este matrimonio nació Fernando VII, conocido como el Deseado (no en sentido sexual sino porque los españoles ‘deseaban’ su regreso del destierro, cuando los franceses ocuparon la Península). El también llamado el Rey Felón, ha pasado a la historia como el peor de los Borbones. Don Fernando estaba bien ‘dotado’. Al parecer padecía una ‘macrogenitosomía genital’ y un voraz apetito sexual al que se entregó, siendo muy conocido por sus correrías nocturnas que provocaron la humillación de sus cuatro esposas…

Isabel II

Con este historial y a consecuencia de una estrecha endogamia, no es de extrañar que su hija, la Reina Isabel II, fuera tachada de ninfómana aunque, pensándolo bien, igual es exagerado y en realidad solo pretendía tener una vida sexual imposible de mantener con su primo y marido Francisco de Asís a quien gustaba usar la ropa interior (con puntillas) de sus esposa…Sus amantes fueron muy numerosos, incontables. Fruto de esta unión (al marido lo debían obligar a yacer con su mujer y cumplir con el débito conyugal), casi milagrosamente podría decirse, fue su único hijo, Alfonso XII, un niño enfermizo y débil de salud que se enamoró perdidamente de su prima Mª de las Mercedes, inmortalizada en la famosa copla y de la cual tuvo un hijo póstumo: Alfonso XIII heredero de un gen sexual idéntico al de sus antecesores.

Casado en 1887 con Victoria Eugenia de Battenberg (quien ,al parecer introdujo de la hemofilia en España) a quien fue sumamente infiel e hizo muy desgraciada, tuvo varias amantes con las que mantuvo relaciones más o menos estables. Fruto de sus amoríos con Carmen Ruíz Moragas fueron dos vástagos:Leandro, conocido por pasearse por los platós de TV reclamando ser reconocido como hijo del Borbón, y María Teresa. Alfonso XIII fue un gran coleccionista de fotografías de señoras desnudas y en actitudes sensuales, una afición que le llevó a encargar al Conde de Romanones el rodaje de una serie de películas eróticas…

Más cercano resulta el Rey que no reinó, don Juan, Conde de Barcelona que cedió la corona a su hijo Juan Carlos, quien también mantuvo alguna que otra relación extramatrimonial.

Mención especial merece don Juan Carlos I. De biografía nada puede sorprendernos. Con el ADN de sus antepasados, lo anormal hubiera sido mantener una vida modélica junto a doña Sofía. Los amoríos del Rey Emérito han sido numerosos y vox populi.. ” […]Cuenta Pilar Eyre en ‘La soledad de la Reina’ que en enero de 1976, Doña Sofía quiso dar una sorpresa al entonces Rey y viajó con sus hijos a la finca toledana a la que se había trasladado para cazar. Al ver con quién estaba él, la sorpresa se la llevó ella. Se marchó con lágrimas en los ojos al darse cuenta de que su matrimonio había terminado ese día […]”  Barbara Rey, Marta Gayá, de la que se dice fue su gran amor y con la quien mantuvo una larga relación y más recientemente, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, son las más conocidas cortesanas o favoritas, aunque se le suponen otras muchas ocasionales.

La relación con Corinna no ha pasado desapercibida y mermó, en su momento, la imagen de la monarquía, ya por entonces maltrecha. El tiempo, la prensa monárquica y los gobiernos simpatizantes, se encargaron de lavar, maquillar y difun¡minar los hechos, hasta estos día ha vuelto a la palestra tras conocerse el ‘supuesto regalo’, consistente en una escandalosa cifra, con la que Don Juan Carlos ha ‘gratificado’ -no se saben los motivos y, lo que es peor, la procedencia del dinero- a la famosa ‘Princesa’ Corinna, agraciada nada más y nada menos que con 65 millones de euros. Pecata minuta, unos ahorrillos para tapar algunos agujeros de la pobre señora y su hijito…Y es que durante siglos se ha ido deslizando e imponiendo en el imaginario colectivo, un discurso ‘paternalista’ según el cual el ‘padre es a la familia lo que el Rey a su pueblo’. La familia real ha sido el ‘modelo oficial’ a imitar, de ahí la importancia de los retratos y fotos de familia en las que aparecen representados en escenas cotidianas, ejerciendo de padres y madres o ‘haciendo como que trabajan’ en sus impolutos despachos. Durante generaciones los Reyes han gozado de las simpatías del pueblo que ha pasado por alto las traiciones maritales, justificándolas como ‘cosas de hombres’, olvidando quienes eran los pagadores o, más bien, los ‘pagafantas’.

‘Por si éramos poco, parió la abuela’…Y si ya me resulta indecente sostener con fondos públicos a toda una familia real, empezando por cuatro reyes, una princesa, una infanta, un puñado de nietos y hasta un yerno condenado a prisión, a quienes damos de comer, costeamos los estudios, el vestuario, la vivienda, los viajes, las vacaciones e incluso alguna que otra intervención estética, por si no fuera bastante, ahora resulta que también hay que pagar las ‘cortesanas’…Es lo que tiene la monarquía…Los Reyes (y Reinas) tienen que ‘vivir a cuerpo de rey’…Así que, con todos mis respetos para tan ilustre y rancia institución, ¡ Que viva la República!…