Madame de Pompadour:La ‘Favorita’ del Rey Sol…

Etiquetas: biografía, mujeres, Historia, Ilustración, Francia

Jeanne-Antoinette Poisson, duquesa-marquesa de Pompadour y marquesa de Menars,  conocida como Madame de Pompadour, nació en París en 1721.  Hija de Madeleine de la Motte y su marido François Poisson, huido y perseguido por fraude, muy pronto pasó a estar bajo tutela y protección del hombre que ,según se dice, fue su verdadero padre:  Carlos Francisco Paul Le Normant de Tournehem. De él recibió una esmerada educación acorde al modelo de la época, recibiendo formación que abarcaban la equitación,  la música, el canto, la danza, los textos clásicos y la declamación.

A los 15 años comenzó a acompañar a sus padres a festejos y eventos sociales de los más conocidos ‘salones de París’ en los cuales no pasó desapercibida, más bien al contrario, despertó la admiración de muchos jóvenes que comenzaron a pretenderla. No obstante, su madre eligió para ella a su sobrino Carlos Guillermo Le Normant d’Étiolles, con quien desposó en 1741. La nueva familia se instaló en un castillos en Étiolles. El joven marido se enamoró profundamente de Jeanne-Antoninette. Ambos abrieron sus salones a los amigos más influyentes y cercanos a la corte. Aquel mismo año nació su primer hijo, Guillermo Carlos, fallecido prematuramente y en 1744 su hija Alexandrina.

Hacia 1745, la confluencia de determinados acontecimientos en el entorno más cercano al rey, entre ellos, la muerte de la Duquesa de Châteroux, su favorita, determinaron el acercamiento de de Duquesa a Versalles, con el fin de convertirse en la nueva amante del monarca. Y funcionó, pues aquel mismo año, un Luis XV prendado de ella la presentaba oficialmente a la Corte, conVertida en ‘la nueva favorita’. Poco tiempo después el Rey le otorgó los marquesados de Pompadour y de Ménars, la separó del marido y la instaló en Versalles. Tenía por entonces 23 años.  Posteriormente le concedió el título de duquesa, con derecho al ‘escabel’ (sentarse frente a la reina) aunque no hizo uso de él y mantuvo el rango de marquesa.

A pesar de compartir cama con el Rey hasta 1751 (según parece), nunca perdió su condición de amiga y confidente. Fruto de esta relación ‘Real’ fueron dos embarazos frustrados. No obstante Madame de Pompadour, a fin de conservar su posición como favorita, alentó la inclinación del rey por las nuevas damas jóvenes y hermosas  que se incorporaban a la corte. Durante su «reinado» de veinte años, mantuvo relaciones cordiales con la reina, preparaba los informes entre el rey y sus ministros y participaba u opinaba de cuantas decisiones  pudieran revertir en beneficio del conocido Rey Sol.

Su asistencia a los salones más importantes de París le dieron la oportunidad de conocer a hombres de la talla de Montesquieu, Voltaire y Diderot a quien apoyó a impulsar la publicación de su Enciclopedia. Dio trabajo a escultores y pintores (entre ellos a Boucher, que pintó uno de sus más conocidos retratos). Fundó la célebre manufactura de porcelana se Sèvres. Organizó en la corte toda clase de espectáculos. Fue mecenas de escritores y, ella misma, aprendió a grabar, bailar y  a tocar el laúd. Además se encargó de supervisar la construcción de monumentos tales como la Plaza de la Concordia y el Pequeño Trianón. La fortuna acumuada le alcanzó para adquirir varios palacios, castillos y otras propiedades como el Hôtel d’Evreux, actualmente conocido como el Palacio del Elíseo, entonces su residencia en París y hoy residencia oficial del Primer Ministro.

El 15 de abril de 1764, una tuberculosis puso punto final a su vida. Tenía por entonces  42 años. Su cuerpo salió del Palacio de Versalles, envuelta en una sábana. Mientras desde lo alto de un balcón, Luis XV, observaba con atención, respeto y tristeza , la marcha lenta del cortejo fúnebre. Aquel día, la lluvia acompañó acompañó los restos mortales de Madame de Pompadour hasta el convento de las Capuchinas donde fue depositado su cuerpo. Se dice que Luis XV pronunció las palabras siguientes, que no cazan con e aire de tristeza anteriormente descrito: «La marquise n’aura pas beau temps pour son voyage.» («La marquesa no tendrá buen tiempo para su viaje.»)…La ‘historia’ con minúsculas, tiene también sus versiones…