Derecho de ciudadanía…

Los romanos decían: civis romanus sum (soy ciudadano romano). ser ciudadano era un derecho que primero fue de unos pocos y luego se hizo extensivo a todos desde el nacimiento. No obstante, dicho status podía invalidarse en determinados casos…Ser ciudadano romano era un honor refrendado y representado por el uso exclusivo de la ‘toga’
Fotografía: mp_dc

No solo es que padezca de cierta ‘deformación profesional’ sino que tengo el convencimiento de que acudir al pasado es muy útil para comprender el presente o por lo menos ayuda a intentarlo… Y un tanto alarmada y atónita ante los disturbios de los últimos días con motivo del encarcelamiento del rapero Pablo Hasel, me paré a pensar en la identidad ciudadana, en el concepto de ciudadanía…Y pensando, pensado llegué hasta la Antigua Roma, un tiempo en que dicha concepción resultó ser una pieza clave de su historia…Y aviso a navegantes: esta entrada no versará sobre la Historia de Roma… No obstante ¿qué entendían los romanos por ciudadanía? Pues, ante todo, era un privilegio y como tal se otorgaba a determinados individuos. Tan importante fue que sólo los ‘ciudadanos’ tenían derecho a llevar la ‘toga’, prenda, cuyo uso, quedó prohibido tanto a las mujeres como a los no-ciudadanos. Civis romanus sum, ‘soy ciudadano romano’, un privilegio y un honor… Quienes adquirían este status podían desempeñar actividades políticas, cargos públicos del gobierno, formar parte de los grupos o clases dominantes. A cambio obtenían ventajas tanto en el ámbito de lo privado como de lo público, materializadas en exenciones fiscales y políticas así como también quedar exentos de castigos corporales si eran arrestados… Por eso la ciudadanía era un derecho muy cotizado que sólo el Emperador podía otorgar…Supongo que algunas cosas pueden sonar e incluso resultar familiares…

La ciudadanía se obtenía por vía meritoria: sirviendo en el cuerpo de los vigiles urbanis (guardianes y vigilantes de la noche) algunos años; gastando parte del patrimonio en la construcción de una casa en Roma; siendo liberado de la esclavitud… No obstante, con el tiempo, se obtuvo por derecho de nacimiento. Así mismo, este derecho podía perderse voluntariamente -por ejemplo, cuando alguien se trasladaba a otro Estado- o involuntariamente, por  ‘condena penal’ o por ‘exiliarse para evitarla’, por ‘pérdida de libertad’, por captura en el extranjero, por traición y por alguna más que no viene al caso… Y ahora viene la segunda parte ¿cómo identificar o demostrar la ciudadanía? Pues a partir del siglo I a.C. era necesario acreditarse: los soldados extranjeros mediante tablas de bronce y con una tabla de madera si eran civiles. En dichas tablas se inscribían los nombres…

Según podemos comprobar la pérdida de ciudadanía presenta una casuística que puede recordar hechos recientes de nuestra historia…Y digo recordar y nada más que recordar. En todo caso la realidad de la España actual -de Europa diría yo- y de la Roma Imperial, nada tienen en común y resultaría un anacronismo y un error garrafal hacer la comparación. Pero ayuda a comprender la cultura ciudadana que se desarrolló en aquellas sociedades (con todos sus fallos) y la ausencia de dicha cultura en la nuestra, lo que nos lleva a considerar la necesidad de formar e inculcar a nuestros niños implementando una educación para la ciudadanía en toda regla…Aunque debamos esperar algunas generaciones para que todo cuaje y esa formación se imparta no sólo en la escuela sino en la propia familia…¡Pero habría que comenzar ya!

Por todo esto, en mi opinión, el debate sobre la ciudadanía continúa vigente y una mirada a su significado en el marco de una cultura tan ‘moderna’ como la romana, puede resultar verdaderamente inspiradora de cara promover una buena reflexión.

Los romanos consideraban un honor ser ciudadanos del Imperio, por eso constituyó una aspiración de todos incluso de quienes se instalaron en sus fronteras ya fueran latinos o extranjeros. La ciudadanía concedía tanto derechos como deberes civiles. De ahí que se pudiera perder dicho status si no los cumplían….Sobre la práctica, lo verdaderamente significativo fue que la concesión de ciudadanía funcionó como método político de romanización, atrayendo al área de influencia romana tanto a los diversos sectores étnicos como nacionales. De ahí que se haya considerado esta estrategia una innovación y una de las principales claves del éxito de su expansión política y cultural.

Vivimos tiempos de cambios. La pandemia ha agudizado algunas dolencias estructurales que veníamos padeciendo desde años atrás. Vivimos al paraguas de leyes restrictivas impuestas por el gobierno en mayoría de la derecha conservadora, con Rajoy al frente. El caso del rapero Pablo Hasel es un ejemplo de lo que no debería ser ni de lo que debería ocurrir. Toca ya revisar, reescribir y aprobar nuevas leyes. Mientras no llegan, la ciudadanía tiene derecho constitucional a manifestarse y/o promover acciones que favorezcan, aceleren y denuncien injusticias de diverso calibre pero, en ningún caso, puede justificarse la guerra de guerrillas de los últimos días: incendiar contenedores, romper el mobiliario urbano, asaltar negocios, utilizar el piso y las aceras como material ofensivo, insultar y herir a otros (considerados contrarios) son acciones totalmente reprobables que cualquiera debería condenar porque los derechos de cada individuo acaban justo donde comienzan los de los demás…Personalmente apuesto por una cultura de no violencia como vía de entendimiento para la resolución de cualquier conflicto…Y grandes dosis de paciencia…

De ser cierto lo que dicen, da que pensar que muchos de los manifestantes fueran menores sin la más mínima idea de lo que ‘se defiende’. No son ataques improvisados. Según parece, algunos salen de casa con cincel y martillo en la mochila, dispuestos a levantar el suelo para usarlo como arma arrojadiza contra quienes representen al ‘enemigo’. Ser ciudadano implica derechos, sí, pero también deberes, entre ellos, respetar lo público porque lo pagamos todos y cada uno con nuestros impuestos y lo privado, porque sale del esfuerzo personal. Por eso no hay nada que justifique ni la actitud tan violenta, ni el deterioro del material urbano, el incendio de coches, motos o bicicletas, ni los destrozos de comercios y establecimientos varios…

Según la RAE ciudadano/a “es toda persona considerada miembro activo de un Estado, titular de derechos políticos y sometido a sus leyes…” Convendría recordar el significado completo…Dicho queda…

Nueva página en “Biografías”: Las mujeres bajo el franquismo: la Sección Femenina…

Recuerdos para cuerdos…(Un blog amigo…)

Detrás de cada blog hay una persona y una larga lista de razones o, como en este caso, solamente una: la pandemia…Y un objetivo: mantener la ‘cordura’ en ese momento de caos y confusión…Tal vez por eso lo llamó, Recuerdos para cuerdos…

Hace algunos meses comencé a seguir el blog de Guillermo y enseguida me enganchó. Argentino de nacimiento y madrileño de adopción, confinado como todos y con más tiempo libre de lo habitual -también como casi todos- tuvo la brillante idea de llenar los días escribiendo relatos de su vida y de las vidas de quienes han formado parte de ella…Él los llama ‘recuerdos’ para mí son ‘testimonios’ y retazos entretejidos e hilvanados unos con otros que, poco a poco, van dando forma a una historia personal vivida a ambos lados del Atlántico…

Algunos de los ‘recuerdos para cuerdos’ se parecen mucho a los míos y a los de cualquier lector anónimo, más o menos cercano, a su generación y están contados de manera sencilla, cerca y amena…

Les dejo una de mis entradas favoritas, un homenaje a los ‘vecinos de antes’, esos que con el paso de los años y las historias compartidas pasaban a ser ‘como de la familia…’: ‘Mi vecina Pepita’

Que lo disfruten!

Mal de muchos…consuelo de todos…

La vida nos enseña que nada es para siempre, que nuestros sueños no siempre se cumplen y que no podemos aferrarnos al pasado ni vivir suspirando por el futuro”. cuando la salud nos falla, cuando no podemos controlar una determinada situación, no basta con invocar a la ‘suerte’…solo nos queda aceptar la realidad y ser resilientes…
Fotografía: mp_dc

Aunque parece que la tercera ola va cediendo lentamente y las poblaciones se abren o perimetran en función de los datos, a mi localidad ha tocado echar el cierre a los establecimientos no esenciales… La hostelería está desesperada (no es para menos) y el pequeño negocio prácticamente hundido. Es triste pasear contemplando las persianas bajadas de tiendas, bares y pequeños negocios familiares sin demasiadas pretensiones, que forman parte del paisaje urbano de toda la vida…De mañanas de gentes en el mercado, de cafés y churros muy temprano y cervecita a medio día en los numerosos locales del entorno…Maneras de vivir que han ido conformando nuestra idiosincrasia y forman parte de nuestro acervo cultural…

En general los españoles somos muy dados a todo esto aunque como somos diversos, se perciben peculiaridades según hacia donde miremos…Pongamos que lo hacemos hacia el sur…Los andaluces de la costa siempre hemos vivimos de cara al mar que para nosotros es un referente cargado de una Historia desde viene de lejos, desde la más remota antigüedad… Hasta nuestras costas llegaron tartésicos, fenicios, cartagineses, griegos, romanos y musulmanes. Todos han ido configurando nuestro carácter más o menos abierto, acogedor y versátil por su gran capacidad para adaptarse a los cambios y asimilar elementos culturales de cada pueblo. Ese mismo carácter es el que hoy nos distingue y define nuestras singularidades…Por eso hablamos, somos y pensamos así y por eso hemos sabido desarrollar una especial competencia para acoger y atraer a un turismo que, ya sea nacional o extranjero, acaba sintiéndose a gusto… Y este talante unido a un clima benévolo, amable, con muchas horas de luz y de sol junto a temperaturas moderadas durante todo el año, justifica el atractivo de esta tierra cuajado en una tradicional manera de ser y de vivir cuya culminación queda plasmada en múltiples fiestas populares, verbenas y ferias al calor de las cuales fue creciendo cierta pasión por las terrazas, la vida en la calle y al aire libre en general…

Pero dejando de lado los tópicos sobre mi tierra, casi todos fáciles de desmontar, todos comprendemos que, aunque estamos integrando costumbres que giran en torno a la covid, el cierre de los establecimientos aumenta nuestro desánimo y abatimiento… En general nos preocupamos e informamos. El ‘parte’ diario con las noticias se ha instalado en nuestra cotidianidad, en nuestras conversaciones y rutinas, porque de ellas depende que podamos salir o no de nuestro pueblo o ciudad, que podamos sentarnos o no en una terraza e incluso ver a familiares y amigos que residan en otras localidades o fuera de la Comunidad…La ciudadanía capea y combate el temporal como puede, con grandes dosis de humor, buena voluntad y paciencia llegadas, como no, de la mano de un cierto temor a la enfermedad…

Me gustaría creer que los políticos -servidores públicos elegidos democráticamente por el pueblo soberano para que lo represente- hacen todo lo que pueden, nos cuentan gran parte de la verdad y actúan movidos por el bien común. Pero cuando les veo actuar, cuando les oigo en la TV o en la radio o les leo en la prensa o en las redes sociales, me da la impresión que viven en una realidad paralela, alejada de esta otra común al resto de los mortales…Les contemplo excesivamente preocupados por las movidas de sus partidos, por las campañas electorales, por la foto de turno y por mantener el liderazgo a toda costa…Tan distraídos y ensimismados que no son conscientes que han perdido la capacidad de sorprendernos porque nos hemos vueltos ‘resabiados’ con la experiencia y los ‘vemos venir’ como ahora, cuando suenan de sus bocas los primeros cantos invocando a la Semana Santa mientras los expertos, estupefactos, se echan las manos a la cabeza ‘viéndolas venir también’ desde su propia perspectiva…

No quiero ser pesimista, más bien todo lo contrario, pero tampoco puedo negar la evidencia. Y la realidad es muy compleja, entre otras cosas, porque quienes mandan se encargan de que así sea…Y a la pandemia, las nuevas cepas, las vacunas, los ERTES y el paro se suman las elecciones catalanas, la falta de solidaridad del Gobierno de Madrid y el juicio de Bárcenas que no para de echar más leña al fuego y primero decir ‘digo’ y luego ‘diego’ ¿Alguien da más? Tanto humo a nuestro alrededor que no sabemos hacia dónde mirar…Humo por la ‘derecha’ y más allá de la ‘derecha’, por la ‘izquierda’ y hasta por el ‘centro’, incluyendo a los ‘allegados…’

Nuestras mentes occidentales intentan explicar todo cuanto sucede y, sea cual sea la respuesta, una parte de la misma correrá por cuenta del ‘factor suerte’, siempre tan recurrente…La ‘suerte’ no dejan de ser una simple abstracción a la que invocamos cuando algo no nos sale como estaba previsto o nos interesaba…Una manera elegante de quedarnos al margen de la ecuación para resultar indemnes… Casi todos acudimos a ella ante determinadas situaciones: exámenes, una cita, la lotería, una enfermedad o un viaje y hasta en unas elecciones nos deseamos unos a otros ‘buena suerte’…O sea que ‘la suerte’ la concebimos como algo externo, ajeno e independiente que si actúa a favor nos beneficia y si no nos perjudica pero, en cualquier, caso alivia nuestra responsabilidad… Mala noticia: la ‘suerte’ no existe…

La humanidad necesitará mucho más que buena suerte para salir de esta y rescatar una ‘manera de vivir’ parecida a la de antes…Por eso es importante tomar conciencia de ‘grupo’, sabernos y sentirnos parte de la ‘colectividad’ porque solo así atajaremos la covid y solo así afrontaremos la profunda crisis que se nos avecina… La Historia Universal nos proporciona algunos ejemplos, verbigracia Alemania tras la dura derrota de la II Guerra Mundial. Una nación arrasada, con muchas de sus ciudades convertidas en escombros, la población trabajadora mermada y la economía destruida y aún así, los alemanes levantaron el país en tiempo record y todo el mundo comenzó a hablar del ‘milagro alemán’.

Esta misma guerra destruyó las ciudades japonesas de Hirosima y Nagasaki, objetivos de las bombas atómicas que el ejército norteamericano lanzó al amparo del Presidente Truman…Y Japón, también arrasada, protagonizó el otro ‘gran milagro’ según narra la Historia. Y es que el pueblo japonés es un claro ejemplo de ‘resiliencia colectiva’ que ha demostrado una gran capacidad de sobreponerse ante la adversidad… Los japoneses, como buenos orientales, no creen en la ‘buena o mala suerte’, ni en ‘buenas estrellas’ que se alineen en favor de algo o alguien… Ellos hablan de ganbatte, que puede traducirse como “esfuérzate al máximo”. Ganbatte kudasai -‘hazlo lo mejor posible’- no es un factor externo en la ecuación porque en la mentalidad nipona “si te has esforzado al máximo es ya un éxito, aunque el resultado que obtengas no sea óptimo” y es esta actitud de máxima exigencia de uno mismo, lo que acaba obrando el milagro…

No sabemos cuánto más durará la pandemia, cuantas veces más confinarán nuestras ciudades y cerrarán las tiendas, negocios y bares…No sabemos cuándo rescataremos nuestra nueva manera de vivir, pero hasta que llegue ese día, casi mejor no implorar ni a la suerte, ni a las estrellas y dejar la alquimia en manos de la ciencia… No somos ‘uno’, somos muchos: Ganbatte kudasai

Nueva página en “Biografías”: Las mujeres bajo el franquismo: la Sección Femenina…

Febrero…

 De febrero siempre de ha dicho que es un mes ‘raro’ y diferente. Llega tras la cuesta de enero, climatológicamente es cambiante y además es el más corto, quizá por eso el refranero le ha prestado tanta atención: ‘Febrero el revoltoso no pasó de veintiocho; si treinta tuviera, nadie con él pudiera…En febrero loco ningún día se parece a otro…’ De momento ha comenzado gris, blanquecino y un tanto insulso…Un poco así…como casi todos…
Fotografía: mp_dc

Entramos en el segundo mes del segundo año de la pandemia…Parece que la tercera ola comienza a remitir lentamente. Algunas Comunidades llenan el ‘vaso hasta el borde’ y temen lo peor…¿Qué es lo peor? El límite de lo que hemos considerado peor ha sufrido ya algunos cambios aunque no sé bien si los criterios médicos-sanitarios se han adecuado a los económicos o al revés…Pero ahí estamos. Cada cual en su municipio, provincia o comunidad según corresponda…Con los comercios abiertos o cerrados, con terrazas o sin terrazas…Todos atentos al toque de queda, a las noticias de última hora a ver si, por fin, la curva desciende y se aplana para transformarse en meseta…

Febrero llega después de un enero desasosegado y difícil…Primero nos trajo la nieve, luego el hielo y el frío, mucho frío… ‘Filomena’ nos sorprendió a todos y ha pasado a los anales de la historia de la meteorología al superar cotas de nieve, hielo y frío de hace más de medio siglo. Luego se produjo el parón, el retraso y la crisis de las vacunas, justo cuando la cepa británica comenzaba a mostrar sus efectos en nuestro país… Después llegaron borrascas varias que cambiaron el azul del sur por el gris del norte y así seguimos… Y por medio los ‘enjambres sísmicos’ en Granada…Demasiada intensidad para los primeros 31 días del este nuevo año…

En el plano internacional lo más destacado fue el esperado relevo de Donald Trump…La ceremonia de la toma de posesión de Joe Biden -de la que hablé en otro post- fue sencilla aunque llena de simbolismo en claro contraste con su antecesor…Las dos mujeres más cercanas a Biden pusieron la elegancia al servicio de la Historia…Harris, la nueva vicepresidenta, vistió un traje sastre blanco con el que homenajeó a su madre, Shyamala Gopalan Harris, quien llegó a EE.UU. procedente de India con 19 años. Activista de los derechos civiles, esta investigadora del cáncer de mama murió en 2009. Bajo la chaqueta, una blusa con lazo al cuello a juego evocando a la célebre ‘dama de hierro’, Margaret Thatcher, toda una una metáfora de la mujer que rehízo las reglas de la política británica de la década de 1980… Por su parte, Jill Biden, la primera dama, optó por un look histórico a la diseñadora Alexandra O’Neill, que lanzó su marca en 2017, luciendo en el evento a las víctimas del covid un vestido color morado…Todo un guiño al movimiento sufragista… 

En nuestro país ha proseguido el proceso de vacunación con sus más y sus menos…Enero ha sido testigo del debate traído a colación tras el desvío de algunas dosis ‘sobrantes’ hacia determinados ‘allegados’ políticos a las Consejerías de Sanidad y Alcaldías varias, tanto de la derecha como de la izquierda… Qué triste que en esto haya habido coincidencia y que los protagonistas se han defendido con idénticos argumentos. Parece que la inmoralidad no tiene color y que todos los partidos se han quedado sin razones para su defensa… Los que se han ‘colado’ han dejado sus cargos por imperativo del partido aunque ninguno ha tenido la decencia de reconocer su error…Cosas de los ‘egos’, ya se sabe…

También en enero tuvo lugar un nuevo roce en el seno del Gobierno de Coalición pues el PSOE registró en solitario la Ley de Igualdad de Trato o ‘Ley Zerolo’, con gran disgusto de UP por no haber contado con ellos ni con el Ministerio de Igualdad que, a mi entender, debería estar al tanto… La verdad, en esta coyuntura tan compleja, lo que menos interesa son desaires entre los socios que desestabilicen el ejecutivo… Ahora más que nunca la ciudadanía necesita observar unidad de actuación. Los ‘trapos sucios’ mejor lavarlos en casa, en la intimidad y sin que trasciendan…

Por lo demás la vida continúa…Eso sí, dentro de un extraño orden, totalmente alterado por la pandemia…De momento he conseguido esquivar al ‘bicho’ aunque no puedo fiarme porque es mucho más listo y resistente que yo, así que no puedo bajar la guardia…El silencio y la soledad han transformado mi habitat en un espacio muy apropiado para el enriquecimiento personal en el que comienzo a experimentar las bondades de mirar hacia dentro intentando descubrir quien soy y quién quiero ser el resto de mi vida…

Con el confinamiento empecé a percibir de otra manera mi condición de ‘ama de casa’, un rol que siempre desempeñé a duras penas y que ahora me permito disfrutar con el objetivo de mantener un entorno agradable, a mi gusto, que voy degustando a diario … Echo de menos a muchas personas, familiares y amigos, que ahora no veo y muchas cosas, entre otras, coger carretera y manta para salir a hacer fotos donde me plazca, sobre todo, arrastrar mi maleta por estaciones y aeropuertos…Aguardar cerca de una puerta de embarque sentada, tomando un café o una cerveza, entretenida observando la diversidad humana: colores de piel, de ojos, de pelo… Oír palabras en diferentes y variadas lenguas…Contemplar los abrazos tiernos de despedida o los abrazos apasionados de llegada… Besos por doquier…Nunca me había parado a pensar cuántas emociones pululan por estos espacios de tránsito, cuánta normalidad desplegábamos y qué poca consciencia teníamos de que así fuera…Así que sí, hecho mucho de menos esa otra vida en la que de vez en cuando deambulaba anónima entre tanta gente bajo el run run de fondo de miles de ruedas girando sobre el suelo, todas a un tiempo, con parada en largas colas de acceso a trenes o aviones…A parte de mis hijos, comienzo a tejer en mi cabeza un nuevo plan y un posible destino…Sé que de momento no puedo, pero debo…

El Prat: mp_dc

Febrero comenzó gris, blanquecino e insulso pero con el sol intentado abrirse paso entre las nubes…Como casi todos…

Nueva página en ‘Biografías’: Amalia Cabrera. la pionera de la fotofrafía…

Cuestión de tiempo…

Cuando pase un tiempo hablaremos de la ‘normalidad’ y de la ‘posnormalidad…’ Haremos balance para comprobar qué cosas cambiaron y cuáles permanecieron…Y dando, una vuelta más de rosca, tal vez podamos concluir como parte del cambio la mirada a determinados valores tradicionales que creíamos superados…Cuestión de tiempo…
Fotografía: mp_dc

Nunca pudimos imaginar que la pandemia nos mantendría recluidos y distanciados tanto tiempo. Muchos nos negábamos a creerlo aun en contra de la opinión de algunas voces que así lo predijeron desde el primer momento. Personalmente me resultará difícil borrar de mi memoria aquellas imágenes de Wuhan en las que aparecían cientos de excavadoras, imposibles de contar, allanando el terreno para la construcción de un hospital con capacidad para cinco mil personas…Recuerdo que lo comenté con los míos como algo inaudito, extraordinario y, aunque esté mal decirlo, propio de los chinos por la magnitud y rapidez… Una vez levantado en un tiempo record de apenas diez días, se vieron por TV las imágenes del interior: incontables filas de cubículos con los pacientes solos junto a unas pocas pertenencias, aislados unos de otros…Algunos (ignorando el alcance de la situación) pensamos que Wuhan estaba muy lejos, olvidando que ya no hay distancias en nuestro planeta y que cualquier crisis, enfermedad o conflicto nos puede afectar por lejano o ajeno que parezca…

Nuestras diferencias con los orientales son bastante evidentes y se remontan muy atrás en el tiempo. Ambas civilizaciones han protagonizado su propia historia y comparten, cada una, un pasado común en aquellos mundos distantes en los que nada sabían la una de la otra…Los avatares y acontecimientos vividos forjaron espíritus y culturas tan dispares que, hoy por hoy, conforman dos maneras de enfocar la vida diametralmente opuestas. La universalidad, la colectividad y el pragmatismo son, entre otros muchos, algunos ejemplos de discrepancias. Por concretar un poco más ahí van algunas anécdotas cotidianas: mientras nosotros necesitamos numerosos cubiertos para comer según qué (carne, pescado, sopa, postre…) ellos utilizan solo dos palillos para TODO… Por no hablar de la costumbre tan apreciada de regalar ‘sobres con dinero’ en sustitución de nuestros habituales regalos, casi siempre, poco prácticos e innecesarios….Trabajar para comer, la sempiterna aunque ‘aparente’ juventud y el tándem ‘sal y soja’ en sustitución de la ‘sal y pimienta’ de los occidentales, son algunas de las peculiaridades que conforman una idiosincrasia punto de partida en la construcción de subjetividades e identidades…En definitiva, miramos el mundo con diferentes ‘ojos ‘…Obviamente…

Y porque la concepción del mundo y de la vida se sustentan en valores propios que se transmiten, entre otros, a través la educación de la ciudadanía, la pandemia ha sido afrontada por el Gobierno Chino con estrategias tajantes y radicales que han permitido a Wuhan, epicentro de la crisis, abordar la Navidad con una mayor libertad, sin restricciones e iniciando el ascenso hacia la recuperación económica…

No obstante ellos como nosotros han tenido tiempo para reflexionar sobre las posibilidades de que aparezcan nuevas pandemias o rebrotes de nuevas cepas que exijan, igualmente, períodos de reclusión y severo confinamiento, lo que les ha podido llevar a sopesar los pros y los contras de vivir solos frente a las compensaciones e inconvenientes de hacerlo acompañados… Por eso los padres y madres de los jóvenes de Wuhan y de otras ciudades chinas, han vuelto a poner en marcha el célebre ‘mercado matrimonial’, una práctica muy arraigada a fin de encontrar pretendientes `para sus hijos e hijas’ movidos por los valores de siempre a los que han añadido las bondades del acompañamiento en tiempos de reclusión…

El lugar de los hechos es el conocido ‘Parque de la Liberación’ de la dicha ciudad. En él se dan cita varias decenas de padres con sus correspondientes vástagos, confiando que ‘cupido’ haga su tarea y atraviese dos corazones dispuestos a compartir una misma vida…Ataviados para resistir las inclemencias del tiempo, ya sea el frío o el calor, todos pasean, se cruzan miradas e incluso charlan a la espera de un posible flechazo…Importante: no forzar si no se producen mínimas sinergias…El ‘mercado matrimonial’ chino abre la veda tras la crisis de la pandemia y, al contrario de lo que podría parecer, continúa apostando por los valores tradicionales de ‘toda la vida’, verbigracia, el matrimonio y la familia…

Pero aunque parezca que nada ha cambiado, no todo sigue igual…O mejor aún y siguiendo la célebre cita gatopardiana, si todo sigue (más o menos) igual, algo tuvo que cambiar… Veamos. Antes como ahora los padres que se acercaban a este parque lo hacían con el objetivo de encontrar una pareja para sus hijos e hijas de, más o menos, la misma condición social o más alta si fuera posible. En este contexto los progenitores publicitan a sus hijos e hijas enumerando sus principales cualidades y méritos con el fin de captar candidatos (as)… Es de suponer que el físico constituye un atractivo fundamental pues, aunque algo superados, entre los orientales también existen estereotipos femeninos y masculinos: él, alto, rico y atractivo; ella, rica, bella y de piel clara…Requisitos venidos a menos con la pandemia que ha bajado los niveles de exigencia según se percibe en el caso de los médicos, antes una profesión muy valorada y tenida en cuenta en estos menesteres del aparejamiento y ahora dejados de lado por liderar las filas de la enfermedad…

Si en otro tiempo fueron los hibakusha -supervivientes de la bomba atómica- quienes despertaron recelos como aspirantes al matrimonio, siendo rechazados como parejas o colegas por miedo a su ‘potencial’ capacidad para transmitir enfermedades debido a la alta exposición a la radiación que sufrieron tras la explosión, ahora lo son quienes han padecido la covid o han lidiado con ella…Así reconocen los psicólogos que quiénes han padecido la enfermedad han quedado estigmatizados y se sienten rechazados por sus propios familiares, amigos o vecinos por miedo al contagio… O sea que la pademia ha marginado aquellos colectivos que más han colaborado para la recuperación de la ansiada ‘posnormalidad’…Así que sí, algo ha cambiado…Tal vez por eso junto al mercado matrimonial cada vez son más los que acuden a las famosas Apps de contactos (Tantan y Momo, las más conocidas) para solucionar el tema ‘por su cuenta’ pasando de la ‘antigua a la nueva usanza’ porque, para bien o para mal, los jóvenes parecen querer curarse en salud y en enfermedad asegurándose un confinamiento en familia y en buena compañía…Todo es cuestión de tiempo…

Nueva página en ‘Biografías’: Amalia Cabrera. la pionera de la fotofrafía…

Los aires difíciles…

Viento no es sinónimo de aire, aunque estén relacionados. La palabra ‘aire’ tiene muchas acepciones y se utiliza en contextos muy diversos…Están ‘los aires de grandeza’, ‘el aire que le dio a fulano o mengano’, ‘las cosas que se quedan en el aire’ ‘ el aire tan denso que mastica…’. Y por último los ‘aires difíciles’… de los que hablaré…
Fotografía: mp_dc

Aunque el título de la entrada parafrasee una magnífica novela de Almudena Grandes recreada en mi tierra, la cosa no va de literatura sino de los ‘aires que corren’ en la actualidad…Según los expertos la diferencia entre viento y aire es clara: “El viento es el aire que se desplaza de un lugar a otro a causa de la variación de la temperatura y la presión atmosférica entre dichos lugares….” y “el aire es la masa gaseosa que forma la atmósfera. Es lo que respiramos…”. En España tenemos siete vientos conocidos: ábrego, cierzo, galerna, levante, poniente, terral y tramontana…Y muchos aires: el de grandeza, el aire que se respira, el contaminado, el que tuerce la cara, el acondicionado, el del ventilador, el del metro, el fresco…

O sea que los vientos tienen nombres según soplen del este o del oeste, del norte o del sur. Además según de donde procedan son cálidos o fríos, racheados o huracanados…En mi tierra el más conocido es el levante, el mismo que nos vuelve a todos más o menos locos…Cuando sopla fuerte la palmeras se despeinan y se inclinan, los paraguas se vuelven del revés, la ropa se enrolla en los tendederos, las sombrillas se escapan del suelo dando vueltas y la arena de la playa se aleja hasta lugares insospechados… El levante condiciona nuestro estado de ánimo. Nos sentimos cansados, irritados, incómodos, molestos por todo y por nada… Tanto es así que, en ocasiones, ha sido utilizado como atenuante ante la justicia tal y como menciona Almudena Grandes en su novela…

También hay otro viento, denominado ‘efecto Foehm‘ que ha dado lugar a lo que se conoce como ‘vientos de la locura o de las brujas’ que soplan en diversos países y continentes provocando efectos similares a los del levante… Estos vientos “alteran tanto física como psíquicamente a las personas meteoro-sensibles ya que si se prolongan durante muchas horas, pueden producir efectos nocivos como insomnio, dolores de cabeza, agotamiento psicofísico, tendencia depresiva, llegándose a alcanzar conductas agresivas y violentas. El fenómeno es de tal importancia que en algunas zonas donde sopla, como el levante, es considerado un atenuante por la legislación”. Así que los efectos de Eolo son, como se puede comprobar, nefastos para nuestra salud física y anímica…Y a resultas de todos estos vientos nacen ‘aires’ que alteran el curso, más o menos normal, en el que acontece nuestra vida…

El historiador Rafael Valladares, en un interesante artículo en el que analiza y desbroza las circunstancias de la sublevación e independencia de Portugal en 1640, el autor examina la España peninsular unida por el Rey Prudente junto a los efectos de la separación tras dos siglos de unión, estableciendo un cierto paralelismo entre el recién entronizado João IV de Braganza y su homólogo, el rey de Bohemia, cuyo gobierno apenas duró un año. De ahí que la propaganda centroeuropea difundiera su imagen denominándolo rey de un sólo invierno… La Historia está poblada de ejemplos que podrían ayudarnos a comprender lo que está sucediendo actualmente en España con los políticos, porque en el devenir de los tiempos ya se han vivido situaciones semejantes, aunque en diferentes contextos y tiempos…

Otro ejemplo. Durante la Restauración (segunda mitad del siglo XIX), Antonio Cánovas de Castillo, político reaccionario, contrario al sufragio universal y antiguo ministro de la Unión Liberal, era firme partidario de la Monarquía de los Borbones y del sistema liberal antidemocrático. Corrían -nuevamente- ‘vientos de cambio’ ante la inminente caída de las desvencijadas estructuras del Antiguo Régimen y la monarquía de 1869, situación que requería de un punto intermedio que supo encontrar el Sr. Cánovas a partir de tres medidas: renovar la monarquía de la impopular reina Isabel II, renunciando en favor de Alfonso XII (la Corona salvó los muebles); zangar tajantemente la continua intervención del ejército ( esto me suena…) y crear un sistema bipartidista que estableciera la alternancia en el poder entre el Partido Conservador y el Partido Liberal. Las consecuencias de este orden aparente llegado de la mano de este metódico y pacífico sistema fueron graves: el caciquismo y la manipulación de elecciones, es decir, el pucherazo, entre otras… El sistema canovista llegó a su fin hacia finales del XIX dando lugar a un período de ‘regeneración’. Al buen entendedor…

Por otro lado algunos intelectuales conservadores han mantenido su fe en la denominada ‘teoría del péndulo ‘. La teoría es bien sencilla. La Historia se sucede al ritmo de un movimiento pendular respecto a la concepción del Estado. Así, el péndulo oscila acompasadamente de derecha a izquierda. Es decir, cuando los gobiernos de los Estados más están en la derecha más se aproximan los movimientos de izquierda, hacia donde el péndulo retornará llegado el momento… Pero si esto fuera así, tal cual, toda posibilidad de cambio no sería más que un eufemismo epistemológico para que el individuo crea que existe un supuesto movimiento que en realidad no es real… La teoría de péndulo no tiene cabida en el fraccionamiento político a pesar del agrupamiento en torno a los dos grandes ejes -derecha e izquierda- debido a la diversidad de matices ideológicos. Este es un nudo gordiano cuya solución podría ser una política de pactos…Es lo que intenta hacer, a duras penas y desde hace un año, el actual Gobierno …

Los aires que corren en la actualidad son tan difíciles o más que el efecto Foehm. A la evidente amenaza de la pandemia se suman la falta de solidaridad, respeto y ausencia casi total de ética de algunos gobernantes -muchos de ellos Consejeros de Sanidad para más inri- que, abusando de su posición y sin el menor reparo, se saltaron el protocolo de vacunación que ellos mismos han elaborado…Tanta bipolarización, tanta crispación y juego sucio entre partidos y tantos intereses personales nos están arrastrando a una situación de marasmo social impensable hasta ahora…

Los ciudadanos y ciudadanas del siglo XXI, herederos de las enseñanzas de los sabios y sabias de la Antigüedad, hemos obtenido de ellos herramientas suficientes para promover una ética basada la virtud, la honradez y el respeto…No es necesario propugnar el nombre de Dios en vano…Bastaría un poco de consideración y generosidad, menos acoso y derribo, más amabilidad y tolerancia comenzando por aquellos que nos gobiernan, porque sean del signo que sean, sobre todo sería referentes en los que confiar…Esta debía ser la altura de miras y el deber para que los ‘vientos’, soplen de donde soplen y vengan de donde vengan, no nos arrastren y los ‘aires’, aunque difíciles, huelan a esperanza…

Nueva entrada en ‘Biografías’: Judith Kerr: la infancia arrebatada por Hitler…

Emociones, palabras y lágrimas…

Samuel Beckett en su obra Textos para nada, se expresaba diciendo: “[…] mis palabras son mis lágrimas [….]”. El llanto es una reacción a un estado de ánimo que no sólo relacionamos con el dolor o la tristeza, también lloramos de alegría o de risa…A lo largo de la Historia el llanto ha sido regulado mediante normas sociales que han marcado cuando y dónde se considera oportuno o propio e incluso ‘bien visto…’

Todos conocemos frases o aforismos alusivos a las lágrimas: ‘lágrimas de cocodrilo’, ‘sangre, sudor y lágrimas’, ‘no derramó ni una lágrima…’ Hasta Peret cantó aquella famosa rumba que decía ‘una lágrima cayó en la arena…’ Y luego están , ‘el valle de lágrimas’ y ‘las lágrimas de San Lorenzo’ con las que nos referimos a las Perseidas, esa lluvia de estrellas propia del verano…

El llanto es un acto biológico nacido desde el impulso de una emoción y como tal forma parte de la biología. Luego los psicólogos analizaron las emociones que las provocan. Más tarde se subieron al carro los historiadores  con el pretexto de analizar las emociones como constructo social y finalmente llegaron los sociólogos con el fin de profundizar en los contextos culturales en los que solemos ‘llorar’ averiguando, de paso, el grado de tolerancia, aceptación y permisividad del entorno…O sea que el llanto como emoción o manifestación de una emoción, presenta muchas caras. Cómo las dejamos fluir y, en general, las diferentes manifestaciones emocionales, tienen todo que ver con la cultura. Y para muestra, a muy grandes rasgos, baste mirar hacia Oriente…

En el marco de la historia de las emociones las lágrimas han sido objeto de estudio en general y desde la perspectiva de género en particular pues, como veremos, el llanto no sólo es una respuesta emocional a nivel personal e íntimo sino también social que, en el devenir de los tiempos, acabó relacionándose, sobre todo, con las mujeres. No es un secreto que las emociones también se han feminizado, etiquetado y clasificado en función del género: ‘llorar es de nenas’ y por eso ‘los hombres no lloran…’ Pobres…Toda la vida controlando y llorando a escondidas… En fin, un residuo más en el imaginario colectivo de un período en el que la ‘castración simbólica’ estuvo a la orden del día y, por eso, según parece, los hombre son menos proclives al llanto. Durante generaciones los padres educaron a los hijos varones siguiendo algunas de estas máximas: “los niños que lloran son unas nenazas” o “ no llores, sé un hombre…” Una pedagogía que potenció las categorías sexo/género en base a las cuales hemos construido un cliché del que aún quedan ciertos residuos y por eso se califica a las féminas como débiles, cambiantes y lloronas en contraposición a los hombres definidos como fuertes, seguros y autocrontolados…En su favor he de decir que los discursos sobre la masculinidad están siendo actualmente revisados y un nuevo ‘prototipo’ de varón, apto para el siglo XXI, comienza a pulular…Aunque ya se sabe, como es un ‘prototipo’, aún escasea…

En fin las lágrimas han sido objeto de estudios desde muy atrás en el tiempo. Ya en el siglo XVI interesó su origen fisiológico sustentado en la teoría hipocrática de los humores: húmedos, propios de las mujeres y cálidos, característicos de los hombres. Ambos compuestos por los diferentes fluidos del cuerpo: sangre, flema, bilis negra y bilis amarilla. Cuando la homeóstasis se interrumpía, es decir, se desequilibraban, sobrevenían las enfermedades cuya curación se trataba con purgas y sangrías que purificaban tanto en cuanto expulsaban del cuerpo parte de dichos líquidos. En este sentido las lágrimas se entendían como catarsis o liberación tal y como se explica en los tratados del médico navarro Huarte de San Juan o del humanista Juan Luis Vives, quien defendió que las lágrimas eran ‘humores destilados…’

Más tarde en el siglo XVII Descarte observó una serie de matices que relacionaban el llanto con otras reacciones del cuerpo. Por primera vez se mencionaron las emociones como mezcla de pasiones primarias (amor, odio, tristeza, dicha, asombro y deseo) mezcla que, dependiendo de las ‘pasiones’ que predominaran, podían derivar en personas más o menos lloronas. La novedad cartesiana fue observar en primicia las reacciones del cuerpo y de la mente no aisladas sino ligadas, relacionadas unas con otras. En esta dirección continuaron, posteriormente, los estudios de Darwin…

Otra cuestión no menos relevante que apostilla la relación causa-efecto del llanto se refiere a la composición química de las lágrimas. En general son compuestos acuosos con un pequeño porcentaje de proteínas, minerales, lípidos y enzimas que alteran dicha composición según la emoción que las origine. Así las lágrimas provocadas por el dolor o el sufrimiento no son químicamente exactas a las que se producen como consecuencia de la risa, la alegría o cuando cortamos una cebolla…

Ver el guardado automático

Por otro lado e independientemente del proceso fisiológico desencadenante del acto mismo del llanto, la sociología se ha encargado de analizar su interacción social o, dicho de otra manera, de cómo algunas emociones se convierten en ‘construcciones sociales’ y cómo pasan a formar parte del lenguaje visual y de la representación característica de determinadas sociedades tanto del pasado como actuales. Así las lágrimas han podido resultar tan efectivas para seducir como para convencer…Lágrimas para enamorar o para conmover… Y de ahí que durante siglos se haya regulado tácitamente cuándo es correcto y adecuado llorar, cuáles son los escenarios aptos o convenientes para representar públicamente el dolor o la excesiva alegría y a quiénes les está permitido o tolerado… A modo de ejemplo baste recordar a las plañideras que los antiguos romanos contrataban en los funerales y bodas, actos en los que llorar se consideraba una expresión de dolor o de dicha y felicidad. Otro ejemplo, en sentido  místico, sería la ‘transverberación de Santa Teresa” así como las visiones autobiográficas en el “Libro de la Vida” en el que las lágrimas tuvieron un papel destacado…En fin, resultaría demasiado largo y prolijo repasar cuanto se ha dicho y escrito sobre las lágrimas y el llanto a lo largo de la historia, así que acelero para detenerme en ejemplos concretos..

Mis palabras son mis lágrimas...escribió Samuel Beckett. Y tenía razón…Estoy segura que recuerdan el caso de la violación múltiple de aquella chica de Pamplona y también cómo la prensa y parte de la opinión pública comentaba sobre la conducta que se esperaba de ella, es decir, un estado de depresión, miedo, tristeza, abatimiento…De todo menos valentía y mantener la cabeza alta…Bien, ahí entraría el llanto como respuesta socialmente ‘esperable’ de una mujer ‘violada’. El llanto, por tanto, sigue estando regulado a través de acuerdos sociales tácitos.

Pero quizá uno de los ejemplos más claro los encontramos si retrocedemos hasta la época moderna (s. XVI al XVIII) tiempo en que el llanto, los sollozos y los gemidos fueron conductas determinantes en los relatos de mujeres en procesos de demandas de divorcio. Los tribunales consideraban las lágrimas como signos de evidente perturbación y dolor, emociones esperadas y deseadas por quienes juzgaban los hechos. Así, llorar en el momento adecuado se convertía en una estrategia de credibilidad. Es decir, que la narrativa más que ‘ser veraz’ debía ‘parecer veraz’. O lo que es lo mismo, el llanto constituyó para muchas mujeres una conducta que otorgaba o acentuaba su condición de honestas, bondadosas, abnegadas y, sobre todo, a-rre-pen-ti-das… Dejar correr una lágrima por la mejilla en el momento y lugar adecuado resultó ser altamente eficaz…Si, además, las palabras iban acompañadas de otros gesto, suspiros y palpitaciones con las manos colocada sobre el pecho, las posibilidades de ganar la defensa aumentaban…Pocas demandas de divorcio prosperaban pero estos comportamientos aprendidos, acordes a los valores imperantes en la sociedad de aquel tiempo, resultaron muy útiles y quedaron incorporados al imaginario femenino…

El llanto ha quedado asociado en la memoria colectiva a manifestaciones emocionales plausibles e incluso elogiables en determinados actos y espacios. No obstante y, volviendo a la teoría de los humores, las lágrimas, enraizada a los humores húmedos dominantes en la naturaleza de las mujeres, según dichas teorías han dejado su rastro en la subjetividad femenina y continúan siendo interpretadas como expresión propia de dicha condición, mientras que en los varones ha quedado relegado al ámbito de la más estricta privacidad… Nos guste o no, las lágrimas continúan siendo una categoría de análisis en nuestra sociedad actual cuyo contenido e interpretación difiere en las culturas orientales. No hace mucho leí en un artículo que la reina Letizia ha prohibido a sus hijas, entre otras cosas, que lloren en público, de ahí que casi siempre que aparecen ante las cámaras esbocen una espléndida sonrisa. Este autocontrol emocional viene de muy atrás pues, desde siempre, tanto los miembros de la monarquía como de la alta nobleza, por protocolo, están obligados a ser comedidos al expresar sus emociones tanto positivas como negativas…

En definitiva el llanto profundo nos permite desahogarnos y activa la función de las neurotrofinas (proteínas capaces de favorecer la plasticidad neuronal). Dicho de otra forma, el llanto es ‘reparador y terapeútico’. Favorece nuestro aprendizaje, nos ayuda a ser más creativos, resilientes, capaces de poner en marcha nuevas conductas que nos permitan adaptarnos mejor a nuestros entornos. En estos tiempos que corren el llanto es una emoción que ha pasado a primera fila por su poder para sanar y fortalecer nuestro maltrecho ánimo… Casi me atrevería a afirmar que ‘llorar también es de sabios…’

Nueva entrada en ‘Biografías’: Judith Kerr: la infancia arrebatada por Hitler

Pongamos que hablo de Madrid…

“Genéticamente el Covid, por lo visto, tiene algo que nos asemeja (a españoles y latinoamericanos), en cuanto a su virulencia en el organismo, es algo curioso que genéticamente nos ha unido mucho…” “Voy a montar un estudio muy potente, para que la Comunidad de Madrid sepa qué ha pasado, qué anticuerpos le deja a cada uno para poder protegernos de cara al otoño que viene, porque volverá el frío, y si hay alguna cepa podría volver a reproducirse”. (Perlas varias de Isabel Díaz Ayuso)
Imagen Internet

Hacía mucho tiempo que Madrid-capital no copaba tanta información ni había dado tanto que hablar hasta la fecha. Ya lo explicó su Presidenta: “Madrid es España dentro de España” y si todo va bien allí, bien nos irá al resto….Porque ¿qué es Madrid si no es España?… Así defendía Ayuso la singularidad de la capital tras la célebre reunión de ‘las banderas’ con Pedro Sánchez. Un encuentro lleno de gestos ante un escenario pleno de símbolos donde todo se pensó detalladamente, aunque no sirviera para nada…Con Ayuso, el nuevo verso suelto de los populares, Madrid está en boca de todos y goza de su capitalidad como nunca a pesar de (yo diría que gracias a…) las continuas transgresiones de su Presidenta que camina con el paso cambiado, quien sabe si a propósito, para captar la atención y ser el centro de todas las miradas al igual que su ciudad… Y así, contracorriente, con el viento en contra, Ayuso avanza con sus continuas quejas y en desacuerdo con el Gobierno…Sólo faltaba Filomena para que Madrid volviera a estar en el candelero y sus dirigentes la defiendan a capa y espada contra viento y marea…

La ciudad continúa vestida de blanco como si no quisiera renunciar a lucir sus mejores galas, sabiéndose el centro de todas las miradas y portada de las primeras páginas de la prensa nacional y alguna que otra extranjera. Muchos madrileños nunca habían visto así sus calles y plazas porque hacía más de 60 años que no caía semejante nevada. Vecinos y vecinas han salido para disfrutar su belleza, me temo que olvidando que seguimos bajo los efectos de la tercera ola que continúa imparable, devastando nuestra salud y reconcomiendo nuestros ánimos, ciertamente fríos en estos días…

Carreteras colapsadas, colegios e institutos cerrados y el 50% de sus calles sin limpiar… Y es que ni Almeida ni Ayuso habían oído las noticias que anunciaron el temporal días antes de su llegada por lo que no hubo previsión alguna, a pesar de lo cual ahora reclaman que Madrid sea declarada zona catastrófica. La lluvia de millones que esto supondría taparía algunos agujeros del consistorio que, recordemos, es el más endeudados de España en términos absolutos… Y, saldada la deuda, los populares se colgarían la medalla a la ‘mejor gestión’… Siento ser tan mal pensada pero es lo que la experiencia me ha enseñado…

Imagen Internet

Y en el impasse Casado, arremangado y pala en mano, se fotografió con aire de estar dispuesto a dejar la calle como los chorros del oro…!!Ah no!! Solo se hizo unas fotos y ‘pa casa’ que hace mucho frío…Los políticos saben de sobra que no esperamos ni necesitamos estos gestos sino colaboración, unión con el resto de partidos para remar juntos en la misma dirección y no enfangar todo, politizarlo y convertirlo en una campaña electoral que lleva años en marcha y que va para largo…Si pensáis que no nos damos cuenta o que no conocemos vuestras intenciones, es que sois bastante menos listos de lo que parecéis… Que os quede claro: no nos engañáis, es más, en ocasiones hacéis el ridículo…

A veces me da la sensación que el país funciona gracias a la inercia y la eficacia de sus trabajadores y no por sus dirigentes. Desde fuera se percibe un cierto caos y una constante confrontación entre las CC.AA y el Gobierno central. Como en el cuento del abuelo, el niño y el burro, se suba quien se suba al burro e incluso si no se sube nadie, siempre habrá una crítica destructiva en contra y no todos estarán de acuerdo…Y tanto fue el cántaro a la fuente que el Gobierno cedió competencias a las Autonomía que lo pedía a gritos, los mismos que ahora reclaman que cambien las tornas, es decir, que sea nuevamente el gobierno quien tome decisiones…Unos por otros y la casa sin barrer… Veamos: 1.- La aplicación del Ministerio de Sanidad, Radar COVID, ha sido un fracaso pues apenas detectó casos ¿por qué? Porque cada Comunidad hizo lo que le pareció. Allí donde se siguieron las indicaciones funcionó 2.- Las comunidades firmaron un macrocontrato para adquirir material sanitario con INGESA y ahora cada ‘reyezuelo en su taifa’ compra donde le conviene…. Madrid, es decir, Ayuso, porque Ayuso es Madrid y Madrid es Ayuso, desafía nuevamente al Gobierno incumpliendo este acuerdo y ya ha encargado EPIS y demás material a ‘otra empresa’ por valor de 1000 millones de euros, desoyendo la advertencia sobre posibles sanciones…Esta actitud también la han seguido otras Comunidades menos Valencia.

Y siguen las ‘ayusadas…’. 3.- Madrid es Madrid, tierra de ‘chulapos y chulapas…’ La ciudad que mantiene las medidas más laxas contra la pandemia y la que menos ha vacunado, se puso el mundo por montera y este fin de semana ha inoculado, porque sí, al personal sanitario jubilado del Hospital Clínico sin que la dirección de dicho centro tuviera conocimiento y supiera lo que sucedía por la Cadena SER…Luego se han excusado diciendo ‘que los han vacunado porque son voluntarios’ cosa que los mismos’voluntarios’ desmienten…En fin ¿a que al final Ayuso tendrá que ir de verdad al fin de mundo a por más vacunas, tal y como dijo…?

Sigo. 4.- La gran ‘ayusada’: el Zendal…Que digo yo que para ser un proyecto tan ambicioso poca propaganda le hacen sus promotores y quienes hablan de él no lo hacen para alabar su magnificencia sino para denunciar sus deficiencias, que son muchas y muy variadas…Incluso el sindicato CC.OO ha presentado el pasado mes de diciembre una denuncia por “inobservancia de las propuestas realizadas a nivel preventivo y de una conducta general de incumplimiento de las normas en materia de prevención de riesgos laborales”. Esto por no hablar de la amenaza de no volver a contratar a los profesionales que se nieguen a ser trasladados…

En fin, la que suscribe se ha prometido a sí misma una y otra vez, no escribir más sobre el tema pero me supera la exasperación, el juego sucio, las contradicciones, la falta de responsabilidad y eficacia de los gobernantes, el descaro con el que mienten y, a la par, niegan la mentira, la banalidad con la que nos tratan amparados en una impunidad bochornosa y el intento permanente de los poderosos por aprovecharse de la buena voluntad de una ciudadanía que contempla expectante este macabro espectáculo de cifras espeluznantes de infectados y fallecidos, porcentajes que escuchamos sin pestañear tal vez, y digo sólo tal vez, abrumados por la sobreinformación diaria…Tanto machaqueo parece habernos ‘inoculado’ a todos, sin excepción, otra especie de vacuna cuyos efectos nos han vuelto insensibles y fríos…

En estos tiempo de incertidumbres y miedos, no estaría de más volver la mirada hacia nuestros sabios filósofos… Personalmente hoy comparto estas dos citas: “Si me engañas una vez, tuya es la culpa; si me engañas dos, es mía” (Anaxágoras)…”La buena conciencia es la mejor almohada para dormir” (Sócrates)…Que así sea…

Puntuación: 1 de 5.

Nueva página de entrada en ‘Biografías’ : Vivir como una ‘reina…’

Vamos a contar mentiras tralará…

‘Salvar la Navidad’ ganó a ‘salvar la vida’, un auténtico despropósito. Como ciudadana de a pie estoy cansada de tanta milonga, de que me den coba y me tomen el pelo. Harta de que pretendan colgarse medallas que no les corresponden, que hablen y hablen sin decir nada, que se protejan unos a otros: hoy por tí, mañana por mí…
Fotografía: mp_dc

El día de Reyes pondrá el broche de oro a las Navidades de la covid…La estela de contagios, ingresos y fallecidos a consecuencia de esta celebración con la apertura de bares, centros comerciales, reuniones sociales, etc, etc serán visibles los próximos días. A partir de ahí comenzarán los golpes de pecho y entonaremos un mea culpa sin vuelta atrás porque, posiblemente, ya nos encontremos en los preludios de la temida tercera ola…

Hace un par de días, apenas unos minutos después de publicar el post anterior Enero, Graciela Pinto me escribía el siguiente comentario: Y en este remoto paisito del Sur, llamado Uruguay, estamos remontando la primera ola y aún sin alguien que quiera vendernos vacunas…demasiado pequeños para los grandes intereses del mundo…Después de leerlo comprendí que la mirada vertida sobre la pandemia y sobre las vacunas se me había quedado demasiada corta. Desgraciadamente la covid no solo concierne a Europa, ni siquiera sólo a Occidente. No. Esta vez es un problema mundial que afecta a la todos los países: grandes y pequeños, ricos y pobres…Decidí que no estaría de más ampliar el foco y mirar hacia ese ‘paisito’ con la curiosidad propia de quien lo desconoce y el respeto de quien se asoma a casa ajena…

El periódico El Observador me confirma lo que Graciela ha comentado: esta semana es clave en el tema de la vacunación y el gobierno mantiene conversaciones con farmacéuticas estadounidenses y alemanas…Leo en otro periódico, La Diaria, que una senadora del Partido Nacional (de centro derecha) ataca a Pepe Mugica por su falta de colaboración en el suministro de vacunas, dada la ‘presunta’ notoriedad y reconocimiento mundial del que goza el ex presidente… Muy cómodo culpar a quien ya no está… Aquí en España lo llamamos ‘la herencia de pasado’, una excusa muy recurrente para nuestros políticos… Es obvio que no poseo datos ni manejo información pero enseguida me doy cuenta que ‘allá como acá’ se trata de lo mismo: ‘mismo perro con diferente collar…’ Que unos por otros y la casa sin barrer, que los ‘poderosos’ parecen cortados por el mismo patrón… A continuación paso a leer en El País.com que el Gobierno negocia ‘cinco’ vacunas pero ninguna inminente. Y sin plan de vacunación ni vacunas, el Ministro de Sanidad se dispone a comparecer en el Parlamento…Se percibe descontento y desacuerdo en el seno del Ministerio…De paso, echo un vistazo al tema de las vacunas en el resto de países hispanos y, salvo los grandes, dan ganas de llorar…No comment

Y tras esta brevísima mirada hacia el país hermano se me ocurre pensar que somos afortunados por tener en casa las vacunas e irresponsables al no otorgarle la prioridad que merece a pesar de las fechas. ‘Salvar la Navidad’ ganó a ‘salvar la vida’, un auténtico despropósito. Como ciudadana de a pie estoy cansada de tanta milonga, de que me den coba y me tomen el pelo. Harta de que pretendan colgarse medallas que no les corresponden, que hablen y hablen sin decir nada, que se protejan unos a otros: hoy por tí, mañana por mí…

Primero nos hablaron del principio del fin de la pandemia luego de la vuelta a la vieja normalidad -como si fuera posible- después hicieron un recuento y un cálculo de probabilidades según el cual al final del verano estaría vacunada el 70% de la población…Se publicitaron todos los Gobiernos paseando por las redes y medios de información cientos de imágenes de Araceli Hidalgo, 96 años, primera persona inoculada en España lo mismo que hicieron en cada Comunidad…Y a partir de ahí bajón en el ritmo de vacunación interrumpido ex profeso por la Nochevieja, Año Nuevo y preámbulos de Reyes…No se contrató personal sanitario extra para sustituir a quienes disfrutaban sus merecidas de vacaciones… Y las redes sociales siempre atentas, oportunas e ingeniosas pusieron en circulación tablas de cálculos según las cuales, a este ritmo, se necesitarán años para alcanzar la inmunidad de rebaño…Y sinceramente, no todo es baladí, algo de verdad habrá, seguro…Ya lo dice el refrán: cuando el río suena…

Más mentiras. El pasado 23 de diciembre, la Comunidad de Madrid informaba sobre las dosis recibidas, desglosando el primer calendario de vacunación. La información se completaba diciendo: “Hoy el Consejo de Gobierno, y con carácter de emergencia, ha aprobado la contratación del suministro de jeringas con agujas para la administración de la vacuna para inmunización de la población frente al virus, por un importe total de 229.900 euros (IVA incluido)”. Pero enseguida la Presidenta Ayuso, como viene siendo habitual en ella, comenzó a difundir sus reproches al gobierno central por la gestión de las vacunas, quejándose -otra vez- por no haber recibido dosis suficientes. Primero dijo que contrataría rastreadores. No lo hizo. Luego comunicó haber creado 46 equipos para atender a las residencias de mayores más otros 22 que tenía en reserva, pero sólo ha vacunado al 6% y a continuación entrega la campaña de vacunación a la sanidad privada en detrimento de la pública a la que tiene totalmente descuidada…La señora Ayuso proclama ahora en Twitter que se ‘vacunará mañana, tarde y noche’ luego dirá que lo ha podido hacer gracias a la privada…Y mientras tanto, entretenidos en estas cuitas, poco se habla del famoso Hospital Zendal, el hospital de la pandemia, el referente del mundo mundial cuya inversión probablemente supere los 100 millones de euros aunque, en realidad, su coste final constituye una incógnita…

En fin Graciela, sólo me resta añadir que ‘acá como allá’ la transparencia brilla por su ausencia. “Los poderes fácticos pueden mucho” eso te contesté, por eso intentan distraernos con humo por aquí o fuegos artificiales por allá, para que no miremos en la dirección correcta… No les interesa que sepamos la verdad y prefieren que seamos ‘rebaño’ antes que ‘inmunes…’ Demasiados ‘intereses creados’… Y nadie hará nada porque quienes pueden no quieren y quienes quieren no pueden…Y efectivamente los peces grandes acabarán devorando a los pequeños ..¿Alguien da más?

Y sí, ‘resistiremos’…Mis mejores deseos para ese ‘paisito del sur…’

Enero…

Entró enero casi sin darnos cuenta y para comenzar tal y cómo acabó, con la covid de por medio, a punto de declararse la tan anunciada como temida ‘tercera ola’…
Fotografía: mp_dc

Hoy tengo 365 nuevas oportunidades.

Anónimo

Entró enero casi sin darnos cuenta para comenzar tal y cómo acabó, con la covid de por medio, a punto de declararse la tan anunciada como temida ‘tercera ola’…Llegó enero solapado, medio camuflado entre los últimos días de diciembre y tras varias borrascas que han vestido de blanco el norte de nuestro país. Frío y seco comenzó el segundo año bajo la amenaza del coronavirus y sus mutantes, una nueva cepa que, al parecer, afectó primero a los ingleses y ahora reaparece en el campo de Gibraltar obligando así al gobierno de la Junta, a cerrar algunas localidades para impedir su expansión desde Andalucía al resto de nuestra geografía. Mucho trabajo han dado los ingleses en esta zona antes y ahora a cuenta de ‘brexit’ y su fea costumbre de pactar in extremis, una estrategia que de momento les ha dado resultado. Así que sí hubo acuerdo. Al final los trabajadores andaluces podrán pasar al Peñón a trabajar, se eliminará la ‘verja’ y se abrirá un espacio Shengen controlado por España. El año comienza con una alianza que pretende ‘construir un espacio de confianza’ durante los cuatro primeros años, practicando medidas beneficiosas para ambos países. Así que, finalmente el 31 de diciembre, la población del Campo de Gibraltar cuya economía depende en gran parte de las actividades que llevan a cabo en la ‘Roca’, pudieron tomarse las uvas tranquilos al saber que sus trabajos estaban a salvos, al menos, de momento…

Y mientras aquí continuamos el toque de queda y diversas disposiciones según el estado de los contagios en cada territorio, Wuhan celebró en masa la entrada del 2021: “Tenemos derecho a disfrutar”, declaraba un joven, al tiempo que otros gritaban las ganas que tenían de recuperar el tiempo perdido…

Imagen Internet

‘Recuperar el tiempo’ es una sensación que muchos experimentamos aunque sea ilógica e imposible. El tiempo que pasó es irrecuperable pero todos entendemos qué quiere decir esa expresión. Basta mirar fotografías de Wuhan en Nochevieja para sentir que ‘recuperar el tiempo’ es lo que intentan. Vivir intensamente como si se pudiera vivir el doble para ponerse al día, como si no hubiera un mañana, como si hubiera lleggado el final y no quedarán más oportunidades… En fin, la imagen contagia entusiasmo y esperanza, ambas cosas nos harán falta para continuar transitando la pandemia porque, nos guste o no, aún queda mucho por delante. Al menos, esa es mi impresión…

Las cifras cantan. El primer día del año ya hemos rebasado los 83 millones de contagios con EE.UU a la cabeza y Trump agitando a sus seguidores para aguar la fiesta a su sucesor que jurará el cargo el próximo día 20. El espectáculo continúa. No creo que Trump cierre la boca hasta el final y después, con las manos libres, interferirá cuanto pueda -que será mucho- porque posee medios y acólitos de sobra para hacer ruido…

Por otro lado enero debería haber comenzado aquí en España, inoculando masivamente a mayores y sanitarios. Pero para nuestra vergüenza ya se ha ralentizado el calendario y han aparecido los primeros problemas de conservación. Tanto hablar de la responsabilidad ciudadana frente a las vacunas y parece que los mandamás de los ‘taifas’ no se dan cuenta que es el momento de tirar la casa por la ventana en lo que a sanidad concierne. Es imposible establecer un ritmo potente de vacunación, teniendo que desplazar sanitarios a las residencias de mayores, sin contratar más personal…Intentar atender la demanda con el déficit actual no cabe en cabeza de nadie…Pronto llegará la nueva la nueva remesa para las segundas dosis ¿estarán subsanados los problemas de almacenamiento frigoríficos? Ojalá…Menudo ridículo haríamos en Europa…

Preocupa el calendario y también el porcentaje de negacionistas que afirman no querer vacunarse, preocupación que crece aún más al hacer una lectura en ‘clave política’. Me explico. Según el análisis de los expertos (CIS) si plasmáramos sobre un diagrama de barras el grado de aceptación de la vacuna, crecerían las barras correspondientes a los simpatizantes de los partidos situados en los extremos del arco parlamentario, tanto a la derecha como a la izquierda, una polarización que encabezan VOX y la CUP. Los datos también confirman un aumento de población dispuesta a inocularse entre los votantes del gobierno de coalición, es decir, entre simpatizantes del PSOE y de UP.

Llama poderosamente la atención que apenas un 0,3% demande más información de carácter científico o se preocupe por el origen de la vacuna y en cambio muestre una fe ciega en determinados líderes políticos, negándose porque así lo dicen como máximos representantes. Este ‘aborregamiento’ asusta. Suena a adoctrinamiento y a considerar a los líderes investidos con cualidades que van más allá del carisma o la razón, más bien la ‘sin razón’ diría yo…Creer en alguien solo porque ese ‘alguien’ lo dice linda con la fe, esa que se define como ‘creer sin comprender’ que tanto han defendido los cristianos-católicos…Da que pensar que quienes se alinean con ideologías extremas decidan cuestiones de salud siguiendo criterios relacionados con la política y no con la ciencia o la salud, lo que para mí es algo así como confundir magnesia con gimnasia, churras con merinas o el culo con las témporas… Esta fe recuerda a la que otrora muchos tuvieron en Franco y en Hitler, admirados como hombres, adorados como dioses, ídolos caídos y enterrados en los libros de historia, los mismos que algunos pretenden resucitar…

Personalmente ‘enero’ asomó benévolo en la placidez del sueño de una noche que quise vivir ajena al festejo, a mi manera, como si el calendario no fuera conmigo porque si quiero o no celebrar que sea cuando me lo pida el cuerpo, cuando pueda ser y no cuando el almanaque aparezca tachado de rojo…

Así las cosas, con mi lista de propósitos y la agenda sobre mi mesa, me dispongo a vivir enero y el resto del año como buenamente pueda porque, a pesar del ruido de fondo, de las incertidumbres, las nostalgias y las ausencias…la vida sigue imparable su curso…

La otra cara de Angela Merkel…

A la mayoría impresionó la sensibilidad de la Canciller alemana en su discurso sobre la situación de la pandemia en Alemania y las medidas impuestas de cara a la Navidad…La empatía de Merkel ha desvelado su lado más humano y por ellos, más cercano a su pueblo… Quizá sea eso lo que se eche en falta de los políticos: menos formalismos y más humanidad…
Imagen Internet

Angela Merkel, 66 años. De soltera Angela Dorothea Kasner, doctora por la Universidad de Leipzig en física cuántica y miembro de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), desempeña las funciones de canciller federal desde 2005. A su llegada, Merkel no disfrazó su imagen de ‘mujer emancipada del ‘qué me pongo’ optando, a pesar de su coquetería, por un look que ha mantenido a lo largo de su trayectoria política, al que ha permanecido fiel y la ha identificado, apareciendo en público ataviada con pantalón y chaqueta de colores variados, pelo corto, ausencia de joyas y discreto maquillaje… Aunque al parecer y, según ha publicado la prensa, la canciller ha confesado tener una gran debilidad por los bolsos…

No obstante la política alemana no es tan fría como pueda parecer a tenor del vídeo de ayer en el que aparece una Ángela Merkel emocionada, con los ojos brillantes, mientras pronunciaba en el Bundestag un discurso en el que hacía balance sobre los efectos mortíferos de la pandemia al tiempo que pedía a los alemanes un esfuerzo más en estas fechas claves. Sus palabras y, sobre todo su actitud, nos han conmocionado a casi todos: “No puede ser que ahora antes de fiestas -afirmaba emocionada- tengamos muchos contactos y a continuación sea la última Navidad con los abuelos porque hemos desperdiciado la oportunidad de hacer algo”.

Y es que no estamos acostumbrados a ver a nuestros políticos como lo que son: seres humanos iguales a nosotros. Siempre parapetados en una oratoria poblada de términos administrativos y de palabras huecas que, nada más salir de sus bocas, se congelan en el aire. Sus expresiones suenan a consignas de partido o aparecen envueltas, en el mejor de los casos, en una compasión y sensibilidad que resultan demasiado tibias, pronunciadas por quienes parecen tener miedo a que su humanidad se interprete o confunda con debilidad…

Es de suponer que como todos, ellos también tienen familiares o amigos en otras comunidades o en el extranjero a quienes estén deseosos de ver y abrazar. Que sus preocupaciones no son sólo colectivas sino personales e individuales. Que tal vez estén asustados. Que puede ser que incluso hayan perdido a seres queridos, familiares y ‘allegados’, el término de la discordia que, dicho sea de paso viene al pelo, sin ningún género de dudas, para englobar a quienes conforman esa otra familia ficticia. Es decir, aquella a la que nos une un vínculo más allá de la sangre, mucho más fuerte e inquebrantable: el afecto…

Por eso la actitud de Merkel la hace más fuerte y su humanidad más digna, además de rompernos los esquemas de ‘dama de hierro’ o de mujer imperturbable a quien el poder ha despojado de todas aquellas virtudes que la acercan y la igualan a resto de mortales.

La democracia pregona que aquellos que son iguales en un aspecto son iguales en todos los demás

Aristóteles

Sabio, como siempre, el filósofo. Este debería ser el espíritu de todos lo políticos en general. Si así fuera, seguro que los ciudadanos seríamos más obedientes y disciplinados, más aún si cabe. Porque se predica con el ejemplo y aquí, en España, escasea lo paradigmático mientras prolifera lo corrupto acostumbrados, como estamos, a comprobar con frecuencia el uso y abuso de quienes están en el poder y aprovechan su posición para medrar y sacar ventaja: desde amañar alquileres de pisos de lujos en zonas privilegiadas a precios de barrio, pasando por usar las tarjetas black para pagar un miserable ticket de parking hasta evadir el pago de impuestos por parte de quien ha ocupado, nada más y nada menos, que la Jefatura del Estado (me refiero al Rey emérito). Así podríamos enumerar todo un elenco de personalidades, trabajadores por cuenta del Estado pagados con dinero público, a cual más corrupto, que han conseguido alejar cada vez más a los ciudadanos de a pie de quienes ocupan los diferentes ámbitos de poder, a consecuencia de lo cual se ha generado un clima de desconfianza y desafección generalizada en quienes nos gobiernan y en las Instituciones que presiden…

Por eso las lágrimas de Merkel nos tocan la fibra y es curioso que un simple gesto, apenas imperceptible, llame tanto la atención y ocupe las portadas de la prensa internacional. Prueba inequívoca de lo poco habitual que resulta ver a una política de tamaña dimensión mostrando su lado más humano, su naturaleza en su condición de mujer, hija, madre, hermana, esposa, amiga… Identidades que todos y todas construimos a lo largo de nuestras vidas a la que acompañan y atraviesan emociones diversas, entre ellas, la compasión, la benevolencia, la caridad, la empatía, el altruismo…Ninguna reñida y todas compatibles con el desempeño de la Presidencia de un país…

El poder no cambia a las personas, sólo revela quiénes verdaderamente son.

José Mujica

Un mundo raro …

Imagen: mp_dc

En nuestro país las cosas no van bien. El covid sigue haciendo estragos al tiempo que mina más y más nuestro ánimo, por lo menos el mío. A pesar de levantarme cada día haciendo la misma autoreflexión, poniendo en valor mi salud y cuanto tengo como capitales que me permiten vivir dignamente, sin estrecheces, con comodidades y la despensa llena, por no hablar de mis habilidades para llenar el tiempo con múltiples aficiones entre ellas este blog y gozar de la compañía incondicional de mi preciosa y querida galga que hace mi soledad menos sola… Aún así, llevo días de ‘encefalograma plano’, sumida en un estado a mitad de camino entre melancólico y triste. No puedo evitar pensar que vivir va más allá de estar viva al igual que morir trasciende el acto mismo de la muerte…

Entre lo posible y lo probable, entre lo que puedo y quiero, entre lo que deseo y no alcanzo, lo que tengo y lo que no tendré, lo que espero y desespero… En este océano de añoranzas, dudas e incertidumbres me dejo estar, me reconozco, me miro y me veo… Intento no bajar la guardia, mantener la mirada puesta en el horizonte anhelando otear tierra firme para sentirla bajo mis pies… Luego llega ese instante en que me recoloco, recupero la compostura y tomo las armas, cual guerrera, para que el covid no me quite más de lo que ya me ha quitado: compañía, proximidad, viajes, cine, teatro, amigos, ilusiones, abrazos, besos…Todo queda anotado por partida doble, en el ‘haber’ y en ‘debe’ para cuando sea posible saldar, al menos, una parte de la deuda…Mientras, vivo despacio aunque tenga prisa, intento recordar que, en esta ocasión, casi todo puede esperar y que, al margen de la salud, es difícil distinguir entre lo urgente, lo importante y lo necesario…Y siempre, como dice la canción, la sensación de venir de ‘un mundo raro’ porque casi nada es como era…y ahí lo dejo…

Finalmente, tras varios días de escrutinio (aún sin acabar) los medios de comunicación americanos pertinentes, anunciaron la ‘buena nueva’: Joe Biden es el 46 presidente electo de los EE.UU. Según dicen los expertos gana Europa -sobre todo Alemania- pierde Rusia y China comme ci, comme ça. La era Trump pasa a la historia aunque es seguro que no se marchará sin dar la batalla y montar algún que otro show tal y como nos tiene acostumbrados…Nunca una elecciones habían generado tanta expectación e incertidumbre más allá de las propias fronteras, o eso me parece a mí, tal vez porque nunca antes alguien tan ‘peculiar’ había alcanzado una presidencia del calibre de los EE.UU. Y es que Trump ha logrado transformar a ‘la persona en el personaje’ hasta el punto de no diferenciarse. Resulta harto difícil saber dónde acaba una y comienza el otro porque ambos comparten la escena en la representación de una parodia que se inició el mismo día en el que salió elegido. Por eso, aunque se vaya se queda y su sombra permanecerá en la sociedad americana a la que, hoy por hoy, ha conseguido dividir y confrontar. A Trump no se le puede negar la creación de un estilo de gobierno, el Trumpismo, sustentado en las redes, en las falsas noticias, en verdades sospechosas de no serlo, en mentiras difíciles de probar … Una gobernanza que ha promovido un descarado nepotismo, una tramposa manera de manejar las instituciones en favor propio que, no obstante, ha arrastrado tras de sí a parte de una sociedad diversa, multicultural y multirracial a pesar de su evidente misoginia y xenofobia. Así que bienvenido sea Joe Bidem, a quien de entrada hay que agradecer su talante conciliador, sus buenos, educados y sosegados -modales que contrastan con la actitud beligerante, agresiva, soberbia e iracunda de su oponente- que transmiten una calma, sosiego y prudencia que los americanos y el mundo entero agradece y necesita en estos tiempos que corren. Habrá que esperar…