La vida también es sueño…

Y podrás conocerte recordando del pasado soñar los turbios lienzos, en este día triste en que caminas con los ojos abiertos… De toda la memoria, sólo vale el don preclaro de evocar los sueños…(Antonio Machado)
Fotografía: mp_dc

No. La entrada no va sobre el Auto Sacramental de don Pedro Calderón de la Barca o el monólogo de Segismundo sobre el que ya escribí en otra ocasión… Esta vez se trata del sueño como acto de fantasear despierto o como hecho cotidiano de dormir, más que un hábito una necesidad fisiológica propia de nuestra naturaleza. Por muy raro que nos parezca, estas acciones han sufrido modificaciones con el devenir de los tiempos…

No obstante la palabra ‘sueño’ no sólo hace referencia a la necesidad de ‘reposo’ intrínseca a los seres sintientes animales o humanos sino que también significa «deseo, ideal, aspiración, anhelo, fantasía, utopía, quimera, imagen, visión…» Escritores y poetas han dedicado poemas a los sueños: Machado, Neruda, Becquer, Borges… Los sueños, en calidad de adjetivo, dieron lugar al universo de lo ‘onírico’, es decir, de todo lo relativo al sueño como fantasía, como parte del mundo de lo irreal, de lo imaginado o ‘soñado’. De ahí que la expresión ‘onírico’ en el contexto literario, se observe para demostrar que los sueños de los diferentes personajes reflejan en realidad a los propios autores.

El académico francés Roger Caillois consideraba que pasamos la mitad de nuestra vida soñándonos, imaginando ficciones libres de censura en las que que no sentimos temores y sí deseos…Demasiado tiempo como para que algo no llegue a colarse por cualquier fisura en nuestra vida real… Idea que se desliza en una selección de cuentos breves, Poder del sueño, obra que «el gran sociólogo del imaginario humano» legó para la posteridad… Así que sí. A veces ‘fantaseamos’ durante la vigilia lo que más deseamos y por eso durante las horas de reposo los sueños se prolongan y se proyectan, a veces, de tal manera que parecen absolutamente reales…

Freud, padre del psicoanálisis, habló del pensamiento onírico, similar a los que tiene el ser humano cuando se encuentra consciente «con la diferencia que los pensamientos oníricos son aquellos que se encuentran en el inconsciente. Por lo tanto, los sueños son pensamientos aleatorios del subconsciente humano.»

Finalmente el budista Leizi, habló de la existencia de tres reinos: el de Gumang no se distingue el día de la noche, quienes lo habitan duermen y solo despiertan cada cincuenta días por lo que confunden lo verdadero con lo que sueñan, mientras creen que es falso lo que ven despiertos…El reino del Medio donde existe el equilibrio entre lo oscuro y lo luminoso, la moral y la ley. Aquí lo que se hace durante el día se considera real; y engañoso lo que se ve durante el sueño. Fuluo es el tercer reino y en él el resplandor del sol y la luna brillan constantemente. Según Leizi, «el temperamento de sus habitantes es duro y cruel. Los fuertes oprimen a los débiles; en él se honra a los vencedores sin preocuparse de la justicia. No hacen más que moverse, sin descansar nunca, no hacen más que velar y no duermen jamás». ¿Les resulta familiar? A mi sí…

Pero volviendo al sueño como reposo, según se puede comprobar y en calidad de hábito se ha ido modificando al igual que la alimentación, el vestido, la vida social, las fuentes de energía…Por eso resulta es tan interesante revisar el pasado, conocerlo, para comprender por qué hoy vivimos como vivimos y no de otra manera.

Diversas culturas han influido en el concepto actual sobre el ‘descanso’. Los romanos nos legaron ‘la hora sexta’. Ni más ni menos que la hora central del día, la más calurosa. Hemos de recordar que los romanos dividieron el día en doce horas cuyo comienzo dependía de la luz y de la época del año. De ahí que no se distribuyeran igual en invierno que en verano… La hora sexta, la siesta, era la elegida para parar las actividades y hacer un descanso. Posteriormente, allá por el siglo V d. C. San Benito de Nursia, fundador de los benedictinos, implantó en sus famosas Reglas ‘guardar reposo y silencio durante ‘la hora sexta’. Norma que se extendió hacia el resto de los mortales, hoy convertida en  nuestra siesta tradicional, esa que algunos no perdonan…

En la actualidad, con el ritmo vertiginoso de vida que todos, más o menos llevamos, parece que ‘dormir del tirón’ sea la regla de oro del buen dormir.  No obstante no siempre ha sido así. Nuestros antepasados del medioevo dormían de otra manera. De hecho, lo normal era dormir en dos fases, despertando en mitad de la noche algo que se consideró natural hasta el siglo XIX que marcó en inicio de un cambio en los hábitos del sueño…

Entre los romanos y nosotros media un gran espacio de tiempo durante el cual se impusieron los hábitos del medioevo en lo que al sueño de refiere. No obstante, hemos de entender algunas claves de esta época para comprender por qué entonces el sueño se efectuaba en dos tiempos. Me explico: el profesor Roger Ekirch realizó un estudio sobre el sueño y concluyó que presenta dos etapas. Una primera de cuatro o cinco horas tras las cuáles despertaríamos de manera natural y podríamos realizar diversas tareas durante dos o tres horas además de ingerir alimentos.  A continuación volveríamos a dormir la segunda fase hasta completar el ciclo total del sueño… Este fue el resultado de un ensayo efectuado sin condicionamientos externos que obligasen a dormir durante un periodo concreto de tiempo.

El estudio de Ekirch sobre el sueño en la Edad Media también  señalaba la costumbre de dormir en camas separadas en las que se dormía en un lapso de doce horas separadas por dos o tres vigilias aprovechadas para leer, rezar, escribir o charlar (buena costumbre). Otros, en cambio, dormían solo tres o cuatro horas de noche y una larga siesta de día… Estos hábitos no solo fueron habituales en Europa sino también en Asia y Australia.

Está claro que nosotros no podríamos dormir de esa manera aunque la ciencia médica haya demostrado su eficacia y se haya alineado con esta teoría. La revolución industrial, la invención de la luz artificial y la creación de turnos de trabajo diurnos y nocturnos en las grandes fábricas consolidó una forma de vida regida por los horarios laborales y no al revés, como había sido hasta entonces…

Sobre los sueños-ficciones-aspiraciones-metas circulan opiniones para todos los gustos…Mercutio, personaje de la obra de William Shakespeare «Romeo y Julieta», habla de los sueños como nada más que fantasías «hijas de un cerebro ocioso…» No estoy de acuerdo…Algunos sueños, algunas veces -pocas- se hacen realidad aunque sea a duras penas y, en mi opinión, en oposición a Mercutio, es decir: a consecuencia de tener un cerebro absolutamente inquieto…

Historia de una ‘perla’: La Peregrina…

La Perla Peregrina es una perla de tamaño y forma inusual, considerada una de las gemas más valiosas y legendarias de la historia de Europa…
Fotografía: mp_dc

Esta ‘pensadora’ se ha declarado en diversas ocasiones una mujer de preámbulos, de prólogos, de previos, de víspera y de rituales… Tal vez por eso y, por aquello de intentar ser coherente, también me reconozco persona de conclusiones, de epílogos, de  compendios, de colofón final…Habitual a las listas, a los posit y a los recordatorios, también suelo escribir, de puño y letra, toda una declaración de intenciones antes de comenzar el nuevo año…Una costumbre que se ha vuelto tradición por aquello de que ‘lo escrito, escrito está’ según afirmaron los sabios griegos y que ‘las palabras se las lleva el viento…’ Así que concluida la reflexión y valorados mis logros, pocos aunque firmes, conseguidos a lo largo del 2021, me dispongo a continuar con el reto de escribir en este blog aunque solo sea para unos pocos bien avenidos…

Quisiera estrenar el año con una entrada diferente, afirmando que por fin gozamos de un panorama menos tóxico, que nuestros políticos continúan mostrándose ambiciosos sí, pero virando hacia la integridad y que aquello que se dijo al principio de la pandemia que se convirtió en una máxima muy repetida «la crisis nos hará mejor a todos», comienza a mostrar sus primeros frutos. Pero no. Comenzamos justo donde lo dejamos. Nada ha cambiado, todo sigue igual…Y aunque la actualidad viene cargadita de sucesos hoy me voy a detener en uno por lo anecdótico: la ‘perla peregrina’ que cayó desde el cuello de doña Letizia…Hasta ese momento la perla tiene una larga historia que intentaré resumir…

La anécdota aconteció en el marco de la celebración de la tradicional Pascua Militar presidida por los Reyes, con ambos ataviados para la ocasión. La Reina vestía de largo con chaquetón de piel que adornaba con la que parece ser una de sus joyas favoritas: la peregrina. Joya que cayó al suelo tras un leve movimiento y que de inmediato don Felipe se apresuró a recoger del suelo para después depositar en su mano… La escena ha sido muy repetida en todas las noticias de la TV y ha despertado la curiosidad acerca de la historia que precede a la conocida perla….Y es que ‘la peregrina’ cuenta con una larga tradición entre las mujeres de la realeza desde que Felipe II la regalara a su esposa y pasara así a formar parte de la Corona. De su historia habla largo y tendido la novela de Carmen Posadas’ publicada por Espasa en 2020: La leyenda de la Peregrina.

Hay quienes creen que cuando sus egos se unen a determinadas personas permanecen ligadas a ellas para siempre, incluso más allá de la muerte. El vínculo que se crea trasciende más allá de lo físico y por eso las almas se cosen con un hilo inquebrantable que puede sufrir alguna fisura tras tensionarse al extremo, porque nadie es perfecto aunque, en ningún caso llegará romperse en dos…Y es que la argamasa del amor compartido a lo largo del tiempo lo repara aunque deje una marca o cicatriz que siempre lo recuerde…

Así de unidos viajaban los egos en la bodega del galeón que atravesaba el Atlántico. Todos hacinados, sudorosos y hambrientos a la espera de un destino común que pasaba por la venta pública en el mercado cual bestias de carga, y de ahí a trabajar de por vida bajo las órdenes de sus nuevos amos… Para los jóvenes el final de su trayecto fue el conocido Archipiélago de las Perlas en lado oeste del istmo de Panamá… En aquellas aguas se sumergían a diario grupos de jóvenes esclavos con el cometido de encontrar las codiciadas perlas para satisfacer la codicia de sus amor y obtener así una ración de comida extra…

Y fue allí comenzó la historia de esta joya el día que un joven esclavo africano se sumergió y la extrajo de aquellas aguas panameñas en el año del Señor de 1515…El hallazgo de semejante pieza cambió el curso de su vida pues le valió la libertad.

Y ahí comenzó el viaje de La Peregrina, una perla considerada única en el mundo por su forma de lágrima, su brillo y su color nacarado. Y de ahí su nombre pues el término, además de ‘penitente, viajero, romero o caminante’ también significa ‘singular, exótico, extraordinario e insólito…’ Calificativos que definen las características de dicha joya. El amo del esclavo la vendió a un señor principal y años más tarde la compró Diego de Tébez, aguacil de Panamá, quien ofreció la pieza a Felipe II que tras ordenar fuera prendida de un broche junto con el famoso diamante “El Estanque”, (una piedra preciosa con forma de cuadrado y azul cerado) la entregó como presente a su esposa María Tudor.

Otras versiones de la historia consideran que la perla es más antigua y que pudo ser entregada a los españoles en señal de vasallaje por el cacique de la Isla de las Perlas (Panamá) en el año de 1515 y después comprada por un comerciante español al que a su vez se la compró un gobernador con la intención de regalársela a su esposa. Después de dieciséis años la vendió a Isabel I de Portugal, esposa de Carlos I llegando como herencia a su hijo Felipe II.

Sea como fuere, la perla ha sido lucida por las sucesivas reinas que ocuparon el trono español convirtiéndose en un preciado objeto de deseo de la realeza de la época. Entre quienes la exhibieron se cuentan Margarita de Austria-Estiria, retratada por Velázquez adornada con la joya, Isabel de Borbón, María Luisa de Parma… Según cuentan algunos La Peregrina formó parte de la Corona española hasta 1808, fecha en la que se produjo la invasión napoleónica y el reinado de José Bonaparte que se apropió de la joya y se la envió a su esposa Julia Clary a París. Años después cuando perdió el trono español y el matrimonio se separó, la perla viajó a EE.UU como regalo para su amante hasta que regresó nuevamente a Europa y la dejó a su heredero Napoleón III…Fue este último quien debió venderla hacia 1848 al marqués de Abercorn, cuya esposa la lució en París durante un baile de las Tullerías. Pasado el tiempo, en 1969, La Peregrina” salió a subasta por la firma Parke Bernet de Nueva York, subasta a la que asistió don Alfonso de Borbón Dampierre, que pujó por ella para regalársela a su abuela Victoria Eugenia. Pero finalmente el lote fue adquirido por valor de 37.000 dólares por el actor Richard Burton, quien se lo regaló a la también actriz Liz Taylor, de la que por entonces estaba enamorado…

El viaje de La Peregrina tocaba su fin en diciembre de 2011, fecha en la que se vendió de nuevo como parte de la subasta de joyas que Christie’s organizó tras la muerte de Liz Taylor y en la que un comprador desconocido pujó 11,8 millones de dólares por ella hasta conseguirla. Si fue devuelta la perla a la Corona Española por una mano mágica aquel mismo año no se sabe…Pero de no ser así cabe la posibilidad de que la perla que lució doña Letizia no sea sino un réplica… También existen versiones a este respecto…

Sea como fuere en esa larga trayectoria se observa un vacío que intento llenar acudiendo a Pilar Eyre, Periodista y escritora especializada en la Monarquía Española. En su opinión «doña María de Borbón le entregó ‘La Peregrina’ en 1977 a la actual reina emérita, coincidiendo con la abdicación de su marido don Juan de Borbón. Ambas procedían en el palacio de la Zarzuela a «la sobria ceremonia» de recepción de las ‘joyas de pasar’, cuando la madre de don Juan Carlos le entregó una bolsita de terciopelo». De ser así, la peregrina que cayó del cuello de la actual Reina sería la auténtica perla encontrada por aquel esclavo que se sumergió hace 500 años en las aguas del archipiélago panameño… El mismo que unió su ego a otro ego en una historia que seguro duró ‘mucho’ y para ‘siempre…’

«Aprendiendo…»

«Si nadie me lo pregunta, lo sé; si me lo preguntan y quiero explicarlo, ya no lo sé.» (San Agustín)Y si San Agustín no supo, yo tampoco…
Fotografía: mp_dc

“Después de un tiempo,
una aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano y encadenar un alma,
y una aprende que el amor no significa acostarse
y una compañía no significa seguridad,
y una empieza a aprender…

Que los besos no son contratos
y los regalos no son promesas,
y una empieza a aceptar sus derrotas
con la cabeza alta y los ojos abiertos,
y una aprende a construir
todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana
es demasiado inseguro para planes…
y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo
una aprende que si es demasiado,
hasta el calor del sol quema.
Así que una planta su propio jardín
y decora su propia alma,
en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Y una aprende
que realmente puede aguantar,
que una realmente es fuerte,
que una realmente vale,
y una aprende y aprende…
y con cada día una aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro
significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Y comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos,
sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad,
irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Y entiendes que los verdaderos amigos son contados,
y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira
pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vid, que disculpar cualquiera lo hace,
pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente,
muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

Y te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos,
algún día llorarás por aquellos que dejaste ir porque cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible… Que el que humilla o desprecia a un ser humano,
tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado.

Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy,
porque el terreno del mañana es demasiado incierto para hacer planes y que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen
ocasionará que al final no sean como esperabas.

Y te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro,
sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas,
decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo,
ante una tumba, ya no tiene ningún sentido.

Pero desafortunadamente,
solo con el tiempo…”

Nota 1.- El poema es del gran Borges… Cada vez que lo leo pienso que probablemente lo escribió en el momento de mayor lucidez y sabiduría… Lo transcribo en femenino para identificarme… Me reconozco en esa misma reflexión conforme recorro el largo sendero de la vida, aunque ni de lejos alcanzo tanta plenitud ni clarividencia…

Nota 2.- A punto de concluir el año y, a pesar del desgaste de la pandemia, en el plano personal aunque ha habido de todo, también he disfrutado de momentos cálidos y dulces en los que compartí una memoria llena de recuerdos pasados. Es agradable poder decir a alguien: ¿te acuerdas cuándo…? También me dolió perder a una compañera muy querida…Aún así me doy cuenta que mi corazón permanece abierto a la vida, a pesar de todos los desastres vividos…Y entonces comprendo que el nuevo año representa una nueva oportunidad…

Nota 3.- El recuerdo del ‘Guardián’ perdura en el alma como una marca indeleble… La foto de la cabecera la hice hace ya tiempo en un lugar muy cerca de casa conocido como La Punta del Boquerón. Una lengua de arena con forma de cabeza de boquerón, cuya punta señala hacia el Castillo de Sancti Petri… A pesar de la escasa distancia que separa ambas orillas (la Playa y la Punta, cada una en el término de su ciudad) es mínima y solo se puede cruzar, desde donde vivo, en barco o nadando si tienes experiencia… Así que crucé en una pequeña embarcación que contraté previamente. Tan solo a unos metros, tan lejos pero tan cerca, esta playa me transporta ¿Quién necesita ir al Caribe? Me dijo una vez una amiga…Y es verdad. Este es un lugar paradisíaco, una costa casi salvaje de arenas blancas y finas desde dónde se puede contemplar la inmensidad y la belleza del Atlántico y observar el ‘punto mágico’ donde otrora llegaron los fenicios para fundar (según parece demostrar una tesis doctoral aun en curso) el Templo del Melqart, allá por el 1.100 a. de C… Tras caminar un trecho observé de lejos a este señor sentado sobre una duna que, a su vez, cubre casi la mitad un antiguo bunker medio derruido, cuya apariencia improvisa un paisaje un tanto dantesco, propio de películas de la Guerra Mundial…Y allí sentado me pareció sereno, tranquilo, como si su única misión en la vida no consistiera en otra cosa que otear a su alrededor, contemplativo, iluminado, ajeno… Como rendido al paso del tiempo…Y entonces pensé: somos tiempo…

Y hasta aquí vine aquel fatídico día portando entre mis manos los restos del ‘Guardián’, o eso decía un pequeño letrero plateado con su nombre escrito en negro que yo miraba fijamente, leyéndolo y releyéndolo una y otra vez…A estas aguas lo trajimos para que descansara libre ya de todo sufrimiento. Y todo su ser se esparció desde la superficie hasta el fondo de este mar aquel soleado día de febrero, quieto, calmo y sereno, como si una bondad suprema hubiera calmado la marea para recibirle….Una serenidad apenas rota por el rítmico susurro de un tímido oleaje que moría en la orilla, al tiempo que arrastraba y mecía lentamente las rosas blancas con aroma a despedida… Las flores del tiempo que duró su vida y en cada una de ellas, prendida, trocitos de la mía lo acompañaron en un transito hacia algún lugar o, quien sabe, si a ninguna parte… Desde entonces imagino que es aquí donde el alma del Guardián navega, sin prisa pero sin pausa, en un eterno viaje sin regreso…

Y es de aquí, de este lugar, de donde procedo, de aquellos que fundaron Melqart, mis más lejanos ancestros… Y es aquí donde volveré para descansar cuando me toque…Y pienso otra vez: Tiempo. Somos tiempo… Y mientras pasa, espero, subsisto, permanezco, vivo… O sea: ‘Aprendo…’

Punta del Boquerón. Fotografía: mp_dc

Con el corazón helado…

“La Expectativa de felicidad es más intensa que la propia felicidad, pero el dolor de una derrota consumada supera siempre la intensidad prevista en sus peores cálculos.” (El corazón helado. Almudena Grandes)
Fotografía: mp_dc
Pau Casals: El cant dels ocells 

La semana pasada resultó aciaga y triste. Nada más comenzar el lunes, supe de la muerte de una compañera muy querida tras resultar derrotada en la batalla que, desde hacía más de un año, había estado librando contra el cáncer. Maestra, mentora y después colega con la que colaboré durante dos décadas y con quien tuve la suerte de compartir numerosos eventos y sucesivos encuentros en su despacho de la Facultad. Fue precisamente en este espacio donde, con el tiempo y al calor de los intercambios académicos, se fraguó una relación a nivel personal en la que compartimos retazos de vida que, enseguida, dieron paso a los afectos, en plural, como a ella le gustaba llamarlos…Académica y reconocida historiadora con una larga trayectoria investigadora, dotada de una gran calidad humana a quien echaré de menos…

Y así han pasado los días: haciendo memoria, recordando… Porque una muerte lleva a otra y a otra y a la de todos nuestros muertos… Así, con esa tormenta instalada sobre mi cabeza por momentos descargando lluvia, rayos o truenos…Días de frio que me desencajaron el alma, me removieron las entrañas y me helaron el corazón…

Gracias por tanto amiga mía. Descansa en paz…

Y con esta sensación, un poco tocada en el plano personal, por si no era bastante no quedó ahí la cosa. Y el domingo, apenas unas horas después de publicar la última entrada, cuyo primer párrafo hace referencia al penúltimo artículo de Almudena Grandes, recibí la trágica noticia de su muerte. Me supo mal haberla mencionado desconociendo tal consideración, sin rememorar su trayectoria literaria, ni afirmar que ha sido, es y será una de mis escritoras favoritas, ni comentar las sinergias que me acercaban a ella como mujer republicana, feminista y roja…Y, aunque suelo leer su columna quincenal  ‘Escalera interior’ en El País, se me había pasado por alto aquel en el que desvelaba su enfermedad…Supongo que a mí, como a otros tantos lectores que ignorábamos su enfermedad y, sobre todo, el estadio avanzado en el que se encontraba, el suceso primero nos dejó sin palabras, estupefactos, aturdidos e  impresionados y, luego, nos unió en un sentimiento común de tristeza y de pérdida…

Madrileña de pura cepa, la escritora se prendó de Cádiz desde que llegó por primera vez (a ella le gustaba contar la anécdota de cuando fue a comprar pescado a un mercado…). No podía ser de otra manera. Cádiz ha sido tierra de insumisos e insurrectos cuya historia cuenta en su haber con un amplio historial de pronunciamientos militares, insurrecciones campesinas y levantamientos varios contra la monarquía absolutista. Y para rematar fue aquí, en la capital, dónde se reunieron (1812) los intelectuales de la época para redactar la primera Constitución Española -«La Pepa»- que convirtió a la ciudad en la ‘cuna de la libertad’.

Por eso la escritora se sentía como ‘en su casa’ y se quedó aquí para ser una más. Y por eso Cádiz la acogió con este estilo tan singular, tan nuestro y lo hizo para siempre e incondicionalmente… Porque son muchos los madrileños que vienen a esta tierra. Aves de paso, temporeros de verano que llegan con la piel blanca y se van morenos sí, pero sin pena ni gloria, sin echar el ancla, ni quedarse varados como hizo ella en la ciudad de Rota, la misma que estos días lloró su pérdida al compás de Javier Ruibal que le cantó a capella Toito Cai entre vinos y croquetas, al más puro estilo de la Grandes…

Un conocido y sabio refrán popular dice: ‘donde fueres haz lo que vieres’ y eso hizo la autora. Como Julio César en la Galia ella ‘llegó, vio y venció’. Aprendió los vientos, los sintió, los vivió y experimentó sus efectos en propias carnes…El levante y el poniente presiden, condicionan y dirigen nuestras vidas. El primero nos envuelve en un halo de locura pasajera, nos altera el ánimo, nos fatiga, nos vuelve perezosos y lentos…El segundo, reparador a todas luces, nos arranca del letargo con un chute de energía que nos torna diligentes y rápidos a la par que nos devuelve ese sentido del humor que, en general, nos caracteriza… Y aquí, en este rincón del Sur, al socaire de sus vientos y al ritmo de sus mares y mareas, Almudena Grandes encontró la inspiración para su conocida y exitosa  novela,  Los aires difíciles. Todos sabemos de sus ideales como anticlerical confesa así como también que profesaba un credo humanista que proclamaba la justicia, la libertad y la igualdad… Tal vez por estas adhesiones, estos mismos aires –esta vez aún más difíciles- tal vez, pienso, hayan impulsado su alma allá donde quiera que haya ido. Y en el tránsito seguro que hizo parada en algún lugar divertido, de buen beber y mejor yantar, donde aguardará hasta que vayan llegando (cuando a cada uno/a le toque) su compañero de vida y el resto de integrantes del afamado ‘Club de Rota’, para decidir juntos dónde ir y celebrar todos y para siempre una tertulia sin fin en la que no falten buenos caldos y exquisitas viandas…

Gracias por tu magnífico legado…

Y tiro nuevamente del refranero esta vez para citar ese otro que dice: ‘ni son todos los que están, ni están todos los que son’, lo que menciono por aquello de las ‘ausencia oficiales’ en su sepelio y entierro. A lo que añado de mi cosecha: ni falta que hizo…

A la escritora la despidieron los suyos, los que la querían y admiraban. Desde su círculo más íntimo y familiar, a los amigos, conocidos y, finalmente, los lectores anónimos que asistieron portando banderas republicanas, del Athletic Club de Futbol, rosas y diferentes ejemplares de su nutrida obra. Vitorearon su nombre y alzaron en alto sus libros tal y como ocurrió en Portugal tras la muerte de Saramago…Estuvieron los suyos…

A quienes no estuvieron, mejor dicho, a quienes no quisieron estar, simplemente decirles (de mi propia cosecha) que probablemente no se les echó de menos, aunque la falta de representación oficial por parte del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid denota desconsideración, falta de empatía, mala educación y poco respeto. Si lo pienso bien, una actitud frecuente aunque incoherente viniendo de quienes suelen ser los primeros en entonar el mea culpa o defender la vida…Los mismos que cumplen con el precepto dominical, asisten a misa por el Dictador o lucen medallas o medallitas en la Catedral de la Almudena…La ‘derechita’ -más cobarde que nunca- se ha aliado con la ‘derechona valiente’ y envalentonada, a la que Ayuso parece haber entregado ‘copia de las lleves’ de la ciudad de Madrid. Un gesto de confianza a cambio de apoyar los presupuestos y con ello asegurar su mandato.

Y de aquellos polvos estos lodos…Desde ahora en adelante las derechas negarán cualquier propuesta de la izquierda, sea cual fuere, incluso la de otorgar a la escritora los reconocimientos que merece que, sin embargo, sí les han sido reconocidos en esta, su segunda casa…

Sit tibi terra levis...Que la tierra te sea leve…

Los nuevos liderazgos femeninos de las derechas…

Las nuevas líderes de la derecha son juveniles, atractivas, brillantes y, sobre todo, malas. Caerán bien, caerán mal, pero suponen uno de los aspectos más interesantes de la política española actual…(Almudena Grandes).
Mujer (boceto): ICF

El artículo de opinión de Almudena Grandes de esta semana en El País no tiene desperdicio…La autora, con esa pulcritud y sentido del humor que la caracteriza, ha sabido seleccionar las palabras exactas para decirlo todo en apenas unas pocas líneas, en las que sintetiza, con gracias e ironía, una realidad a la que, tal vez, poca gente presta atención: las derechas evolucionan hacia un nuevo paradigma de liderazgo femenino según el cual las mujeres se descubren mucho más atrevidas, desafiantes, farrucas y bastante menos comedidas, sumisas o discretas… La reflexión y agudeza de verbo de la escritora por descontado, muy por encima de quien suscribe, despertó e inspiró mis propias consideraciones. Y, desde luego, es un hecho destacable que entre Loyola de Palacios, la primera mujer Ministra de Agricultura con el todopoderoso Aznar y Cayetana Álvarez de Toledo, Ayuso o Macarena Olona media un abismo, mucha rivalidad y una enorme maldad política..

Para empezar la representación y participación de las féminas en el organigrama del Estado ha variado bastante y hemos pasado del 19% del primer gobierno de Aznar al 61% en el actual de Sánchez. Una apreciación cuantitativa que mejora aún más si se matiza cualitativamente pues, los primeros ministerios detentados por ellas, guardaban una estrecha relación con los denominados ‘saberes’ propios de género (Educación, Cultura, Medio Ambiente…) a diferencia de las actuales ministras que ocupan carteras de enjundia tales como Economía, Hacienda, Trabajo, Ciencia…Que no digo yo que estos nombramientos no lleven una dosis de intencionalidad electoralista, pero no cabe duda que el cambio es evidente y que las voces forman un coro donde la paridad se evidencia e incluso, llegado el momento, se decanta por una mayoría en favor de las féminas sin complejo…

Este protagonismo femenino siempre ha sido propio de la izquierda, de su idiosincrasia. En sus filas se libraron y se libran las grandes batallas por la igualdad, se han reivindicado derechos y abierto espacios para múltiples debates, algunos de los cuales ya son historia. No obstante, de un tiempo a esta parte, las ‘políticas’ (femenino de ‘políticos’) de la ‘derecha’ parece que han roto moldes, ganando en representación numérica y exposición pública, tanto en el ámbito nacional como autonómico y municipal, con mayor o menor relevancia y acierto.

Cuando recuerdo a la ex Ministra de Sanidad, Ana Matos (por no remontarme mucho más atrás) y a continuación escucho a Cuca Gamarra, pienso: algo está cambiando en la derecha… Si se trata de Macarena Olona o Rocío Monasterio, de quienes no diré nada para no dar pábulo ni protagonismo a la extrema recién llegada, la cosa queda mucho más clara y me da por mal-pensar que los clichés fabricados por ambas derechas están pensados para inspirar a una parte importante de su electorado: mujeres conservadoras, intelectualmente brillantes (al menos en la superficie), envueltas en una pátina de pseudomodernidad en la que puedan verse reflejadas tanto las jóvenes como las de mediana edad y las mayores, cuyos ideales continúan encarnando. O sea, algo así como ir arreglada pero informal… Tradicionales a la par que modernas…

Mujeres angelicalmente ‘malas’ o diabólicamente ‘buenas’ -cada cual elija su oxímoron favorito- que han ido surgiendo a la diestra a fin de consolidar un nuevo paradigma que, en el sector más moderado personificado en la figura de Casado, lucha por imponerse desestabilizando a la actual cúpula. En esta pugna por el poder el líder se ve enfrentado a uno de los linajes femeninos más potentes fundados por Esperanza Aguirre, quien otrora abrió una brecha desde la presidencia de la Comunidad de Madrid. Su cursus honorum incluye los cargos de ministra de Educación y Cultura, presidenta del Senado y finalmente Concejala del Consistorio de la capital en el que despuntó como feroz rival y opositora de Manuela Carmena. Posteriormente y, como ‘por la boca muere el pez’, cuando se descubrieron no una sino cientos de ‘ranas y culebras’ acompañados de otras tantas ‘víboras y sapos’ que croaban a la par, a Aguirre no le quedó otra que dimitir y retirarse de la vida pública en 2017.

Como en todo linaje quien lo encabeza debe asegurarse la reproducción, la continuidad y la perpetuación, necesitando de un sucesor o sucesora a quien transmitir el legado, los conocimientos, los signos identitarios de una forma de gobernar y de unas señas propias para que prevalezcan en el tiempo y garanticen la inmortalidad y la pervivencia en la memoria. Así que tras el intento fallido de Ignacio González, los ojitos de la ex presidenta se posaron en ella, en la denominada por The Times ‘dama de Hierro’: Isabel Díaz Ayuso. Ella fue su colaboradora, encargada de gestionar la cuenta de Twitter del famoso ‘Pecas’, la mascota de Esperanza… Durante la campaña de 2015 narraba las idas y venidas de la candidata a quién aclamaba como ‘mi rubia castiza’ tres veces guapa (como la Macarena), halagos que siempre finalizaban con el asentimiento de Pecas: ¡Guau! No escatimó zalamerías ni adulación llamándola ‘mi Jefa’, defendiéndola y justificándola  a través de una cuenta (@SoyPecas) que presentaba el ‘supuesto’ perfil del seguidor como un can «Incontrolable, Liberal y Seductor…» Vamos, el vivito retrato de quien lo acogió en su seno…

En fin, frustradas las expectativas sobre González y tras el patinazo de Cifuentes (de quien no diré nada para no hacer leña del árbol caído), Ayuso se revela, hoy por hoy, como legítima sucesora que no solo cuenta con el visto bueno de la Sra. Aguirre, sino también con el beneplácito de Cayetana quien actualmente la camela no se sabe bien con qué turbias intenciones (o no).

Y así están las cosas. Ayuso mantiene a raya al linaje Casado-Egea-Almeida. Se siente segura, pisa fuerte, habla por sí misma (eso dice) aunque detrás tenga la mano de su spin doctor, quien pudo aprender del mejor, el único e insuperable: el maestro Aznar…Sea como fuere ahí están ellas luchando, haciéndose oír, acaparando titulares, sacando las uñas…Y ahí están ellos, asustaditos perdidos, desconcertados, a la expectativa, mediando, dando pases de pecho a los medios…Y me da que todas ellas, las nuevas lideresas, darán la batalla…¡Ojalá la ganen y ojalá le ganen (a ellos)!

Difícil me lo fiais…

De ‘zoon politikon’ a políticos indeseables…

El hombre es un ‘zoon politikon'(animal politico)[…]La democracía tuvo su origen en la creencia de que, siendo los hombres iguales en algún aspecto,lo son en todo. (Aristóteles)
Fotografía: mp_dc

El papel de los segundones a lo largo de la historia ha venido a demostrar que no ha sido tarea fácil. Según se puede comprobar la mayoría de sus trayectorias se revelan pobres, llenas de trampas, de envidias, rencillas y conspiraciones. Durante la Edad Media se mantuvo en vigor el derecho de primogenitura lo que permitía al primogénito heredar la totalidad de las tierras y demás bienes tras la muerte del padre, quedando excluidos del reparto el resto de los hijos. En esta época los monasterios se llenaron de linajudos venidos a menos, sin oficio ni beneficio, que vistieron los hábitos para sobrevivir. El ejército de Dios estuvo entonces conformado por una mayoría de varones sin expectativas, ni futuro, alistados en sus filas simplemente para poder subsistir…

Los segundones estuvieron relegados al segundo plano sin llegar a brillar con luz propia. Por el contrario permanecían en la sombra, a veces, confiando en la milagrosa y repentina muerte del hermano mayor e incluso, quien sabe, si conspirando para que así sucediera y ocupar su lugar. No cabe duda que la situación suscitaba envidias y odios tan profundos que, muchas veces, el asesinato o el suicidio constituyó la única salida…

Sirva este breve preámbulo a modo de analogía para contextualizar la opinión que me genera si lo extrapolo a la política actual. Y resulta que, hoy por hoy, encontramos a más de un segundón instalado en la política y viviendo de ella: son los que ocupan el segundo lugar, los números dos, esos que permanecen sostenidos como títeres por los líderes a los que representan y por los que dan la cara. Ellos se comen los marrones, actúan como muros de contención y soportan los primeros envites de las tormentas… A cambio son los primeros que se sacrifican, se reemplazan o simplemente se dejan caer para salvar al primogénito… Los segundones son los subalternos, los que preparan la faena para que otro se lleve la gloria…

Esta semana supimos sobre la pillada de uno de ellos: el número dos y vicepresidente de la Junta de Andalucía. Un segundón en propia tierra que lleva días itinerando por los medios para justificar lo injustificable, sin arrugarse un pelo y sin que le tiemble un ápice la voz…Y todo para decir que lo que hemos oído no es lo que dijo o lo que quiso decir. Parece ser que el problema es del compañero que lo grabó o nuestro, de los ciudadanos, que no nos enteramos de nada o nos confundimos continuamente…La dignidad de dimitir ni le pasa por la cabeza…¡Pobres políticos! Con todo el trabajo que tienen por delante y se ven obligados a ‘explicar’ y ‘desmentir’, repitiendo una y otra vez, con total indulgencia, qué fue lo que ‘en realidad’ dijeron… El panorama político actual está poblado de segundones, hombres y mujeres que tocaron techo y alcanzaron su cima en la órbita de aquellos en torno a quienes giran y giran, a sabiendas, que ya no les quedan más peldaños que escalar, que una vez caiga su ídolo rodarán cabezas, la primera la suya…Son las reglas del juego…

Hubo un tiempo en que me sentía políticamente representada. Los políticos despertaban mi admiración y su función o cometido me parecía encomiable. Los debates resultaban interesantes y, aunque los ‘egos’ tropezaban y rivalizaban, convivían respetuosamente. La dialéctica estaba exenta de palabras gruesas u ofensivas: se hablaba de los problemas del país y se hacía campaña sólo cuando tocaba. Entonces, mientras la democracia se hacía mayor y maduraba, todos arrimaban el hombro, remaban en la misma dirección y el clima era propicio para adoptar acuerdos abriendo espacios, un tanto neutros o neutrales, en los que los polos opuesto pudieran acercarse hasta confluir y llegar al consenso en beneficio de España y de los españoles…Nada es perfecto, pero los políticos parecían tener esa pátina de dignidad necesaria para ser reconocidos como servidores públicos del pueblo…

Junto a los segundones conviven los venidos a menos y los que el viento se llevó: los olvidados. El tiempo se ha ido encargando de borrar o difuminar sus nombres de la memoria social, cuestión para nada difícil en este tiempo dominado por la fugacidad y el tránsito rápido de los acontecimientos. Así sucedió, por ejemplo, con Rafael Hernando, a quien Teresa Rodríguez llamó ‘picha brava’, el terrible portavoz de Rajoy casi desaparecido tras la moción de censura… O con Antonio Hernando, portavoz del PSOE durante la renuncia de Pedro Sánchez a la Secretaría General… El mismo que tiempo después se marchaba cabizbajo y solo al destierro aquel día que, como Lázaro, el famoso líder resucitó…Ese que ahora vuelve, cual hijo pródigo, una vez  cumplido su tiempo de exilio, perdonado y rescatado por su presidente, para formar parte del actual Gabinete… Y Ábalos, discretamente relegado e instalado en un puesto importante pero lejos de las cámaras y de la prensa…

Caso aparte es el del cartaginés, Teodoro García Egea, adalid del actual presidente del PP, el mismo que parece librar él solito todas las batallas y no escatima adjetivos para con sus adversarios….Y más aparte aún está ella, la singular Cayetana, la indomable portavoz(a) pepera, medio eclipsada y medio desaparecida en extrañas circunstancias…Ellos y ellas dieron la cara por sus líderes, aguantaron chaparrones, críticas, aluviones de ruedas de prensa… Acapararon titulares, noticias, chismes, portadas, entrevistas… Todos misteriosamente desaparecidos, a punto de desaparecer o en vías de extinción… Todos forman parte de un elenco cuyos nombres poco a poco se pierden en el olvido y dejan de pronunciarse para pasar a ser: ‘esas personas de la que usted me habla…’

Nadie puede ser mejor que el líder, nadie puede superarlo, porque al líder no se le puede hacer sombra y, mucho menos, luz de gas. Por eso a la carismática e inteligente Cayetana Álvarez de Toledo, verso suelto y ‘piquito de oro’ del PP, se le relegó a la trastienda. Y ahora reaparece en los medios animando y promoviendo la controversia en torno a la Presidenta de Madrid, cuya popularidad crece como la espuma. A Cayetana se le ha soltado la lengua, se alinea con Ayuso y defiende que parece haber observado una mano tan gris como la que actúo sobre ella, posiblemente con la finalidad de quitarla de en medio, porque Ayuso resta protagonismo a Casado: la cazadora ha sido cazada. La diputada corre el inminente peligro de la expulsión y el ingreso en el club de los olvidados…

Esta y otras muchas cuestiones y trapos sucios subyacen en el libro recientemente publicado y a la venta, titulado Políticamente indeseable del que es autora Álvarez de Toledo…Y tengo que decir que, en parte, lleva algo de razón cuando afirma que más que ‘políticos indeseables’ existen ‘prácticas indeseables’ y por ende extensibles a cualquier partido y a cualquier ámbito: autonómico, nacional, europeo… Lo que no se le puede negar es que tiene las ideas claras y argumentos sobrados (los suyos claro) con los que defenderlas además de una dialéctica brillante aunque escasa de gestos o emociones además de una total ausencia de calidez, al menos en su imagen pública…

Desde que el Partido supo lo que se traía entre manos se ha temido lo peor. Cayetana tiene mucho que contar después de su última etapa cerca de Casado y su forzado relevo de la portavocía del Congreso. Sobre Casado escribe: “Había algo de Casado que no acababa de convencerme. Me parecía un hombre de empatías variables. Un camaleón sentimental. Lo que se llama un bienqueda o un veleta”. Y añade: “Son tales sus ganas de caer bien que acaba adaptando su posición a la de cada uno de sus interlocutores, aunque sean incompatibles entre sí”. (Artículo Diario La Provincia).

Con Teodoro Egea, el segundón de marras, es mucho más locuaz: “Cuando era portavoz me preguntaba cómo era posible tener que dedicar tanto tiempo y energía a este hombre. Es un arquetipo y perfiles como el suyo proliferan en los partidos. Son políticos de los que no se recuerda ninguna idea original ni realmente valiosa. Pero acaban imponiéndose por la pura fuerza de su ambición. Buscan el poder y lo ejercen de manera despótica, teocrática. Teodocrática” Y continúa: “Busca el control absoluto también en los medios, los empresarios, los jueces… Con la misma combinación de palo y zalamería. Su forma de entender la política son las pelotas y el peloteo” (Artículo Diario La Provincia).

Como es natural la reacción del partido no se ha hecho esperar. A Génova que es un hervidero y anda ocupado para establecer barreras en torno a la figura de Ayuso, in crescendo, vitoreada en cada una de sus apariciones (que actualmente son minuciosamente estudiadas para evitar coincidir con el líder o con su ‘chambelán’), ahora se les abre un nuevo frente. Las declaraciones de Cayetana han caído como una bomba lo que, unido a su abstención en la pasada votación del Congreso para la elección de miembros del TC, ha dado pie a una posible sanción tras romper la disciplina de partido… Y según van pasando los días los compañeros diputados piden su dimisión y lanzan fuertes críticas contra ella acusándola de traidora y desleal…

No obstante esta semana una ligera brisa de aire se ha dejado sentir por la ‘izquierda’ como un rayito de esperanza… Bajo el lema OTRAS POLÍTICAS, las lideresas de izquierda se reunieron en Valencia para abrir un espacio donde confluir sin asperezas, sin ruido, para dialogar y confrontar con un tomo más suave y amable. El objetivo resulta demasiado ambicioso porque concibe un nuevo proyecto de país caminando juntas y juntos desde un espacio ensanchado hacia la izquierda del PSOE, uniendo los puntos de encuentro, sumados los consensos necesarios y, por qué no, liderados por una voz que suene en femenino: “Venimos a que el tsunami feminista marque el nuevo ciclo político sin pedir permiso”. Y parece que la Ministra Yolanda Díaz, la mejor valorada por la ciudadanía desde hace meses, podría ser una clara candidata en la próximas elecciones…No lo tendrán nada fácil. Dudo que la sociedad española y, sobre todo, una parte considerable del género masculino, esté preparada para asumir el liderazgo de una mujer y mucho menos, si cabe la posibilidad de que sea elegida…Que una cosa es ser número dos o ‘dama de honor’ y otra ser la cabeza visible…Pronto se percibirán las venganzas, intrigas y conspiraciones a fin de truncar semejante propósito… Tienen mi apoyo. Ojalá salgan adelante para que quienes nos sentimos políticamente huérfanas encontremos acomodo y entreguemos con orgullo nuestro voto a un proyecto ilusionante en que poder confiar…

Las críticas no se hicieron esperar y estuvieron a la altura de quienes las hicieron. Es decir: comentarios de patio de recreo e impropios de políticos de primera fila. Porque la verdad es que unos no tienen enjundia y otros se limitan a faltar a la verdad y al respeto. Cabe pensar también que no saben qué decir ni tienen argumentos de peso con los que refutar. Por eso los de Vox dicen ‘que fue como una fiesta de pijamas de charitos’ mientras Pablo Casado, en permanente campaña, la define como ‘akelarre radical’ lo que dio pie a que un Diputado de la ultraderecha llamara ‘bruja’ a una diputada socialista en plena sesión parlamentaria…Y esto salido de la boca de su señoría sí que resulta ‘políticamante indeseable…’

Personal y transferible…(3)

«El hombre tiene desde un principio (desde su origen) un vínculo establecido con el miedo. Y no podía ser menos por cuanto, por naturaleza, con su nacimiento ha contraído ya una deuda con la muerte (una forma implícita de miedo) De ahí que la idea, el valor simbólico y real, del miedo ejerza una perdurable influencia en su comportamiento, en su pensamiento…» (j. Delumeau)
Fotografía: mp_dc

Esta semana  escuché en la radio una tertulia sobre ‘el miedo’ como emoción que se cierne sobre nuestra sociedad, cual espada de Damocles, apuntando sobre nuestras cabezas…Un miedo instrumentalizado por determinados poderes, partidos o instituciones, sustentado mediante discursos a su vez confeccionados con mentiras, suposiciones falsas e interpretaciones que dejan mucho que desear y juegan al escondite con verdad… Y hablaban los tertulianos de los ‘fabricantes de miedos’, encargados de difundir sospechas aprovechando las teorías conspiradoras que circulan, un caldo de cultivo o terreno abonado ideal para sembrar el miedo y manipular a la población, tratando de encaminar sus acciones hacia donde les interesa. Un claro ejemplo sería lo que está ocurriendo con el fenómeno del ‘apagón’, un temor para unos infundado que, de momento, ha disparado las compras de kits de supervivencia aún en contra de la opinión de científicos y expertos. El miedo es un arma de control y dominio que los poderoso y los poderes fácticos han usado a lo largo de la historia…Y como todo acontece a velocidad de vértigo los miedos se suceden y se relevan sin darnos tregua…

El historiador francés Jean Delumeau escribió un magnífico ensayo sobre el miedo, El miedo en Occidente, en el que viene a demostrar que el individuo per se, en colectividad e incluso en el marco de la civilización, permanece atrapado en un diálogo constante con el miedo. Delumeau centra su análisis en las sociedades occidentales durante la Edad Media y Moderna (s. XIV-XVIII) y lo aborda desde diversas perspectivas (económica, histórica, sociológica, antropológica y psicológica) a fin de proyectar el retrato de una «sociedad traumatizada por la peste, las guerras, las disputas religiosas y la inseguridad permanente a la par que examina la instrumentalización del terror, sobre todo por parte de la Iglesia». Finalmente, el autor acaba desvelando las pesadillas de nuestro pasado, raíces de la necesidad de seguridad que caracteriza a nuestra sociedad actual…

Entonces recordé los grandes miedos que me han acechado en las diferentes etapas de mi vida, los míos y los compartido con el común de la población, presentes en el universo social colectivo y desde ahí observar la posible influencia que han ejercido en la construcción de mi propia identidad, de mi yo actual. Durante la infancia los primeros temores fueron nocturnos, ese miedo a la oscuridad que las madres intentan solucionar encendiendo una lamparita…Después, durante la pubertad, como mi padre me llevaba a misa los domingos, fue la Iglesia quien se encargó de gestar mi primer gran miedo: el de morir en ‘pecado’ y condenarme al fuego eterno. En la sacristía de la Iglesia Mayor de mi ciudad había un cuadro. Un relieve en el que se representa el averno con llamas rojas, como una especie de magma incandescente que se tragaba a las almas, de apariencia corpórea, que aparecían engullidas hasta la cintura. Por encima se observaba cómo los ángeles tiraban de los brazos de los condenados para salvarlos…En el plano superior aparecía el cielo: curiosamente tanto miedo borró su recuerdo… A mi generación la machacaron con estos miedos y con otros de andar por casa…

Por supuesto gran parte del imaginario que rodeaba la condenación y el pecado giraba en torno al sexto mandamiento, minuciosamente escrutado, con pelos y señales por los confesores, porque aquí parece radicar la raíz de toda futura condenación…Ah y que conste que a nosotras siempre nos consideraron las instigadoras y responsables de que los varones que nos rodeaban se entregasen con frecuencia a la práctica del pecado de Onán, hijo de Judá, según relata el libro del Génesis (vid. Génesis 38:1-10). Claro que para ayudar un poco nos asignaron un ‘ángel custodio’: ‘el ángel de la guarda’, cuyo homólogo laico bien podría ser ‘Pepito grillo’. Una especie de sombra o conciencia parlante que nos acompañaba en todo momento, velando por nuestra integridad y rectitud y, en ocasiones, nos soplaba en nuestro interior para que actuáramos al dictado de nuestra conciencia…

Volví a ver aquel cuadro hace unos pocos años cuando amadriné a una sobrina-nieta. En esta ocasión me pareció una burda representación del sufrimiento utilizando la metáfora del cuerpo humano, del dolor físico, para explicar la angustia de las almas -supuestamente inmateriales- condenadas a experimentar la ausencia permanente de Dios con todo lo que ello parecía implicar…

Entonces me pregunté por qué no se echó mano del símil de la compasión o del amor, una mirada mucho más amable, para explicar el dolor de la ausencia comparándola al de la privación de la presencia, de los abrazos, de los besos, de la compañía de las personas a quienes queremos. Hubiera bastado porque, en definitiva, todos acabamos perdiendo -real o simbólicamente- a algún ser amado. Pero claro esa visión no asusta ni debilita, el miedo sí…La Iglesia católica parece que asumió la dicotomía cuerpo-alma y, como Platón, aceptó que el cuerpo es un soporte para el alma aunque las ‘sustancias’ (o materias) son diferentes. Por eso el cuerpo es perecedero y el alma eterna…Para bien o para mal, a muchos dejó de convencernos tanto sermón frente a tan poca ejemplaridad…

Bienaventurados los limpios de corazón…

Pasado el tiempo, una pasea el alma por otros territorios al margen de la religión y la nutre con pensamientos buenos y bondadosos hasta tomar posiciones en un camino humanista y un discreto sincretismo que avale las acciones y las envuelva en una pátina de cierta espiritualidad para que trasciendan más allá de lo puramente humano y terrenal …Desde esta perspectiva una comienza a caminar por la vida sin poder evitar descender a más de un infierno y habitar otros tantos purgatorios, todo ello sin llegar a morir una sola vez… Y al final una transita por infiernos que abrasan al calor de la ira, el deseo de venganza, el rencor, el odio, la envidia, la soberbia y pasa temporadas en infiernos frío, helados como témpanos, presa de la indiferencia, la apatía, el desprecio, sometida al desinterés, la tibieza o la desgana… Y de vez en cuando también deambula por purgatorios donde soporta etapas de transformación o metamorfosis, depurándose, lamiéndose las heridas hasta sanarlas para después levantarse y seguir caminando…Al fin y al cabo, rectificar es de sabias…

Y ahora, justo en el último tramo, superados los duelos y algunos miedos personales y colectivos, ahora que la vida parece discurrir plácida como las aguas de un río hacia su desembocadura, desprendida de muchos apegos y ataduras…Ahora que casi nada me escandaliza demasiado, ni me llevo las manos a la cabeza así porque sí…Ahora que la muerte se intuye más como principio e incluso encierra un atisbo de esperanza… Ahora que solo me preocupa molestar, incordiar o depender de otros y una se siente democráticamente madura y medianamente satisfecha por haber llegado hasta aquí indemne, respetada, disfrutando de reconocidos derechos y libertades…«Ahora que tengo un alma que no tenía, que sin saber hemos sabido querernos como es debido, sin querernos todavía…» (como cantaba el maestro Sabina) justamente ahora, aparecen los nostálgicos del pasado dándose golpes en el pecho, presumiendo de Dios, Patria y Rey…Y ¿saben qué? Ellos constituyen mis miedos y aparecen en mis peores pesadillas. Porque provengo de la avanzadilla de mujeres que sin militancia defendieron muchos de los derechos hoy ganados, las mismas que pateamos alguna que otra calle reclamando igualdad y formamos una familia monoparental cuando ni siquiera se utilizaba el término…No quiero que nada se pierda.

Por eso me asusta que un Juez de dudosa ética, turbia moral y cuestionada imparcialidad ocupe un asiento para los próximos nueve años en el Tribunal Constitucional y lo haga a propuesta del mismo partido que lo encubre (quien sabe si como pago de alguna deuda contraída) y con la aquiescencia del Congreso, el visto más o menos bueno del gobierno y el no tan bueno del resto de la Cámara…Me asusta que una joven contrate a un sicario para quitarse de en medio a una compañera de equipo y hacerse con su titularidad, actuando como una vulgar mafiosa… Me da pánico que ‘mis pares’, mis iguales, acosen en la puertas de las clínicas a quienes decidieron abortar, lobas con piel de corderas que disfrazan tramposamente su amable caridad, ofreciendo café para que así, al menos ese día, no puedan hacerlo…Me da miedo la dialéctica de la mentira, la naturalización del uso de lo falso desde el anonimato, que se niegue la violencia de género, que me intenten amenazar a costa de menores e inmigrantes y me entristece profundamente que chicas jóvenes tengan que salir a divertirse intranquilas, vigilantes, con el miedo metido en el cuerpo… Y me asusta vivir en un país de ciegos, donde un tuerto sea el rey… ¡Cuánta pobreza de miras…!

De ‘Canciller’ a ‘mutti’ Merkel…

 «Para muchos, es la mujer más poderosa del mundo, se ha ganado ese título a pulso. La señora Merkel ha demostrado que la política no es una profesión donde llegan los que fracasan en otras áreas; ella ha dignificado el oficio». (David Bitan, CNN)
Fotografía mp_dc

La foto de la cabecera es de mi archivo personal (no es buena porque es una foto de otra). De hecho el dedo que señala la pantalla es el mío. La fotografía se tomó en Berlín allá por la Navidad de 2010. En aquellos días la TV alemana retransmitía el tradicional discurso navideño. Por entonces ya me caía bien esta señora y por eso me hicieron una foto con la cara pegada al televisor…Una réplica de la que me hubiera gustado y que resultaba imposible claro… No obstante, como todo depende del cristal con qué se mire, yo regresé contenta de ‘mi foto virtual in situ’ con la Merkel…

Tan poderosa como respetada, tan respetada como querida (los alemanes la llaman ‘mutti’, ‘mamá’) la lideresa alemana, que podría representar un nuevo paradigma respecto a la igualdad de genero, ganó la Cancillería en 2005, un año también marcado a fuego en mi vida personal. Como anécdota diré que tengo en mi haber dos coincidencias con ella: el signo del zodíaco -ambas somos cáncer- y el 2005 como comienzo de una etapa de inflexión en mi trayectoria vital y, en su caso, política, en la que ha sabido demostrar su firmeza, determinación e inteligente proceder hasta escalar las más altas esferas de poder. Por todo ello y, aunque ideológicamente está fuera de mi espectro político, no solo me cae bien sino que despierta mi sincera admiración, razón por la que le dediqué otro post durante la pandemia titulado, La otra cara de Angela Merkel… – lapensadoragaditana.blog

Pues bien, tras 16 años como Canciller y 21 al frente del Partido Democrático Alemán, Ángela Merkel se jubila, abandona la política tras una brillante carrera dejando tras de sí una estela de éxitos, de aciertos y errores, que ponen en evidencia su capacidad para liderar y gobernar en lo bueno y en lo malo, incluyendo los momentos decisivos de nuestra reciente historia: verbigracia crisis económica y la pandemia por covid-19. La Merkel constituye un claro exponente de gobierno carismático que se aleja años luz del estereotipo de mujer sujeto a los diversos cánones en los que se pretende encasillar a las féminas, sobre todo a quienes padecen tan alta exposición social y mediática.   

Nacida el 17 de julio de 1954, hija de un pastor luterano y una profesora, estudió Química en la Universidad de Leipzig en la que se doctoró con una tesis sobre ‘química cuántica’ en la que obtuvo sobresaliente. Después se trasladó al Instituto Central de Química Física de la Academia de Ciencias en Berlín, para doctorarse en 1986. El tema de su disertación fue: «El cálculo de las constantes de velocidad de las reacciones elementales en los hidrocarbonos simples». La tesis fue calificada como magna cum laude…”De acuerdo con la normativa de los doctorados dentro de la academia, la solicitud de doctorado debía ir acompañada de la prueba de que las candidatas habían profundizado y ampliado sustancialmente los conocimientos del marxismo-leninismo («M-L») adquiridos durante sus estudios. Merkel presentó como prueba el trabajo titulado ¿Qué es un modo de vida socialista?”.

Militante de la Juventud Libre Alemana, la Cancillera comenzó su verdadera implicación política tras la caída del muro de Berlín (1989) incorporándose al nuevo partido Despertar Democrático con el que participó en las primeras elecciones democráticas de la República Democrática Alemana que la llevaron a ocupar la viceportavocía del nuevo gobierno electo y, más tarde, el Ministerio para la mujer y la juventud en el Gobierno del canciller federal Helmut Kohl. Posteriormente fue jefa de la oposición hasta que ganó la presidencia en las elecciones de 2005, cargo que ha venido desempeñando hasta la actualidad.

“Wir schaffen das”, ‘lo vamos a conseguir’. Esta ha sido la frase estrella que perdurará en la memoria colectiva y pasará a la historia. Fue pronuncia por la mandataria tras el comienzo de la crisis migratoria y los desplazamientos de miles de personas desde Siria, Irak o Afganistán. Grandes masas de refugiados  llegados hasta el viejo continente, anunciaban una crisis humanitaria sin precedentes y sin que Europa mostrara una cara más  amable. Una situación ante la que Merkel mostró su capacidad y peso político anunciando que los alemanes abrirían sus fronteras a los refugiados al tiempo que animó a Europa a que sumara sus esfuerzos. Esta decisión comenzaría a desvelar su lado más humano oculto tras una identidad, a primera vista, fría y seria que, no obstante, se deshiela ante el sufrimiento humano…

Entre sus errores los expertos señalan: las relaciones con Rusia, la falta de interlocución con EE.UU, la reducción del papel de la UE como socio comercial para el país norteamericano y también para Rusia y China y la no aceptación de Bulgaria y Rumanía a la zona Schengen supone una traición a los valores que supuestamente se promueven desde Bruselas…

Los analistas y politólogos la definen como una lideresa seria y pragmática que ha tenido que afrontar crisis tan relevantes como la económica global de 2008, la de refugiados de 2015 y la de la covid crisis que, aunque suelen pasar factura política, en su caso ayudaron a reforzarla gracias al apoyo de la población alemana. No obstante, también se ha criticado su posición ambigua respecto algunos acuerdos comerciales con China o EE.UU, al tiempo que la reconocen como peso pesado en el marco de la Unión Europea y en la geopolítica mundial , espacio en el que ha sabido actuar como interlocutora inteligente con acceso a un ámbito (el mundial) dominado por hombres.

Poco se sabe de su vida privada, ámbito que ella ha sabido preservar y mantener a salvo construyendo un hermético muro en su entorno. Nada se ha filtrado sobre su matrimonio o sus hijastros y demás familiares. Preguntada sobre estos aspectos, afirma: «Puedes estar contenta si consigues mantener buenas relaciones con todas las partes». Entre las pocas cosas que conocemos de su vida personal se sabe que en su casa suele hacer “el streuselkuchen, la típica tarta alemana de migas, con poca cobertura. Y que cocina roulada mientras escucha La Traviata. Que para estar por casa y en los vuelos largos suele ponerse vaqueros y chaquetas de punto. Que le gusta pasear. Que se siente muy a gusto en el valle suizo de Engadina, y en la isla napolitana de Isquia, y en el Tirol del Sur. También le gusta el tango. Y adora a Wagner…” Y respecto a su marido, a quienes la prensa señala como el ‘hombre de las 13 palabras’, las únicas pronunciadas en unas declaraciones que lo definen como un hombre prudente, que ha dado la talla y ha sabido acompañarla con inteligente discreción…

La Cancillera disfruta sus últimos días como política asistiendo invitada por algunos líderes europeos, a numerosos actos de reconocimiento, como el que protagonizó recientemente en Yuste, Cáceres, donde fue recibida por el Rey y demás representantes políticos y se le entregó el ‘Premio Europeo Carlos V’, acto que tuvo como escenario de fondo el Monasterio donde dicho Monarca vivió retirado hasta que falleció…

La vida de Ángela Merkel ya no será la misma. Aunque para empezar ya se le ha ofrecido el ‘desempeño de un nuevo oficio: el de detective’. Oficio que ejercerá en la ficción, entre las páginas de una novela que podría ser la primera, quien sabe, si de una futura colección o serie…La ocurrencia nació en la mente del escritor David Safier que la ha adoptado como protagonista de la novela titulada: Miss Merkel. El caso de la Canciller jubilada: «Dirigió Alemania con mano firme. Ahora no le temblará el pulso para resolver un caso de asesinato…Cuando un noble de la zona aparece muerto, una chispa se enciende en Angela: por fin se topa con una situación que necesita ser resuelta y que requerirá de toda su inteligencia. El barón ha sido encontrado en su castillo, la habitación estaba cerrada desde dentro…y hay seis sospechosas» (Sinopsis contraportada). El éxito parece estar garantizado a tenor de los 189.000 ejemplares vendidos…

Nadie imagina qué hará Merkel después de abandonar la política, ni siquiera la propia Merkel, que preguntada por la prensa comenta: «Dormiré un poco, pasearé por la naturaleza y pensaré qué es exactamente lo que quiero hacer..» ¿Dije inteligente? Añado sabia…

Imagen Internet

Las seis mujeres del ‘genovés…’

«Cristóbal Colón es uno de los hombres más conocidos de la historia, sin embargo se hace poco hincapié en las mujeres que influyeron su vida tanto en lo personal como en lo profesional…Sin ellas tal vez esta página de la historia no sería la misma…»
Fotografía: mp_dc

En la entrada anterior me dediqué a disertar sobre el término ‘colonización’, revisando las derivadas semánticas surgidas a raíz de su incorporación a otros ámbitos apartados del de su procedencia. Por aquellos días la palabra se repetía una y otra vez, quien sabe, si  a causa de la cercana celebración de la festividad de la Hispanidad… Claro que de esto hace ya tres semanas, muestra inequívoca -que no deja de sorprenderme- de la fugacidad en la que estamos instalados. Hasta tal punto vivimos en lo efímero que incluso el desastre volcánico de la isla de La Palma, comienza a bajar el tono y a ocupar los segundos planos en las noticias… Parece que todo se volvió apremiante, inminente e imperioso, que casi nada puede esperar. Craso error: los grandes momentos requieren una espera activa aunque serena y pausada… Como quien se relame anticipadamente pensando que degustará la más suculentas delicias y al hacerlo las papilas gustativas se estimularan poniendo en alerta a los demás sentidos… Los sabios griegos se referían a estas cosas como las ‘vísperas’, es decir, el día que antecede a una fiesta o celebración especial, la misma que, en cierto modo, la ocasiona…Las vísperas, según qué circunstancias, constituyen la sal y la pimienta de lo que está por llegar…

Pero no siempre hemos vivido así, con tanta prisa. In illo tempore se vivía lento, a menos revoluciones por minutos. Todo fluía de otra manera y la vida acontecía a pequeños intervalos que obligaban a esperar…Y si no que se lo pregunten a Colón ¿Qué hubiera pasado si no hubiera tenido la paciencia de aguardar seis años hasta que los RR.CC aprobaron su proyecto? Que tal vez no lo hubiera llevado a cabo y, quién sabe, cómo se habría escrito este capítulo de la Historia… En fin, en aquellos días que escribí la entrada la Oficina del Español se estrenaba con el remake de su Director sobre la ‘colonización del Nuevo Mundo’, una adaptación en la que se alineó totalmente con los conquistadores, a los que defendió a ultranza. No me extrañaría nada que hubiera realizado un Máster acelerado siguiendo el modus operandi propio de su nuevo Partido…

No obstante, la reciente y atrevida versión de Cantó, preocupado por aparentar una autoridad supuestamente inherente a un cargo diseñado a medida para el que no da la talla, resultó tan pretendidamente moderna como añeja obviando, por supuesto, la participación y relevancia de algunas mujeres en la gran conquista, autoridad y osadía que sí han tenido algunas historiadoras analizando la trayectoria personal de Colón para visibilizar a las mujeres  de su entorno y reivindicar el papel que desempeñaron en la vida del descubridor. 

Hay quienes afirman que ‘detrás de todo gran hombre, hay una gran mujer…’.  Probablemente en algunas ocasiones sea verdad, pero a ninguna se le ha hecho justicia. Traigo esto a colación porque, aunque bajó la intensidad del debate sobre el colonialismo, de manera particular, sobre la gesta que Colón realizara allá por el siglo XV, es posible que muy pocos conozcan a las mujeres que lo acompañaron y facilitaron su hazaña.

La figura del descubridor ha generado una gran controversia: desde su lugar de nacimiento (parece que la tesis más acertada es que fue natural de Génova) hasta el lugar donde reposan de sus restos… Sólo unas cuantas cosas están claras: que fue un gran navegante, que hizo cuatro viajes al Nuevo Mundo y que tuvo dos hijos: Diego y Hernando….Aunque estas pocas cosas no hubieran sido posibles sin la intervención de seis mujeres que, sin duda, formaron parte integrante de la vida del insigne marino, aunque la historia no les haga los honores…

1.- Felipa Moniz de Perestrello (la esposa). Nacida en Portugal en 1476. Hija de Isabel Moniz, dama de la duquesa de Viseu, y de Bartolomé de Perestrello, capitán donatario de la isla Porto Santo, un archipiélago de Madeira frente a las costas de África. Parece que Felipa (o Filipa) no conoció a su padre que murió en mismo año que ella nació. El gobernador dejó viuda y tres hijos…La familia pertenecía a la aristocracia portuguesa, emparentados con la condesa de Abrantes. No se sabe cómo conoció a Colón, a quien vio en varias ocasiones en el Monasterio Dos Santos de la capital lusa. En 1477 se firmó el acuerdo matrimonial. Ella tenía 19 años y él 25. Montserrat León Guerrero, historiadora de la Universidad de Valladolid en su ensayo Mujeres que ayudaron al plan descubridor de Colón, señala que por entonces él resultaba ser un perfecto desconocido en la corte lisboeta. Según parece ella pertenecía a una familia bien, pero no noble. Tras la boda, la pareja se instaló en Porto Santo, donde habría nacido Diego, el único hijo de ambos nacido entre finales de 1478 o principios del 1479.

De lo que ocurrió después apenas se sabe, aunque según Consuelo Varela, profesora de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), “todo parece indicar que Colón la abandonó». Otras versiones dicen que Colón quedó viudo con Diego, su hijo e incluso otra que dice que Felipa ingresó en un convento.

2.- Isabel Moniz (la suegra). Según el libro Historia del Almirante, la obra biográfica sobre la vida y viajes de Cristóbal Colón, escrita por su hijo menor, Hernando, entre 1537 y 1539, Isabel Moniz, madre de Felipa y suegra de Colón, fue otra mujer clave para el genovés pues, según parece, le habría entregado material perteneciente a su difunto marido sobre rutas secretas de navegación tal y como señala Hernando en su libro: «Le dio las escrituras y cartas de marear que habían quedado de su marido, con lo cual el Almirante se acaloró más, y se informó de otros viajes y navegaciones que hacían entonces los portugueses a la Mina y por la costa de Guinea (…) Y estando en Portugal empezó a conjeturar que del mismo modo que los portugueses navegaban tan lejos del Mediodía, igualmente podría navegarse la vuelta de Occidente, y hallar tierra en aquel viaje». De ser así, “la génesis del descubrimiento de América se encontraría en la información cuidadosamente guardada por la suegra del Almirante y traspasada posteriormente a las manos de su yerno y futuro descubridor oficial de América” (Juan Maura, investigador y profesor de la Universidad de Vermont).

3. Briolanja Moniz (la cuñada). Cristóbal Colón presenta al rey portugués João II el proyecto de navegar atravesando el Atlántico hacia el oeste y abrir una ruta segura para comerciar con Asia. Pero no tiene éxito y abandona Portugal para dirigirse en 1485 a tierras castellanas con su hijo Diego. Llega a Huelva y visita el Monasterio de la Rábida. Su idea era probar suerte con los Reyes castellanos. Sin embargo no era este su único propósito ya que en Huelva también vivía Briolanja Moniz, su cuñada, la hermana de Felipa que, según parece, ejerció de madre mientras Colón realizaba su primera expedición al Nuevo Mundo y se encargó de concertar el matrimonio de Diego con doña Mencia de Guzmán, hija del Duque de Medina Sidonia.

4. Beatriz Enríquez de Arana (la amante). En plenas negociaciones con los Reyes de Castilla, el genovés hace parada en Córdoba donde conoce a Diego de Arana, que después le acompañará en su viaje. Éste le presenta a su prima Beatriz Enríquez de Arana, perteneciente a una familia de labradores que poseían huertas, casas y viñas. Con la joven, de apenas 20 años, pronto mantuvo el navegante una relación de la que nació en 1488 su segundo hijo: Hernando. No llegaron a casarse debido a la brecha social que estableció entre ambos una vez Colón volvió del viaje investido con títulos, honores y riquezas. según Varela, Colón también la abandonó, aunque le dejó una pensión vitalicia según consta en su testamento otorgado en 1506:  «Digo y mando a Diego mi hijo o a quien heredare (…) que haya encomendada a Beatriz Enríquez, madre de don Fernando (o Hernando), mi hijo, que la provea que pueda vivir honestamente, como persona a quien yo soy en tanto cargo. Y esto se haga por mi descargo de la conciencia, porque esto pesa mucho para mi ánima. La razón de ello no es lícito de escribir aquí».

5. Beatriz de Bobadilla (romance). Una mujer poderosa, señora de la Gomera, conocida con el sobrenombre de ‘la Dama sangrienta’ y también ‘la Cazadora’, por la política represiva con la que gobernó en la Isla, enfrentándose a una famosa rebelión de los nativos en 1488, con la que parece que Colón mantuvo un romance. Sobrina de otra Beatriz de Bobadilla, marquesa de Moya, consejera y dama de compañía de la reina Isabel Católica. Según el cronista Miguel de Cuneo, el escarceo amoroso tendría lugar tras el segundo viaje, según consta en el texto. Una hipótesis que rechaza la investigadora Varela quien afirma que » Colón y la señora de La Gomera no coincidieron nunca en la isla».

6. Isabel I de Castilla (la reina). Sin duda, la gran mujer en la vida de Colón. A quien presentó en 1486 su proyecto para crear una nueva ruta hacia las Indias por el océano Atlántico. «Hay un cronista que dice que Colón hacía reír a la reina Isabel, que la encandilaba. Hablaba y ella se quedaba con la boca abierta encantada de escucharlo. Y debe haber sido así, Colón era un hombre atractivo que sabía vender muy bien su idea», describe Consuelo Varela. Lo cierto es que el genovés supo seducir a la reina con tres promesas de sumo interés tanto para ella como para la Corona: convertir al cristianismo a todos los nativos, engrandecer sus tierras y obtener muchas riquezas…

Así mostró el genovés su gratitud a la Reina Castellana: “Solo la reina, mi señora, dio espíritu de inteligencia y esfuerzo grande, y de todo se hizo heredera, de todo esto que fui a tomar en su real nombre”. Objetivo conseguido…

Para que nada siga igual…

vivimos tiempos de cambio. Parece que esta vez la idea puede ser ‘cambiar algo para que todo cambie’, en contra de la célebre y contradictoria expresión gatopardiana: ‘cambiar algo para que todo siga igual…’.
Fotografía: mp_dc

El mundo, la sociedad y nosotros con ella están –estamos- en  cambio permanente. Esta realidad, a pesar y por encima de  las miradas nostálgicas y retroactivas que pretenden imponer soslayadamente una vuelta al pasado, comienza a protagonizar determinadas modificaciones orquestadas desde las altas esferas de Europa, con el fin de impulsar nuevas leyes y normativas acordes con las mentalidades y estilos de vida propios de nuestra sociedad actual. Para empezar tenemos la certeza de vivir en un planeta que sufre continuas agresiones, que padece escasez de recursos, que urge descubrir nuevas fuentes de energía libres de contaminación…Se persigue un cierto equilibrio. Una relación más amable con el entorno que nos rodea incorporando a nuestra cotidianeidad nuevas maneras de interactuar con la naturaleza aceptando que, aunque seamos la única especie que posee conciencia, el resto de seres vivos son ‘sintientes’ tanto en cuanto no son objetos o cosas, condición que hasta ahora se les reconocía. (Una idea que subyace desde hace siglos en el pensamiento budista, respetuoso con el reino animal y con la naturaleza en general). Por eso, aquí en España, recientemente el Senado acordó poner en marcha una nueva Ley de Protección Animal mediante la cual  nuestras mascotas pierden la consideración de ‘bienes muebles’ para ser elevadas a la categoría a la que pertenecen: ‘seres sintientes’, dotados de sensibilidad, que merecen un trato digno y responsable. Hay consenso para reformar el Código Civil a fin de condenar el maltrato y el abandono. Por una vez la iniciativa saldrá adelante sin peleas ni confrontación entre los diferentes partidos…

Si la intención fuera introducir una cierta perspectiva humanista como enfoque de vida, el resultado sería una sociedad más ecuánime, equitativa y justa. Tal vez demasiado generoso para ser verdad…

También desde Europa y, en su caso, desde España, se lanza un llamamiento a la reflexión por boca de sus gobernantes. Resulta que los españoles tiramos a la basura 7.7 toneladas de comida, una media de 31 kilos de alimentos por persona, lo que sucede al tiempo que las colas del hambre se alargan más y más cada día. Desmesura, derroche, desconsideración… De ahí que el gobierno haya presentado un anteproyecto de ley que trae a la palestra este debate poniendo estos datos sobre la mesa para nuestra vergüenza, a fin de concienciar a la ciudadanía subrayando que reducir el “desperdicio alimentario” debe ser un «objetivo ético para el conjunto de la sociedad».

Pronto se generalizará la costumbre de llevarse el correspondiente tupper con la comida pagada y no consumida de bares y restaurantes, costumbre que en algunos lugares ya se practica con total naturalidad…

De fondo, algunos sectores sociales liderados por la derecha, desde el centro a su extremo, hurgan en el pasado para rescatar viejas hazañas y despertar viejas glorias que insertan en sus idearios. Y buceando en la historia parece que desean apoderarse del día de la Hispanidad, del hito del descubrimiento del Nuevo Mundo, lanzando miradas obsoletas y anacrónicas a la par que algunos profanos osan verter nuevas teorías de ‘liberación’ que exaltan la figura de los conquistadores a quienes los herederos de los conquistados deberían estar agradecidos -aún- por el legado recibido: la civilización, la cultura, la lengua, la religión…¿Gratitud? ¿Respeto?

El caso es que hablar de colonización parece que se pone de moda. El término que, dicho sea de paso, no recoge el Diccionario de Autoridades (1726-1739), el primer Diccionario de la Lengua Castellana- desde sus orígenes ha sido utilizado para describir determinados procesos históricos que hacen referencia  a la ‘ocupación de un territorio’ por parte de un Estado para su explotación  y dominio político, económico y administrativo. La RAE ha sido poco generosa con este vocablo aportando una visión demasiado explícita y reduccionista a una palabra un tanto versátil, diría yo, cuyo significado se ha ido adaptando en la medida que se ha extrapolado a otras disciplinas colindantes a la historia, a la sociología y a otras que comparten el marco de las Ciencias Sociales. Así, por ejemplo, la ‘biogeografía’ del siglo XIX extendió su uso para describir la relación de los seres vivos  con su ambiente. El feminismo por su parte adoptó dicho término para defender el cuerpo femenino, tan frecuentemente usado con fines colonizadores por quienes pretenden apropiarse de su uso y disfrute convirtiéndolo en una propiedad o pertenencia. Una mirada condicionada por la visión que del cuerpo de la mujer han tenido los hombres a lo largo de la historia.

Y del cuerpo a la mente, porque también se puede colonizar la mente, soslayar el ejercicio del pensamiento crítico y educar para ‘no pensar’ aprendiendo, en cambio, a hacer cesión en favor de instituciones, partidos o personas para que lo hagan en su lugar. En este caso se trataría de una forma de colonización violenta al tiempo que atractiva para quienes lo pretenden. La historia cuenta con algunos ejemplos (del pasado y del presente) de líderes carismáticos que rigieron los destinos de naciones enteras con millones de seguidores en su haber…  “Colonizar la mente se presenta como una práctica atractiva para ejercer desde el descuido ajeno un poder devastador y alienante mediante el debilitamiento generado por la sumisión de individuos, comunidades y grupos que carecen de recursos psico-emocionales para pensar con autonomía”. El colonizador puede aparecer como un seductor de multitudes que cautiva las mentes ingenuas y las inmoviliza con promesas y palabras provocando en ellos la adhesión incondicional y el sometimiento del pensar y el sentir…

Ahí lo dejo…

El psiquiatra Hugo Bleismar, fallecido recientemente en plena pandemia, desarrolló su teoría sobre el ‘colonialismo emocional’, proceso que describe como una forma de abuso mediante el sometimiento de una persona a otra, sometimiento que se produce mediante la puesta en marcha de una dinámica intersubjetiva por la cual el otro ‘es colonizado’ pasando a sentir, a pensar de igual forma que el sujeto ‘colonizador’.

Finalmente y, descendiendo al plano de lo individual, también existen otros colonialismos más sutiles (en el contexto de las relaciones amorosas), a veces, imperceptibles y es posible que algunas personas hayan intentado ‘colonizar’ a otra alguna vez, aunque haya sido inconscientemente y con casi total seguridad a resultas de haber sido educados en una cultura religiosa que profesa la idea de pertenencia, de posesión,  de sometimiento consentido como símbolo de entrega incondicional y exclusiva. Y también podría ser que otros nos hayan querido colonizar mediante coacción, condicionamientos varios o chantaje emocional… Afortunadamente a veces el tiempo y la madurez se encargan de desmontar estos procesos desvelando las auténticas cualidades del amor sano, el de verdad, el bueno que no esclaviza, ni reprime sino que libera…

En definitiva el uso de la palabra ‘colonizar’ puede extenderse a otros espacios o territorios, por mucho que algunos políticos se empeñen  en  reducir su uso a fin de reivindicar e integrar en sus discursos todo lo que tenga que ver con el colonialismo y el imperialismo español en América y, de paso, aprovechar para excederse en la importancia del castellano -para cuya defensa han creado en Madrid una ‘oficina’- obviando señalar –tal y como hizo en recientes declaraciones el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero- que en el marco de la comunidad hispano parlante España no encabeza la lista de países con mayor número de habitantes de habla hispana sino México con 123 millones, seguido de Colombia con 49 … Si hay que reivindicar se reivindica pero con justicia y respeto: que el castellano cuente con una comunidad tan numerosa como diversa, debería formar parte del tan proclamado ‘orgullo nacional’.

Lo que no se dice, también existe…

Tantas proclamas de las ‘derechas’ sobre el Descubrimiento están levantando ampollas a ambos lados del Atlántico… Las opiniones de ‘aquí’ parecen haber tenido eco ‘allá’ y en las dos orillas se cuestiona la figura de Colón, ensalzada por unos y denigrada por otros… Los de aquí pretenden realzar su papel como liberador de aquellos indígenas a los que definen como asalvajados y caníbales…Los de allí exigen una reparación por el genocidio y aniquilación de los pueblos precolombinos: aztecas, mayas, incas…Cuyas gentes fueron obligados a renegar de su propia cultura en favor de la que les impusieron los conquistadores en nombre de Dios y de Castilla…Tomar la parte por el todo sesga el verdadero relato y no es objetivo…

La gran hazaña del Descubrimiento solo puede ser valorada desde el contexto de su tiempo. Toca a los historiadores hacer pedagogía mostrando los hechos con objetividad, con respeto, libres de juicios o posicionamiento ideológico. El pasado siempre está sujeto a revisión, no pertenece a nadie y es patrimonio de todos. Sería más acertado ocuparse del presente y mirar atrás solo para comprender y aprender…

Reflexionar es de sabias…

«Hay seis mitos sobre la vejez: 1. Que es una enfermedad, un desastre. 2. Que no somos conscientes. 3. Que somos asexuales. 4. Que somos inútiles. 5. Que no tenemos poder. 6. Que todos somos iguales. «(Maggie Kuhn)
Portada «Tan frescas…» de Ana Freixas

Cuando mi hijo me hizo ‘abuela’, mi hija me regaló un cuento: Abuelas de la A a la Z. El caso es que este es un libro-cuento para saborear en complicidad y en familia…El libro describe los distintos ‘estereotipos’ de abuelas: desde las ‘cocinillas’ o ‘arreglalotodo’ a las ‘modernas’ o ‘coleccionistas’ pasando por las ‘brujas’, ‘reinas’ y ‘melancólicas…’ Según parece mi perfil encaja en el de ‘abuela que nunca abandona un sueño’: «Si quieres, puedes…En el caso de las abuelas que nunca abandonan un sueño, esta no es una frase más, sino una manera de entender la vida. Si a esto sumamos que el paso del tiempo no les preocupa, porque saben que, bien empleado, el tiempo da para hacer lo que una se proponga, y que le fascinan los retos, nos encontramos frente a un tipo de abuela que no se detiene ante nada […] Son de la opinión de que todo lo que quieras, si de verdad de la buena lo quieres, es posible, solo tienes que empeñarte […] Son expertas en levantarse después de una caída […] Y al contrario que las abuelas Tiquismiquis, creen fervientemente que es mejor arrepentirse de algo que se ha hecho que de algo que nunca te atreviste a hacer…» (p. 54). No fue fácil la verdad y exigió mucho diálogo y varios días de paciente lectura hasta que llegamos a un consenso coral en que intervino alguien más además de mi nieto (mi hija). Ser abuela me hizo, sin duda, mejor persona…

Aunque la vejez es otra cosa…

No sé muy bien a qué edad una empieza a sentirse, considerarse o definirse como ‘vieja’, ‘anciana’, ‘mayor’, o si esa consideración más que de una misma llega desde fuera, de quienes nos rodean. A veces de los más cercanos, de los hijos, que comienzan a tratarnos con una repentina indulgencia, se vuelven protectores e incluso pretenden (con buenas intenciones) ejercer cierta ‘tutela’ sobre nosotras, sus madres… Tengo amigas de mi edad a las que veo debatirse y hasta revelarse contra este trato con visos paternalistas porque, en su opinión, es temprano e innecesario… Hacerse mayor no implica (en todos los casos) una disminución de la capacidad de decidir, ni de discernir lo que es mejor para una misma, ni merma el libre albedrío para hacer lo que corresponda si, además, todo ello viene avalado por una buena dosis de sentido común… Porque es una realidad que, llegado el momento, se desencadenará un proceso de ‘autopercepción’ por el cual comenzamos a tomar conciencia del momento que vivimos y de los cambios que se avecinan… Un proceso que se realiza en el marco de la construcción de nuestra subjetividad y de una nueva identidad del ‘yo’…

Comenzamos a cambiar, cierto, pero nos sentimos las mismas…Al menos en nuestro interior. Allí donde el reloj parece haberse detenido para continuar siendo las mujeres que fuimos, las que siempre seremos en esencia (al menos mientras estemos cuerdas). Por eso quienes nos quieren o nos aman, nos ven siempre atractivas, guapas, atemporales a pesar de las arrugas o las canas, porque el amor que nos profesan les otorga la capacidad de percibir y adivinar nuestra ‘esencia…’. Puede que por eso me chirríe tanto que alguien, que no es su nieto, se dirija a una señora mayor con el genérico ‘abuela (cosa que hasta ahora me produce fastidio ajeno, porque a mí no me ha sucedido aún). Yo siempre seré la abuela de mi nieto así como también únicamente madre de mis hijos, hermana de mis hermanos, tía de mis sobrinos o amiga de mis amigos y en su caso, pareja, esposa o amante según corresponda…Más allá de los treinta y pico sinónimos con los que cuenta el castellano para referirse a los más mayores, lo que demuestra la riqueza de nuestra lengua, mi declarada y reconocida pasión por el mundo de las palabras se vuelve antipatía y aversión cuando alguien echa mano de ‘palabras pastel’ y de los diminutivos, tan empalagosos como ridículos, con frecuencia utilizados para dirigirse a las personas mayores… El momento de mayor dignidad y sabiduría elevado al mayor grado de estupidez, de sensiblería y finalmente envuelto en una pátina de ñoñería vergonzante…

La historia esta poblada de ejemplos que revelan e ilustran el peso que han representado los mayores en las diversas culturas orientales y occidentales. Para empezar, cuando ni siquiera se conocía la escritura, eran los ancianos los encargados de preservar las tradiciones y conocimientos gracias a la transmisión oral. Los mayores conformaban la ‘memoria’ de la tribu. Nuestros ancestros no consideraban a los mayores una carga, por el contrario los valoraban, porque ellos eran los depositarios y garantes de la memoria colectiva…Más adelante Aristóteles se posicionó a este respecto separando a los guerreros de los que gobiernan y conforman el Estado. O sea, los ancianos. En la antigua Roma el Senatus Populus Que Romanus (SPQR) vino a simbolizar el poder de los ancianos del Senado y del pueblo.

Y qué decir de las culturas orientales sino que la figura del anciano ha sido (y es) respetada, admirada y elevada la categoría de pilar fundamental de la sociedad…Según parece China es uno de los países más respetuosos con la vejez. Un valor que hunde sus raíces en el pensamiento difundido por Confucio: «si uno no demuestra respeto hacia los ancianos ¿en qué se diferencia de los animales?».

Ha sido la historia de las mujeres la que ha reivindicado el papel de las ancianas en el ámbito cotidiano. Fueron las abuelas quienes transmitían a las hijas y nietas los ‘saberes’, ese conjunto de conocimientos fruto de la experiencia femenina que constituyen el soporte fundamental para la vida de las personas y para la vida social. Los saberes han discurrido en paralelo a los conocimientos científicos -reservado a los varones pero vetados a las féminas- y conforman un bagaje que ha circulado a través de la historia de generación en generación. En este marco las mujeres mayores, las ancianas, las abuelas, han sido guardianas y transmisoras…

Pero vivimos en el siglo XXI y aunque sigamos transmitiendo ‘saberes’ hemos conquistado el acceso al conocimiento científico y roto algún que otro techo de cristal. Ya no somos las ‘convidadas de piedra’ en el gran teatro de la historia. Las mujeres de mi generación con las me relaciono, casadas, separadas o solteras, en particular quienes vivimos solas, nos preguntamos con cierta incertidumbre qué será de nosotras, acostumbradas a gestionar nuestras vidas, a resolver, a asumir responsabilidades, a decidir…Somos mayores pero libres, independientes y autosuficientes -por ahora- y no encajamos en el cliché de vejez tal y como pervive en el imaginario social colectivo…Nos negamos a reconocernos en una vejez sin sexo y sin pasión (como la de nuestras abuelas) solo porque ya no menstruamos y reclamamos una vejez respetable y digna que nos represente a todas, en la que tengan cabida emociones como el amor, el deseo, la curiosidad -como afirmó Saramago- y la capacidad de asombro, sin que nadie se escandalice por ello…

Por eso algunas mujeres consideramos que la visión, el concepto sobre lo qué es y lo que no es la vejez, necesita una revisión y una perspectiva de género que vierta una mirada más amable, realista, justa e igualitaria. Sin juzgar pero sin condicionar, rebajando el grado de permisividad y benevolencia que separa y distingue nuestra vejez de la de los hombres… Una mirada multidisciplinar para crear nuevos paradigmas acordes con las nuevas generaciones abocadas a la vejez en este siglo. Necesitamos un nuevo modelo que establezca la dignidad y la diversidad como ejes prioritarios que nos represente tal y como actualmente somos: mujeres preparadas, dispuestas a asumir nuestro cuerpo sin dramatismo (a pesar del ‘culto al físico’, de los cánones…), a interpretar las señales del paso del tiempo con cierta gratitud, sin nostalgias…

Las arrugas que nos recorren como ríos y afluentes de sabiduría constituyen el mapa de nuestra trayectoria vital. Representan nuestro itinerario personal. Reflejan las parada en estaciones de trenes y las estancias más o menos prolongadas en los diversos puertos…

Cuando Adolfo Domínguez promocionó el conocido eslogan la ‘arruga es bella’ se refería a la ropa, sí, pero tanto en cuanto para el diseñador el vestido que nos cubre actúa como una segunda piel… Magnífica metáfora…

Y finalmente, creo que también es necesario naturalizar la muerte, incorporarla al ámbito de lo cotidiano, sobre todo en estos tiempos en los que sentimos vulnerables, frágiles y caducos… No somos eternos, ni falta que nos hace… Pero acercarnos a la realidad de la muerte ayudaría a considerar la vida como un valor en alza. Mirarla cara a cara, atreverse a nombrar los miedos, aprender que vivir y morir son las dos caras de una misma moneda: la vida…

Reflexionar es de sabias…

Todas estas reflexiones me surgen a la luz de una larga y animada charla al compás de los recuerdos. Filosofando. Intentando arreglar el mundo y la vida de algunas de las personas que lo habitan…Un diálogo en el que intercambio perspectivas, descubro nuevas sinergias, acuerdo puntos de encuentro y, como disfrutona que soy, disfruto y me regodeo con la buena compañía y de las cosas sencillas de la vida… Tal como sucedió un domingo cualquiera de cielo azul, de calor, de sudor, de aromas a sal y al mar de mi tierra, en este rinconcito al sur del sur donde vivo…

Y de todo esto y de mucho más va el nuevo libro de Ana Freixas que acaba de salir al mercado: Yo, vieja. Profesora de Universidad, escritora, feminista. Ana Freixas es una reconocida autoridad en el análisis y estudio sobre el envejecimiento femenino, tema en que viene profundizando desde que defendiera su tesis doctoral en psicología que versó en torno a ‘la autopercepción del proceso de envejecimiento de las mujeres’. Aunque formada en la Universidad de Barcelona, alma mater, en el año 1981 ingresó como docente e investigadora en la Universidad de Córdoba, ciudad donde se estableció y vive actualmente. Sus vínculos con Andalucía son, por tanto, añejos y sólidos.

Su línea de investigación ha viajado a través de los tiempos en torno al estudio de la realidad de la vejez y sus múltiples derivadas en el marco de la coeducación y del feminismo además de ejercer la docencia en psicología desde una perspectiva de género. Su pensamiento a este respecto queda reflejado en todas sus obras en las que el binomio mujeres-vejez es el eje principal, la columna vertebral en torno a la cual giran sus análisis y propuestas.

Yo, vieja, contiene «un conjunto de propuestas de resistencia pensadas para la nueva generación de viejas que van estrenando libertades, para las que mantienen su dignidad, para las ancianas que mientras se desplazan por el calendario son capaces de escudriñar la vida y las relaciones cotidianas con perseverancia y agudeza […] y también hacer visibles determinadas formas de situarnos en el mundo que consolidan los estereotipos que la sociedad tiene sobre las veteranas. Es un canto a la libertad y el desparpajo; a la vejez confortable y afirmativa. Con la pretensión de que entre todas consigamos vivir una edad mayor elegante, relajada, firme».

Tras las huellas de Reshef-Melqart…

Los fenicios fueron los fundadores de Gadir (Cádiz) y de Onuba (Huelva) allá por el año 1000 a. C.  En ambas provincias se encontraron estatuillas o exvotos  que según los texto podrían  representar al dios egipcio Reshef o el dios fenicio Melqart
Fotografía: mp_dc

Ya de vuelta por estos lares tras haber pasado un verano de encuentros familiares y calor, mucho calor… Menos mal que septiembre nos regala el fresquito mañanero y una leve bajada de temperaturas que a mí me devuelve a mi escritorio, a mi estudio, a este rincón de mi casa ordenado y silencioso: apartado del mundanal ruido, como dijera el famoso fraile en su conocida Oda… Septiembre siempre ha sido especial porque ha marcado el paso de mi vida, el ritmo de mi tiempo. Un tiempo que sigo contando por ‘años académicos’ o ‘cursos’ y no por años naturales. A pesar de haberme reinventado, alterado mis horarios y reorganizado varias veces, no he perdido la costumbre de registrar en mi horizonte este mes como de reinicio, como casilla de salida… Una oportunidad para poner otra vez el marcador a cero y dar marcha a nuevos planes y proyectos personales. Así que regreso decidida a retomar el objetivo primigenio de este blog, con el firme propósito de no hacer incursiones por jardines que, aunque me correspondan por mi condición ciudadana, me pillan a contramano, me incomodan y sobre todo me crispan porque no sé hacerlo sin pasión ni vehemencia y mi salud emocional me lo prohíbe. Desde ya me propongo ensayar una mirada más amable, serena, sin ruidos de fondo, sin juicios de valor, intentando separar ‘la paja del grano’, apartándome -siempre que sea posible- de todo aquello que no sume o no aporte…

Y siendo la que suscribe una apasionada de la Historia -disciplina a la que me dedico desde donde alcanza mi memoria- vivir en el lugar más antiguo de Occidente es un gran privilegio y como tal lo transmití durante mis años de docencia, pretendiendo inculcar y promover en mis alumnos un espíritu curioso e investigador como una cualidad, como un derecho e incluso un ‘deber’ que les impulsara a indagar en nuestro pasado, siempre desde el respeto y la objetividad, a fin de conocer nuestros orígenes y comprender por qué pasa lo que pasa, vivimos como vivimos o somos como somos. Porque mirar al pasado y revisarlo, es necesario para comprender nuestra realidad presente. Mirar atrás con espíritu crítico, examinando de manera pulcra, limpia, sin contaminar, con actitud contemplativa, con el sano propósito de aprender porque nada puede alterar ya el curso de los sucesos que nos trajeron hasta este momento presente…

El gran Pitágoras de Samos, filósofo y matemático, afirmó que el ‘siete’ es el número perfecto. No sé si tendrá algo que ver o es simple casualidad que siete sean los ‘puntos mágicos’ de mi ciudad. Lugares que conectan con la historia desde la fundación del lugar a la Guerra de la Independencia tal y como recuerdan las inscripciones en ‘piedra ostionera’ típica de esta zona (una roca compuesta de restos de conchas marinas propia de toda el área de la desembocadura del Guadalquivir). Trescientos y pico años antes de que Pitágoras sentenciase dicho número, el historiador romano Veleyo Patérculo -según consta en un parágrafo de su obra Historia de Roma I , 2 , 1-3- mencionaba la fundación de Gadir allá por el 1100 a. C. O sea cuatrocientos años antes que Roma, la capital Imperial. No obstante será el geógrafo Estrabón quien recoja de otro historiador más antiguo, Posidonio, el relato más conocido sobre nacimiento de dicha ciudad.

Cuenta la ‘leyenda’ (que no la historiografía) que fenicios procedentes de la ciudad de Tiro llegaron a estas costas para fundar un templo en honor de Melqart (o de su homólogo egipcio Reshef). En dos ocasiones llegaron hasta aquí siguiendo las indicaciones de los oráculos que, sin embargo, no fueron favorables y tuvieron que regresar. En la tercera venida los sacrificios fueron propicios y establecieron la nueva colonia de Gadir (que significa ‘recinto cerrado’). La colonia presentaba un patrón semejante al de los asentamientos fenicios, es decir, una costa volcada al mar con buenas condiciones defensivas, islas cercanas y lugares elevados cerca de la costa (como Medina Sidonia) además de un acceso próximo a ríos navegables como el Guadalete o el Iro…

Pocos datos se conservan sobre la estructura y fisonomía de la ciudad, aunque consta que poseyó templos consagrados a la diosa Astarté y a Melqart, dios principal de Tiro, del que se encontraron algunos exvotos, figurillas de bronce, expuestas actualmente en el Museo de Cádiz.  

Melqart, señor de Tiro y Gadir acabaría fusionándose con el griego Heracles para continuar reinando en el estrecho de Gibraltar, una zona que él mismo creó con sus propias manos al separar las dos grandes rocas que llevan su nombre: las Columnas de Hércules… Pomponio Mela, geógrafo gaditano (s. I d. C) escribió sobre la celebridad del templo de Melqart venerado por su riqueza y antigüedad, añadiendo que «su santidad estriba en que guarda las cenizas de Hércules». El santuario recibió las visitas de Aníbal y Julio César…

Fotografía: mp_dc

Hasta aquí la leyenda, el relato popular de transmisión oral que ha narrado en el devenir de los tiempos el hecho histórico, eso sí, adornado con elementos fantásticos. Pero… ¿Qué cuenta la Historia? Según coinciden diversos historiadores los fenicios desembarcaron en estas costas allá por el siglo VI a. C. Se trataba de un pueblo que dominaba el arte de la navegación, experimentado en el arte de la construcción de naves tanto para la guerra como para el comercio. Naves que diseñan de forma alargada con doble fila de remeros situados en puentes superpuestos – ‘birrenes’- y un poste central para desplegar la vela. Con ellas cargadas de productos recorrían el Mediterráneo a lo largo de cual establecieron una red de colonias a las que abastecen con la madera de cedro de los bosques del Líbano; el trigo y el lino de Egipto; los bálsamos y la miel de Israel; los esclavos de África; el aceite de Grecia o los mulos y caballos de Anatolia y,más adelante con vinos, salazones y metales de la recién fundada Gadir… Estos productos, aquí en el Sur, se intercambiaban sobre todo por plomo, estaño y plata, los más apreciados y codiciados metales. Más adelante, el color púrpura se convirtió en su ‘producto estrella’. Cuenta otra leyenda que lo descubrió Melqart durante un paseo junto a una ‘nereida’. Desde entonces el tinte rojo púrpura se convirtió en el símbolo de los fenicios. Un producto muy deseado por otros pueblos por su enorme valor transaccional, lo que llevó a los fenicios a custodiar celosamente su fórmula…

En fin parece muy probable que Fenicia quisiera hacerse con un trocito de tierra firme en las islas Gadeiras, (actual Bahía de Cádiz) junto al templo de Melqart, donde pudieran residir sus funcionarios, soldados y sirvientes pues solo los sacerdotes podían pernoctar en el recinto y acceder a ciertas dependencias…A partir de aquí comienza la época fenicia acreditada con numerosos hallazgos expuestos en diferentes Museos y una variada historiografía basada en diversos estudios realizados por expertos en esta materia…

Esta etapa de nuestra historia local ha sido recientemente promovida y recordada a través de un proyecto puesto en marcha en esta ciudad. Proyecto que ha cobrado vida en la obra del escultor local Antonio Mota Aparicio, autor de las 10 esculturas en bronce, inspiradas en los exvotos encontrados en Sancti Petri, (Vid. Foto) que representan al dios egipcio Reshef o al fenicio Melqart. Las esculturas han sido dispuestas a lo largo de diez puntos diferentes de la ciudad comenzando por playa de La Barrosa, frente a la Torre del Puerco, desde donde parte el itinerario que reconstruye la travesía de las naves fenicias cuando alcanzaron las costas gaditanas. El abrigo del Cerro del Castillo, lugar ubicado ya en el interior, pone punto y final a esta ruta inspirada en nuestra historia más remota.

¡Que la disfruten!