En el país de nunca jamás…

“Marruecos es muy conocido por ser uno de los países árabes más tolerantes. Además, es relativamente seguro y pacífico. Los marroquíes, tanto árabes como bereberes, son hospitalarios, cálidos y amistosos”.
Imagen Internet

Parece que los datos sobre la pandemia van por buen camino. La vacunación masiva de la población y la continua ampliación de las franjas de edad, sin duda, constituyen el factor determinante en la mejora de los porcentajes de contagios y fallecimientos. Una especie de ‘euforia contenida’ parece que se instala entre la ciudadanía aunque sin olvidar que no es momento de bajar la guardia. Deberíamos congratularnos todos por ello, sin excepción, pero no. La oposición se mantiene en clave de negación sistemática. Esa es la consigna y por eso siempre encuentra un resquicio para promover y mantener el ambiente de careo y discordia propio de esta legislatura. La derecha, crecida ante el éxito cosechado en Madrid, presume a boca llena de tener soluciones, de saber más que nadie de geopolítica, de diplomacia, de pandemia, de economía, de sanidad…Parece como si se creyeran en posesión de la ‘piedra filosofal’ aunque, a decir verdad, el movimiento se demuestra andando y su poca altura de miras se ha comprobado ante la ausencia de sentido de Estado tras la actual crisis con Marruecos.

Hace años que visité este país y, sinceramente, me fascinó. El territorio está poblado de rincones con playas vírgenes y oasis en los que perderse constituye un verdadero placer. Sus moradores me resultaron amables, hospitalarios y acogedores. Enseguida se mostraron dispuestos a enseñarme la ciudad por un módico precio acordado mediante la táctica del ‘regateo’, un ritual propio del lugar. Es verdad que los niños se pegan a ti con la palma de la mano extendida, en actitud pedigüeña, pero es que son muy pobres, mucho. Carecen de las cosas más elementales y aprenden a sobrevivir con la misma naturalidad con que aprenden a hablar o a caminar. Tanta calle les dota de cierta pericia y pronto se vuelven pícaros y hábiles en el manejo de aquellos gestos capaces de conmover los corazones y los bolsillos: ‘la necesidad agudiza el ingenio, tal y como afirmó Quevedo…

La ruta en coche transcurrió desde la frontera de Ceuta hacia Tetuán y desde aquí comenzamos un circuito a través de Fez, Khenitra, Ifran, Marrakech, Casablanca, Rabat, Tanger y de vuelta a Ceuta…Reconozco que llevaba algunas ideas preconcebidas fruto de conversaciones y a consecuencia de la lectura de una biografía de Hasam II quien, por entonces reinaba, titulada “Nuestro amigo el Rey”, de Gilles Perrault. El libro suscitó una gran polémica entre la sociedad marroquí dado que, hasta entonces, Francia acostumbraba transmitir una imagen positiva del Rey, su principal aliado en el mundo árabe. De hecho, “Marruecos emprendió infructuosas acciones judiciales para impedir la publicación y la difusión de la obra, que obviamente fue objeto de una fulminante censura en Marruecos, donde a pesar de todo circuló”. Perrault no escatimó detalles a la hora de desvelar ante el gran público la existencia de cárceles secretas, centros de torturas y centenares de detenidos desaparecidos, a lo se sumó ese mismo año un informe de Amnistía Internacional sobre dichas desapariciones. Tanta fue la presión que ambos documentos ejercieron sobre los políticos franceses, estadounidenses y de otros países aliados de Hasan II que se liberaron centenares de detenidos desaparecidos supervivientes al tiempo que se cerraron algunas prisiones secretas poniendo así punto final a una etapa de la historia marroquí conocida como los “años de plomo“.

Al regresar los esquemas previos se habían roto. Fueron dos semanas de aprendizaje en contacto directo con el pueblo llano. Había compartido comida en Fez en casa de Abdul (nuestro guía) y su hermana Aisha, universitaria (Menú: patatas guisadas con despojos de cordero. Como es costumbre, todos en el mismo plato…¡Exquisito guiso!). Antes fui con ella a los baños públicos. Una experiencia inolvidable de contacto con la luz, el agua, el silencio y la intimidad compartida. Recorrí curtidores y zocos. Pasé miedo en Khenitra al pasear por una calle poblada de cafetines repletos de hombres que no nos quitaron ojo. Curiosamente, a excepción de la señora que nos atendió en un kiosko de refrescos, no vimos una sola mujer. Aquella noche dormí con la cama apoyada contra la puerta de la habitación y salimos pitando antes del amanecer… Pasee por la Plaza de Jamaa el Fna. Bebí zumos de frutas y contemplé a los encantadores de serpientes. Visité la Menara, la Koutoubia y un bazar bereber en Marrakech  y me acerqué, hasta donde me fue permitido, al Palacio Real en Rabat, fuertemente custodiado por la guardia personal del Rey armada hasta los dientes…Pero la imagen que permanece grabada en mi memoria es la de las mujeres, muchas con los bebés a la espalda, en los campos, en las puertas de las casas, en los mercados con la mercancía a la venta, espiadas y controladas por los maridos aiguiéndolas de cerca. Mujeres cargadas a tope, con la mirada baja tras los pasos del esposo o del padre quienes suelen caminar tranquilamente tres pasos por delante, disfrutando de un cigarro y un vaso de té… Contemplé desde la ventana del hotel a las ‘chicas de la noche’. Un continuo ir y venir de un coche a otro previo acuerdo cliente-proxeneta, quien esperaba paciente la vuelta del servicio para volver a contratar otro…Aquella noche me alegré infinitamente de ser quien era porque ser mujer en Marruecos no mola nada. Aun así muchos de los tópicos instalados en mi cabeza se desvanecieron durante el trayecto de vuelta…

Estos recuerdos acuden a mi cabeza al calor de la crisis abierta esta semana a raíz de los sucesos de Ceuta. Desde hace años que en mi Comunidad asistimos a la llegada masiva de migrantes procedentes de África, sobre todo de Marruecos. El ‘estrecho’  como el Mediterráneo, se han convertido en un pasillo transitado a diario y un espacio donde la vida y la muerte se cruzan y entrelazan. A menudo me pregunto cuánta desesperación y valentía hay que acumular para meterse en una balsa, abrocharse un chaleco salvavidas de ‘juguete’ y poner la vida en manos de desalmados sin escrúpulos, mercenarios  que trafican con seres humanos por un jugoso puñado de euros. La desesperanza y la falta de expectativas mueven los ánimos de jóvenes que se echan a la mar con las manos en los bolsillos y de madres que cargan en su vientre o en su espalda a sus propios hijos … Pero Europa no afronta este problema y todos escurrimos el bultos y tiramos la pelota de un tejado a otro olvidando que nadie abandona su casa y su tierra por gusto, ni emprende una aventura de este calado así porque sí…Por eso me echo las manos a la cabeza cuando oigo a determinados políticos hablar con tanta ligereza de estas cuestiones, de estos niños y jóvenes, a quienes se refieren peyorativamente, vertiendo falsos juicios sobre su conducta, calificándolos como ladrones o violadores, tratándolos con un desprecio que acaba intoxicando sus argumentos con el fin de obtener réditos electorales. ¿Se imaginan un gobierno adoptando esta actitud oficial y el tipo de política migratoria que de ella se derivaría?

Hace tres días que la frontera española está siendo invadida por ciudadanos marroquíes que han sido utilizados por el actual Rey para llevar a cabo su venganza contra España. La chispa saltó a causa de haber dado cobijo a Brahim Gali , Jefe del  Frente Polisario, enfermo grave de covid a quien se asiste en el hospital de Logroño por razones humanitarias…Pero la verdad va más allá. La verdadera razón de que esto suceda es ‘por ser vos quien sois’ es decir, porque Brahim Gali preside desde 2016 la República Árabe Saharaui Democrática. Él es la figura histórica que encarna la lucha por la autodeterminación de pueblo saharaui, creador del Movimiento Nacional de Liberación. Y como el Sahara está bajo dominio de Marruecos, al Rey no le ha gustado que se le preste ayuda a quien considera enemigo. De ahí el chantaje de la invasión de nuestras fronteras con intención de sembrar el caos, la confusión y la creación de un ambiente de tensión política y diplomática. Según dicen los expertos, era de esperar que Marrueco reaccionara más pronto que tarde y así ha sido. Dicen que la venganza es un plato que se sirve frío. Ya lo creo. Hay que tener la cabeza bien fría, el corazón hirviendo de rencor y un ego insaciable para intentar vengarse utilizando al propio pueblo, de manera particular a niños y jóvenes, ansiosos de futuro y libertad. Resulta verdaderamente paradójico que Mohamed VI, quien detenta una de las mayores fortunas del planeta, reine sobre una población mayoritariamente pobre que subsiste (quienes pueden) a duras penas con un salario medio de 370 euros y jornales de 2,5 euros al día…

Y así están las cosas. A estas alturas de la semana cientos de niños deambulan por las calles de Ceuta y Melilla (en menor proporción) como en el ‘país de nunca jamás’, soñando “con volar alto y poder girar a la derecha en cuanto vean la segunda estrella…” De momento hacen acopio de colchones, mantas, ropas y víveres obtenidos de la caridad de los vecinos. Muchos no quieren volver porque piensan que por mal que les vaya en España o en Europa, nunca será peor que en su tierra. Otros quieren regresar con sus padres pero el gobierno marroquí obstaculiza e incluso niega su regreso. La ultraderecha se persona en el lugar de los hechos intentando hacer leña del árbol caído y enseguida hará cuentas del descalabro económico a consecuencia de la atención a los ‘menas’. La ocasión la pintan calva’ para Abascal que se nutre políticamente de situaciones como esta. Por otro lado los acólitos del líder de la oposición se dedican a difundir grandes titulares sobre las dotes  de quien se postula futuro presidente, presumiendo de cómo las ‘vio venir’, (y no tuvo la decencia de comunicarlo), de su capacidad para gestionar la crisis o de sus habilidades diplomáticas. Incluso el propio líder desoja la margarita jugando con la respuesta a la cuestión: ¿apoyo al Gobierno?: ahora sí, ahora no…ahora sí, ahora no…La ministra de Defensa ha dado la cara y ha felicitado a la Fuerzas de Seguridad del Estado, presumiendo de su humanidad y buen trato para con los migrantes a pesar de que Marruecos difunde opiniones totalmente opuestas… Y mientras unos dicen una cosa y otros otra, los menores se intentan repartir por nuestra geografía y pronto llegarán a nuevos países de ‘nunca jamás…’

Hasta aquí la versión oficial, la que vemos en la TV o leemos en la prensa. Luego están los relatos de la gente de la calle, de los vecinos de Ceuta y Melilla, cuyos testimonios solo se conocen en ‘petit comité’… Relatos que hablan de la tristeza de la gente sencilla, de las trabajadoras del servicio doméstico que se ven perjudicadas y del aumento del número de suicidios…La única salida de quienes se sienten atrapados en la desesperanza, el hambre , la miseria y, ahora, presas del chantaje de los poderosos … Mi solidaridad para con todos ellos…

La hora de la verdad…

El pasado domingo decayó en España el estado de alarma. El panorama se presenta lleno de incógnitas y dudas que deberán resolver los Tribunales, cada uno siguiendo sus propios criterios de interpretación: unos han dicho sí a lo que otros dijeron no…Mientras los reyezuelos en sus diferentes taifas, aplican las normativas vigentes siguiendo los ‘sabios’ consejos de  sus ‘comités de expertos…’
Fotografía: mp_dc

El pasado día 9 a las 24.00 h concluyó el estado de alarma en nuestro país. Una cadena de TV lo anunció a bombo y platillo colocando una cuenta atrás en la pantalla a fin de inmortalizar el momento. Previsible o no, un segundo después de la hora señalada, en algunas de nuestras principales ciudades una oleada de gente se echaba a la calle corriendo despavorida hacia las plazas y avenidas principales para celebrarlo. Abrazos, risas, cantos, brindis… Una alegría y alboroto que no vimos ni en fin de año. Jóvenes y no tan jóvenes deseosos de tomar las calles para congregarse, para reunirse a la antigua usanza, tal como hacíamos durante la tan añorada ‘normalidad’. Unas ganas contenidas de abrir el portal de casa después de las 11.00 llevaba días flotando en el ambiente, esperando poder adentrarse en la noche, en sus vericuetos, en sus rincones, más de uno deseoso de beber esa copa pendiente desde hace más de un año, mientras se conversa con los amigos dejando transcurrir el paso el tiempo sin prisa alguna por volver a casa… Solo que nos hemos adelantado y equivocado el mensaje porque el cese del estado de alarma no coincide con el cese de la pandemia…

Los psicólogos llevaban tiempo advirtiendo sobre el cansancio o fatiga pandémica a resultas del confinamiento, la tensión provocada por el uso las mascarillas y la necesidad refrenada de socializar, por no hablar del temor al contagio o el miedo a la hospitalización en solitario conociendo las deficiencias de un sistema sanitario -aparentemente seguro- que sin embargo parece que hace aguas, aunque haya quien maquille esta realidad o la niegue. Y así fue como se intentó dejar atrás el recuerdo de las calles vacías y silenciosas, los comercios y bares cerrados, la vida paralizada, en ‘cuarentena’ y se desencadenaron las ganas de vivir sin contención…

Los seres humanos tendemos a olvidar lo malo, lo desagradable, aunque tal vez, en esta ocasión, sea todavía demasiado pronto para olvidar y abandonar el luto… Lo ocurrido ha resultado una irresponsabilidad, es más, diría que constituye una falta de respeto y consideración hacia nuestros profesionales de la sanidad que se han dejado la piel en las trincheras. Ha sido su pericia, su arrojo, su valentía y buena voluntad, quienes nos han salvado a pesar de la dudosa gestión de quienes gobiernan. Ellos fabricaron los primeros EPIS con restos de plásticos, se protegieron improvisando, echando mano de cuanto tenían a su alcance. Les enviaron a negociar con un asesino en serie sin chaleco antibalas y lo hicieron. Nos han cuidado, han acompañado a nuestros mayores en el trance final, les dieron la mano y pronunciaron por nosotros palabras de consuelo. Merecen  respeto y reconocimiento. La histeria colectiva por la que muchos se dejaron llevar la madrugada del domingo no tiene justificación, representa una enorme falta de solidaridad, denota muy poca conciencia comunitaria y todavía menos disciplina social. Debemos cuidarnos no solo por nosotros mismos sino porque es la única forma de colaborar y cuidar nuestro entorno…

No deberíamos borrar de nuestra memoria aquella cita diaria a las 20.00 h de la tarde, cuando nos reuníamos en la distancia convocados a través de las redes sociales y nos veíamos en las pantallas para aplaudirles juntos en señal de gratitud, para infundirles ánimo y transmitirles fortaleza…No deberíamos olvidar. Dice el refrán que ‘el sabio teme y el necio se atreve’. El necio insiste en los propios errores o se aferra a ideas o posturas equivocadas. Como dijo Anatole France, “una necedad repetida por treinta y seis millones de bocas no deja de ser una necedad…”. No seamos necios…

Por lo que respecta a los virólogos y epidemiólogos, se han echado las manos a la cabeza. No comprenden ni conciben que se eche por tierra el trabajo conjunto realizado durante más de un año, poniendo en peligro la salud, la recuperación económica y la salida de una crisis cuya dimensión aún desconocemos. Así las cosas, hoy por hoy, nadie se atreve a vaticinar qué ocurrirá en un par de semanas. Habrá que esperar.

No obstante, lo sucedido no era tan difícil de presagiar y ‘lo que te rondaré morena…’ pues un nuevo fin de semana se avecina y la libre interpretación por parte de los Tribunales no unificará criterios, ni homologará medidas por igual en todos los territorios. De manera que unas Comunidades gozarán de mayor libertad de aforos y de horarios y dispondrán o no de ocio nocturno en función del Tribunal correspondiente… Estaba cantado que una vez caducado el estado de alarma, muchos se echarían a la calle dispuestos a comerse la vida a bocados. Por eso no se entiende el empecinamiento de no darle continuidad hasta alcanzar un mayor porcentaje de vacunación y menor número de infectados, asegurando así el éxito de la desescalada o en su lugar poner en marcha una normativa legal, clara, sin ambages e idéntica para todos los territorios, sin excepciones…

En mi Comunidad el mayor atractivo reside en sus costas. Kilómetros y kilómetros de playas que han permanecido silenciosas y casi desiertas durante el estado de alerta. Malo para el turismo y la hostelería, bueno para la naturaleza que ha encontrado en este descanso una oportunidad para regenerar recursos naturales, depurar sus aguas de los restos contaminantes vertidos por la acción de los seres humanos. Un placer pasear ahora por arenas limpias comprobando cómo han crecido algunas dunas al tiempo que disfrutamos de nuevo la visita de algunas aves, insectos y otros seres sintientes a los que tanto incordiamos con nuestra constante presencia …

Las playas de mi ciudad se han abarrotado de gente nada más desperimetrar las provincias. Han sido nuestros vecinos sevillanos los primeros en llegar, deseosos de plantar la sombrilla y, cervecita en mano, mirando hacia el horizonte, dejando sentir la brisa en la cara y el sol en el cuerpo…Tras ellos pronto nos visitarán los madrileños, amantes empedernidos del litoral gaditano donde algunos tienen segunda o tercera residencia. Hay quien llega con aire de ‘rico’ aunque no lo sea y, este año, mucho me temo que más de uno lo haga dispuesto a prolongar el estatus proporcionado por ese nuevo estilo de vida  ‘a la madrileña’ olvidando que esto no es Madrid… La verdad es que después de tantos años se les ve venir envueltos en su pátina de capitalidad como si eso les hiciera merecedores de algún que otro privilegio lo que, en ocasiones, les anima a reclamar cierto trato y tomarse determinadas licencias, particularidades que, sobre todo, conocen nuestros pacientes, inteligentes y resabiados hosteleros, que más sabe el diablo por viejo que por diablo…Que nadie se confunda, somos históricamente acogedores por eso recibimos a todos con los brazos abiertos, vengan de donde vengan, sin excepciones…

En fin, la pandemia no ha parado de ofrecer ocasiones a los políticos para que decidan unificar criterios beneficiosos para la ciudadanía dejando a un lado intereses personales o partidistas. Pero no es el caso. Por el contrario cualquier ocasión ha sido buena para desacreditar al contrario y sacar tajada, caiga quien caiga…Y a estas alturas, poco se puede esperar de ellos, tan ocupados en una campaña electoral que parece no tener fin …

Finalmente, hoy miércoles, mientras acabo de escribir esta entrada, se celebra el Día Internacional de la Enfermería. Fue en el año 1974 cuando se decidió esta efemérides, señalada para el 12 de mayo, mismo día del año 1820 que vino al mundo Florence Nightingale, “enfermera, escritora y estadística británica, considerada precursora de la enfermería profesional moderna y creadora del primer modelo conceptual de enfermería…”. En 1859 se publicaron sus “Notas sobre Enfermería” –Notes on nursing: What it is, and what it is not– obra cuyo texto sirvió de referente para la elaboración del programa de estudios de la Escuela Nightingale y de otras escuelas posteriores… El trabajo de Florence inspiró a Henri Dunant que fundó la Cruz Roja y desarrolló las propuestas humanitarias adoptadas por la convención de Ginebra. 

A ellas, las enfermeras, de las que tanto recibí en mis peores momentos mi felicitación, reconocimiento y gratitud por su labor profesional y humana…

El elixir de la vida…

Fotografía: mp_dc

Esta semana me inyectaron la primera dosis de AstraZeneca. Tuve suerte porque el ambulatorio (palabra en desuso, ahora se llaman ‘centros médicos’) está a cinco minutos de casa. Aún así tenía que ir en coche por exigencias del protocolo pues al ser un edificio pequeño atendían sin salir del coche, de manera que la liturgia obligaba a guardar las correspondientes colas: una para que nos pincharan y otra de espera por si se presentaba alguna complicación. Mientras aguardaba me di cuenta de lo cotidiana que me resultaba aquella imagen repetida a diario por la TV, solo que esta vez yo no era una mera espectadora sino protagonista junto al resto de ‘actores’. Reconozco que no había logrado visualizarme en esta realidad, no me veía, e incluso pensé que tararían más en darme cita. Por eso y apremiada por mis hijos y algunos amigos, revisé un par de veces mis datos personales en mi seguro médico, hasta que decidí relajarme. Y entonces lo hicieron. Me llamaron. Sonó el móvil, en la pantalla apareció ‘número privado’ y me dio el pálpito. Lo intuí… Hasta ahora todo parece normal incluyendo los dos o tres días de malestar general, con síntomas de una gripe incipiente… Al parece es una buena noticia porque significa que mi sistema inmunológico se puso en marcha y a estas horas está fabricando linfocitos a ‘tutiplén’ para poder construir barreras defensivas en el caso de contraer la enfermedad…

Y una vez inoculada con las correspondientes gotas de tan ansiado elixir, me embargó un sentimiento de reconocimiento a la ciencia al tiempo que agradecí haber nacido en este país y no en la India, por ejemplo, cuyas desoladoras y dantescas imágenes no puedo apartar de mi cabeza…Más allá del descontento, la desafección, el desacuerdo o la falta de referentes políticos que me han desasosegado (y me desasosiegan) durante todo este tiempo, sentí alegría y gratitud por quienes han hecho posible la fórmula del ‘néctar de la vida’, la ambrosía que nos puede preservar de tan cruel enfermedad y de la muerte. Y sentada en mi coche, esperando esos quince minutos de ‘gracia’, me sorprendí a mí misma imaginando (lástima no saber dibujar) a esos científicos en un gran laboratorio. Todos con sus batas blancas y gafas pegados a sus microscopios, cual alquimistas alrededor de una mesa llena de probetas humeantes, matraces y frascos con líquidos de diferentes colores y, suspendidas en el aire, gravitando sobre sus cabezas, las letras desordenadas de la palabra ‘eureka’, expectantes, esperando a ver quien se atreve a pronunciarlas… Pero no nos engañemos, esto no fue un efecto de las vacunas sino probablemente un ensueño pasajero a consecuencia del subidón experimentado a resultas del instinto de supervivencia, sabiéndome a salvo (o eso espero) de la enfermedad…

Luego mi hermano me escribió ‘de coña’ para decirme que, a diferencia de mi, él se encontraba entre las ‘élites’ del país tras vacunarse con Pfizer. La chanza despertó mi curiosidad y me llevó a consultar el precio y nivel de eficacia de cada una. Y, efectivamente, parece que no pertenezco a esa lista de los ’40 principales’ pues AstraZeneca es la más barata -1,6 euros- y su nivel de eficacia del 76% frente a la Pfizer que cuesta 12,5 euros cada dosis con una inmunidad del 90-95%…Nada que añadir. Quedar excluida de esa relación de favorecidos por la ‘number one’ de las vacunas no resta un ápice a la satisfacción de pasar a formar parte del ‘rebaño’ que protegerá a quienes no puedan o no quieran vacunarse. Por supuesto el comentario viene al hilo de la broma, sin una pizca de acritud por mi parte…

Aquel mismo día supe que EE.UU con Joe Biden al frente, apoyará la liberalización de las patentes de las vacunas para que todos los países de mundo puedan producirla y se universalice su uso. Ya era hora que alguien diera el paso. Se compran las vacunas con dinero público y las correspondientes farmacéuticas se están enriqueciendo a costa de la vida de muchos seres humanos. ¿Somos o no somos seres gregarios? El sentido de pertenencia a una comunidad está desapareciendo. Somos la única especie que tropieza una y otra vez con la misma piedra y, sinceramente, hemos tenido y seguimos teniendo una gran oportunidad para aprender aunque pienso que, en general, no la hemos sabido aprovechar lo suficiente…

La pandemia ha puesto en evidencia la necesidad de cambiar el chip, de comprender que vivimos en un mundo interdependiente y global. Que hay cuestiones que deberían dejar de plantearse en clave nacional y expandir el ámbito de referencia o circunscripción incluso más allá de las grandes entidades de poder aglutinadoras de unidades menores. Los grandes líderes afrontan el que constituye, sin duda, el gran desafío de nuestro siglo y algo de tamaña dimensión requiere mentes amplias, miradas largas y anchas, proyectos que aúnen esfuerzos, grandes dosis de honradez, menos guerra entre ‘egos’, más trabajo en equipo y, por supuesto, una gran inversión en ciencia e investigación porque el futuro que está en juego lo merece.

Algunas voces relevantes en la comunidad mundial alertan sobre las posibles pandemias que se podrían suceder una vez superada la covid-19. En realidad, según dicen los entendidos, la covid pilló a todos por sorpresa, desprevenidos, considerando que las enfermedades que nos asediaban tenían que ver con la pérdida de biodiversidad, con la desaparición de especies por la destrucción de sistemas ecológicos o la multiplicación de las enfermedades zoonóticas, es decir,  las que saltan de los animales a los humanos que han causado pandemias y epidemias con anterioridad: la fiebre amarilla, la rabia o la brucelosis. Una opinión coral a la que se une la del magnate Bill Gates quien considera que la próxima llegará de la mano del cambio climático. El multimillonario que, ha realizado numerosas intervenciones y donaciones de carácter filantrópico durante el año y pico que llevamos luchando contra la covid, escribió en su blog oficial ‘Gates Notes’: “La desafortunada realidad es que Covid-19 podría no ser la última pandemia. No sabemos cuándo llegará el próximo, o si será una gripe, un coronavirus o alguna enfermedad nueva que nunca antes habíamos visto. Pero lo que sí sabemos es que no podemos permitirnos que nos pillen desprevenidos de nuevo. La amenaza de la próxima pandemia siempre estará sobre nuestras cabezas, a menos que el mundo tome medidas para prevenirla”. La inversión en ciencia, el monitoreo de patógenos, la simulación de pandemias y una sólida inversión de los países ricos son, a su entender, las medias ‘preventivas’ que deberíamos ponerse en marcha…

Pero casi nadie cuenta con las posibilidades de Bill Gates (ni por asomo) ni posee la sapiencia de nuestros renombrados científicos. Y sin embargo no estaría de más reflexionar sobre nuestra posible colaboración en la construcción del futuro que nos avecina cambiante, complejo y expuesto a nuevos brotes y enfermedades. El aforismo ‘el saber no ocupa lugar’ debería acompañarse de ‘pero requiere tiempo’. Nuestras vidas discurren encorsetadas en una dinámica de ‘piloto automático’, algo parecido a lo que sucede cuando conducimos: cambiamos de marcha, respetamos las señales mientras nuestra cabeza hace la lista de la compra, repasa los asuntos pendientes o piensa en la persona que está deseando ver…Cuerpo y mente cada uno por su lado…Tal vez por esto, porque la rutina se lleva casi todo nuestro tiempo, algunas personas de reconocido éxito han puesto de moda lo que se conoce como ‘la regla de las cinco horas’ cuya práctica se remonta hasta Benjamin Franklin. El concepto es muy simple: “reservar al menos una hora al día (o cinco horas a la semana) para actividades que puedan calificarse como prácticas deliberadas de aprendizaje”.

Una regla de oro a la que podríamos añadir el Niksen o el ‘arte de estar en casa sin hacer nada de manera consciente’, que en realidad es mucho más que ‘no hacer nada’ porque de lo que se trata es de enfocarnos en algo aunque sea tan simple como mirar por una ventana…Algo aparentemente sencillo aunque no lo es…La práctica del Niksen nos libera de las actividades cotidiana en un intento por dejar la mente conscientemente en blanco, predispuesta a futuros aprendizajes y cambios ¿Para qué? Para aprender a aprender, para promover nuestras capacidades y desarrollar el espíritu crítico…Nunca seremos Bill Gates (ni falta que hace porque ya existe) pero sí una mejor versión de nosotros mismos…Y ahí vamos…

Un mar de dudas…

Expresión marinera donde las haya, ‘un mar de dudas’ se emplea como signo de indecisión,de alerta ante una toma de decisión que implica responsabilidad por su trascendencia…
Fotografía: mp_dc

Expresión marinera por excelencia, como en ‘un mar de dudas’ casi todos nos sentimos de vez en cuando. No podía ser de otra manera porque los seres humanos disponemos de pocas certezas frente a las muchas inseguridades. Duda, vacilación, titubeo, incertidumbre, indecisión…Un no saber para dónde tirar, qué hacer, qué elegir… Hubo un tiempo en que esta fase me paralizaba, me imposibilitaba, me incapacitaba para hacer otras cosas hasta que por fin decidía… Ahora no. He aprendido a contemplar las dudas (cuando no urgen) y darme tiempo porque, a veces la respuesta es tan simple y tan evidente que solo es cuestión de tomar distancia… El filósofo Sir Francis Bacon afirmó: “si un hombre comienza con certezas, terminará en dudas; pero si se contenta con comenzar con dudas, terminará en certezas”. Dudar, en su justa medida, obliga a pensar dos veces, lo cual no está de más si tenemos en cuenta los tiempos que corren…

Y en estos tiempos que corren llevo una temporada dudando sobre si cancelar o no alguna de mis cuentas en las redes sociales. Antes me acercaba a estos foros para leer artículos, ver fotos, contrastar opiniones, conocer de primera mano el veredicto de reconocidas y afamadas plumas de nuestra literatura y el periodismo de vanguardia fuera de signo que fuera y, aunque no suelo verter opiniones de carácter político, a veces apoyo y aplaudo las de quienes defienden posiciones con las que me identifico. Pero un día me di cuenta que esta especie de ‘ágora’ donde nos encontrábamos todos se había transformado en un patio de vecinos mal avenidos al servicio de quienes pretenden difamar, poner bulos en circulación, dar cuerda a los populismos y rienda suelta a los chismes… Será por eso que cada vez tengo menos dudas y sé que es cuestión de tiempo que acabe cerrando mis cuentas. Seguro. Eso sí, me quedaré con el blog,  el único espacio donde suelo depositar gran parte de mis frustraciones ante lo que personalmente considero injusto, intolerante, engañoso o desprovisto de mínimas dosis de verdad, no solo de la  ‘verdad’ que coincide con la mía, sino de la verdad objetiva…

Cuando comento todo esto con las personas de mi entorno detecto un hastío generalizado, una gran desconfianza y una visión escasa de expectativas ante el contenido de algunos de los discursos promovidos por determinados dirigentes, aderezado con un puñado de temores respecto a las nuevas generaciones, la de nuestros niños y nietos, al pensar en el futuro incierto que les aguarda y en los desafíos que se verán obligados a afrontar, particularmente en todo lo que se deriva de la pandemia, del cambio climático, de los cambios en general. Junto a las dudas me viene a la cabeza una certeza: estamos en un punto de inflexión. Algunas mudanzas, llegadas de la mano de la pandemia, se quedarán para siempre…Y cuando lo pienso me pregunto ¿qué será de nosotros (o de quienes sean que les toque) si logran imponerse las políticas procedentes de regímenes ultraderechistas, ‘covidiotas’ que se apartarán del Acuerdo de París y dejarán morir a nuestro querido planeta entre otras tantas barbaridades…?

Madrid podría servir de espejo en el que mirarse…Un laboratorio en el que la derecha hará ciertos experimentos. Veremos qué resulta. Todo es una incógnita porque nada se ha dicho sobre los programas, ni se conocen las propuestas. Quienes les voten lo harán como un acto de fe en la todopoderosa, impertérrita y crecida candidata, defensora de la libertad ‘a la madrileña’ y en sus secuaces, futuros aliados y aliadas con quienes conformará un gobierno previamente gestado (probablemente) y casi decidido porque el adelanto de los comicios auguraba el éxito desde sus comienzos. La promesa de ‘bares y terrazas’ para todos es el equivalente al panem et circense romano…La estrategia es bastante simple: distraer al pueblo para que sus mandatarios gobiernen a sus anchas y todos (supuestamente) felices…

A las de mi generación nos cuesta mantener la boca cerrada y ‘sufrir en silencio’. Nos mandaron callar demasiadas veces y aun así no lo hicimos. Como mujeres que hemos defendido la libertad y las libertades no solo para nosotras sino para entregarla como legado a quienes nos releven, nos cuesta permanecer pasivas ante la oleada de posibles restricciones que se intuyen en el horizonte. No nos conformamos ni nos resignamos así como tampoco comprendemos a quienes lo hacen sumisas, resignadas y abnegadas como nuestras abuelas. Nosotras forjamos nuestra identidad en asambleas, con los ‘grises’ pisándonos los talones alguna que otra vez. Convivimos con el multipartidismo incipiente, con compañeros y camaradas de diversas ideologías socialistas y comunistas de partidos varios: el Comunista de España, el de los Trabajadores y  la Liga Comunista Revolucionaria. Todos ilegales legalizados con ansias de LIBERTAD con mayúsculas: libertad de expresión, de decisión, de pensamiento, de ideas, libertad de ser y no sólo de tomar cervezas y huir de los ex.  Esa es una libertad de andar por casa, de bolsillo y, para colmo, selectiva. No todo el mundo puede disfrutar de terraza, cerveza y corridas de toros o ¿acaso podrían quienes esperan en las colas del paro y del hambre?  Pues eso. Si esa es la libertad que ofrecen yo digo: no gracias, no me interesa…

Tirando del archivo de la nostalgia recuerdo que en 1976 el grupo Jarcha popularizó el tema ‘Libertad sin ira’ (cuya letra fue censurada) que se compuso para promocionar la salida a la calle del periódico ‘Diario16’. El tema constituye un canto a las libertades tras la caída de la Dictadura de Franco, invitando a desarrollar un espíritu de reconciliación sin ‘ira’ ni revanchas, contraponiendo los valores democráticos de la nueva generación frente a la tendencia autoritaria de la anterior…Otro tema muy conocido fue ’Habla pueblo habla’, del grupo ‘Vino Tinto’, que salió por la misma fecha con el fin de animar la participación ciudadana en el referéndum para la reforma política de 1976…Escritores, intelectuales, periodistas, poetas, cantantes y artistas hablaban, proclamaban, escribían y cantaban a la libertad…Y entre todos algo conseguimos, ya lo creo…

Por todo esto, la historia semántica del término ‘libertad’ se ha enriquecido con el devenir de los años, adecuándose a la realidad de los tiempos. El Diccionario de Autoridades de 1734 contiene cinco acepciones entre ellas la primera la define como La facultad natural, o libre albedrío, que tiene cada uno para hacer o decir lo que quisiere; menos lo que está prohibido o por fuerza o por derecho… Las siguientes hablan de la ‘libertad de Estado’ y ‘de conciencia’. Actualmente la RAE señala  hasta 35 acepciones de las que podemos echar mano para utilizar esta palabra con un mínimo de precisión. Entre otras la Academia puntualiza en primer lugar la “facultad natural que tiene el hombre de obrar o no de una manera o de otra”. También “el estado o condición de quien no es esclavo, no está preso ni sujeto ni subordinado o el derecho de valor superior que asegura la libre determinación de las personas” a lo que añade la ‘libertad condicional’, ‘de cátedra’, ‘de comercio’, ‘de circulación’ y otras hasta completar las 35.

En fin, llevo toda la semana oyendo hablar de libertad con tal ligereza y frivolidad que, sinceramente, da que pensar y hasta un poco de miedo porque lo que venden no es más que una réplica barata de la original que se me antoja secuestrada, cautiva, presa de la demagogia, ahogada en un discurso intencionadamente banal, superficial,  gris y neutro que podría resultar confuso y hasta peligroso. Es lo que hay. En Madrid ganarán las palmas y el ‘hagamos lo que a cada uno le dé la gana’, expresión que también recoge la RAE y que significa: “Seguir el propio gusto o arbitrio sin atender a razones…” Al buen entendedor…

Domingo de Pascua…

La Pascua​ ―también llamada Pascua de Resurrección,​ Pascua Florida,​ Domingo de Pascua,​​ Domingo de Resurrección​ o Domingo de Gloria― es la fiesta central del cristianismo,​​ en la que se conmemora, de acuerdo con los evangelios canónicos, la resurrección de Jesucristo al tercer día después de haber sido crucificado ..

El Pésaj (pascua en hebreo) conmemora la liberación del pueblo judío de la esclavitud de Egipto, relato que contiene el libro del Éxodo en el Antiguo Testamento. Es la fiesta equivalente a la Pascua cristiana, un tiempo litúrgico que comenzó tras el carnaval y va precedido por las carnestolendas (los tres días anteriores al miércoles de ceniza), el miércoles de ceniza, la cuaresma y la Semana de Pasión. Judaísmo y cristianismo, históricamente enraizados, comparten esta celebración considerada  una fiesta religiosa por excelencia que recuerda la Resurrección, el paso de la muerte a la vida…

Por segundo año consecutivo celebramos la Semana Santa de otra manera. El año pasado confinados y este perimetrados pero tanto en uno como en otro aficionados, cofradías y hermandades se han encargado de no dejar la Semana Santa en el olvido. Las hermandades de diferentes ciudades han promovido diversos actos (exposiciones, audios, vídeos…). La prensa y la TV han tirado de archivo y paseado las cámaras a lo ancho de nuestra geografía a fin de mostrar la diversidad de tradiciones culturales y religiosas en torno a este importante evento. Las ciudades con ayuda de las autoridades han tirado de ingenio y así hemos visto el ‘tronocar’ valenciano, una especie de ‘papa móvil’, en mi opinión de pésimo gusto y peor estética, que ha paseado algunas imágenes por la capital. Por otro lado, los templos de casi todas las localidades han abierto sus puertas de par en par para que los vecinos, los mismos que pasarán de largo el resto del año, hagan colas de más de una hora para desfilar ante Cristos y Vírgenes para poder rezar o derramar dos fervorosas lágrimas para después, una vez aliviada el alma, reconfortar el cuerpo en algunos de los bares del entorno. Departir con la familia o los amigos en torno a una buena mesa, quitará la pena de no poder disfrutar de la esperada Semana Grande…Así es. Así somos. Todo esto también conforma nuestra identidad, nuestra idiosincrasia que, curiosamente, resulta sumamente atractiva para los extraños…En definitiva, la sociedad quiere recordar que es tiempo de procesiones, de penitentes, de cirios, de bolas de cera, de mujeres de mantilla, de roscos, de torrijas, de bandas de músicas, de flores, de pétalos de rosa que caen como lluvia, del crujir de túnicas y de los varales de palios de plata y oro que suenan por las esquinas o se balancean en las cuestas, al ritmo que marcan los pies de los costaleros que danzan y calzan los pasos de Vírgenes Dolorosas, portadoras de puñales, madres de luto por la muerte del Hijo de Dios… La máxima expresión de la religiosidad popular, la concepción religiosa de la Pasión marcada a fuego en la memoria de generación en generación, conservada, casi intacta, en el imaginario colectivo desde tiempos remotos…

Y llegó en domingo de Pascua que pone punto final a esta Semana. No sé por qué recordé aquello que me enseñaron de pequeña en el colegio: comulgar al menos una vez al año por Pascua Florida, el tercer mandamiento, de obligado cumplimiento para todo buen católico que se precie…Entonces lo aprendí como se aprendía casi todo, por repetición, hasta que se quedaba marcado en la memoria para siempre. En aquel tiempo la memoria jugaba un importante papel por lo que  poseer una buena base mnemotécnica era esencial en el proceso de aprendizaje: definiciones, reglas ortográficas y gramaticales, declinaciones en latín y griego, poesías e incluso direcciones y números de teléfonos y, por supuesto santos, cumpleaños, aniversarios… Como no había móviles ni internet todos los datos se almacenaban en nuestro pen drive natural, el mismo que traíamos de fábrica: la memoria… En fin,, a lo que iba. La Pascua ‘florida’, locución que no tiene traducción, celebra la resurrección de Cristo. La palabra ‘pascua’ proviene del latín páscae, que a su vez deriva del griego clásico  πάσχα (pasja), una adaptación del hebreo פסח (pésaj), que significa ‘paso’ o ‘salto’, metáfora o simbolismo del paso de la muerte a la vida. Aunque  el verdadero origen de la Pascua se remonta al año 1513 a. de C. fecha en la que el pueblo judío emprendió su éxodo desde Egipto hacia la Tierra Prometida. El calificativo ‘florida’ está relacionado con la primavera, fecha en la que, más o menos, coincide este evento. La Pascua cristiana o el Pésaj judío constituyen una festividad de suma importancia que no pasa desapercibida a sus fieles que la celebran de manera especial mediante una liturgia, rituales y comidas propias, elaboradas específicamente para este día del año…

En España existe una larga tradición en torno a esta celebración, sobre todo por el papel y el peso que la Iglesia ha representado a lo largo de la Historia. Las liturgias y tradiciones son muy numerosas y variadas a lo ancho de nuestra geografía, por lo que podemos afirmar que cuenta con un enorme acervo cultural de gran calado en el pueblo y por ello representa el ejemplo por excelencia de religiosidad popular que no debe ser confundida con la fe o activismo religioso. Al calor de esta fiesta se han desarrollado numerosas actividades económicas de las que han subsistido y todavía subsisten  muchas familias.

Respecto a sus orígenes se puede afirmar que la Semana Santa se ha venido celebrando prácticamente desde los inicios del cristianismo, aunque la génesis de las cofradías y hermandades  es más cercano en el tiempo remontándose al siglo XV, cuando los laicos se asociaron y crearon dichas organizaciones a fin de ayudarse y apoyarse mutuamente en momentos difíciles, sobre todo en la enfermedad y la muerte (es importante recordar que ‘enfermar’ y ‘morirse’ siempre ha sido caro, y no todo el mundo podía costearlo. Los gremios y cofradías subvencionaban los funerales a sus miembros),  además de revivir la pasión de Jesucristo. Así nacieron las procesiones con la finalidad de ‘representar’ la Pasión y muerte de Jesús.

No obstante fue a finales del siglo XV y principios del XVI, al mismo tiempo que se surgió un movimiento reformista que perseguía la búsqueda de un cristianismo más auténtico y acorde con el evangelio, cuando eclosionaron las cofradías de pasión que cristalizaron, sobre todo, en Andalucía desde donde se extendieron al resto del territorio nacional, cuyo acto central era la estación de penitencia (que quiere decir que la procesión haga parada o ‘estación’ al menos en un templo a lo largo de su recorrido). Las primeras procesiones portaban un crucificado al que se unió, más adelante, una Virgen de los Dolores colocada sobre unas parihuelas. Ambas imágenes procesionaban a son de un tambor  o una trompeta, cuyos sonidos pretendía añadir, intencionadamente, solemnidad al cortejo fúnebre.

Conforme el barroco fue cuajando se fueron sumando otros elementos (recordemos que el barroco se distingue por la profusión , la exageración y lo recargado…) hasta obtener un formato muy parecido al actual. Es necesario considerar el valor que adquiere en el Barroco la representación, la imagen visual, la teatralidad, la escena que, poco a poco, promovieron el lujo, el boato y la ostentación que permearon la esencia y se afianzaron en cofradías y hermandades que comenzaron a disputarse el prestigio, la reputación, la fama que , desde entonces, anegaron el espíritu cofrade de tal manera que, hoy por hoy, resulta difícil separar y, mucho menos distinguir, el fondo de la forma, lo material de lo espiritual. Con el tiempo la enorme proliferación de cofradías hizo que muchas de ellas se fusionaran y que en algunas ciudades, se regularan sus procesiones “introduciendo la obligación de hacer estación de penitencia en la catedral”.

En el devenir de los tiempos las cofradías y hermandades, desde entonces hasta la actualidad, ha sido muy desigual.  Durante los siglos XVII al XIX experimentaron una fuerte crisis propiciada por la propia jerarquía eclesiástica, empeñada en su regularización y actualización tanto de fines como de reglas, y con ocasión de las guerras. Posteriormente, durante los años treinta del siglo XX y  tras el Concilio Vaticano, se  puso en tela de juicio su misma existencia.

Sin embargo, han sobrevivido a los avatares del tiempo y llegado hasta nuestros días mostrando un vigor que revela las profundas convicciones sus integrantes además de mostrar en el plano artístico una especial sensibilidad que distingue a nuestro país por encima de otros de la órbita cristiana. En opinión del historiador José Escribano, “aun siendo diferentes en el plano de lo estético, las salidas penitenciales de las numerosas cofradías de Pasión que salpican nuestra geografía, continúan mostrando de un modo bello nuestra diversidad y nuestras raíces comunes”.

Obertura…

Una obertura es una Composición instrumental concebida como introducción de una obra musical larga (especialmente una ópera o un oratorio), con la cual “no suele estar relacionada temáticamente…”
Fotografía: mp_dc

Como si de un gran reserva se tratara, algunos libros llegan a nuestras manos para ser saboreados no devorados. Su poder de seducción es tan grande que les reservamos un lugar especial en la casa y les dedicamos un momento particular del día para disfrutarlos. Leer es un acto íntimo que requiere cierta complicidad y comunión… Por eso desplegamos una serie de acciones que conforman una liturgia previa durante la cual nos acomodándonos en el silencio mientras se sucede un baile de sensaciones semejante a las de cualquier cortejo: primero acariciamos la portada, releemos el título al tiempo que sentimos su peso en nuestras manos… Enseguida apreciamos el aroma inconfundible que desprenden sus páginas…Lo abrimos. Deslizamos suavemente la yema de los dedos por el papel, como una caricia o un tibio roce sobre la piel…En ocasiones es necesario echar la vista atrás, retroceder algunos párrafos o líneas para recordar las últimas palabras leídas. Finalmente nos entregamos incondicionalmente a su lectura dejándonos atrapar por las historias ya sean reales o ficticias… En este caso, el libro que al que me refiero, tiene como soporte la historia real transformada en un relato que entremezcla la vida personal de la autora con episodios de la historia más remota de la humanidad: la época clásica. Con la obra entre mis manos, la mirada resbala cada una de las líneas de un texto magistralmente escrito por alguien que conoce las palabras desde su concepción y su intimidad, desde su origen, y es capaz de ordenarlas milimétricamente, adornándolo de manera exquisita, enriqueciéndolo con numerosos sinónimos… Poco a poco la lectura me devuelve a los clásicos desde una nueva e interesante perspectiva que, no solo me proporciona una visión absolutamente nueva de esta etapa remota a través de sus personajes más destacados, sino que también me aporta un canon que aplicar a mis reflexiones sobre la realidad actual…

El mundo clásico dio cobijo a las grandes personalidades que sentaron las bases del pensamiento occidental. “El hombre es un animal político” afirmó el gran filósofo Aristóteles… Los clásicos nunca mueren, es más, al final, como sucede muchas veces en la vida, necesitamos regresar a los orígenes, al principio de todo, al punto de partida… Esto es lo que representa la cultura clásica: la génesis de la filosofía, de las ideas, de la política, de la ética, de la ciencia, de la astronomía, del arte, de la estética, de la arquitectura, de las matemáticas, de la física…Aquellos hombres y, algunas mujeres, pudieron permitirse el lujo de consagrar su vida a pensar e intentar recopilar todo el saber de su tiempo que, aunque era mucho, no era tanto como ahora. Por eso siempre acaban en nuestro horizonte y son nuestros referentes… Renovarse o morir, ese sería un buen mensaje. Podría resultar inspirador volver la mirada atrás justamente ahora que andamos escaso de esa rara especie de individuos paradigmáticos que se distinguen por su lealtad consumada, su integridad intachable y una dignidad sin precio…

Se supone que la mayor preocupación en este segundo año de la pandemia y a estas alturas, debería ser la ‘cuarta ola’, las vacunas, la gestión de la sanidad y las ayudas de Unión Europea… Aunque parece que no lo comprendemos del todo y seguimos enzarzados en otras cuitas…Por el contrario Ángela Merkel da señales de una enorme sensatez y sentido de Estado. Ya me sorprendió gratamente en Navidad, cuando salió en la TV para comunicar a los alemanes la difícil situación que se estaba viviendo y las medidas a tomar. Yo creo que emocionarse públicamente la hizo descender a un plano cotidiano a la altura de los ciudadanos de a pie que, lejos de hacerla parecer débil fortaleció su imagen y, sobre todo, le aportó una pátina de ‘eso’ que tanto escasea últimamente llamado ‘dignidad’ y que muchos políticos quisieran para sí mismos… Esta semana la Canciller volvió a demostrar su calidad como persona y su valía como política presentándose ante los alemanes para rectificar, pedir perdón y responsabilizarse de sus propias declaraciones, disculpándose con una claridad meridiana por la severidad de las medidas adoptadas para tratar de controlar los contagios con motivo de las vacaciones, de las que se retractó… Rectificar es de sabias…¡Chapeau!

Soy consciente de haber repetido alguna que otra vez y ante el panorama que tenemos en nuestro país, que ya casi nada puede sorprenderme. Me equivoqué porque cada semana la actualidad me demuestra que mi capacidad de sorpresa aún no tocó techo. Esta pasada he oído en varias ocasiones a diferentes miembros del PP de Madrid insistiendo sobre la idea de que ‘los madrileños’ tienen derecho a votar lo que quieran… ¿acaso no votaron lo que quisieron hace dos años…? ¿O deberían votar hasta que salgan tantos votos como ellos desean o necesitan?

Otro tema ha sido el trasiego de políticos que van dado bandazos de un partido a otro… La mudanza de Toni Cantó estaba cantada desde antes que abandonara aquella reunión con Arrimadas, con aquel aire de indignación y hasta de enfado… Y es que el ‘actor’ ya había dado señales de ciertos devaneos con el PP y manifestado, a boca llena, su ‘supuesta’ debilidad por Ayuso… El artista, metido a político, interpreta bien ante las cámaras y está a punto de inaugurar su ‘cuarta vida’ de las ‘siete’ que, al parecer tiene, a base de escalar posiciones desde que comenzara su trayectoria en “Vecinos por Torredolones” allá por el 2007… No soy madrileña y no tengo que votar pero me pregunto ¿qué credibilidad puede ofrecer alguien que abandona el barco antes que comience la tormenta? ¿Qué lealtad se puede esperar de quien hoy se siente valenciano hasta la médula y mañana se despierta madrileño de pro? En fin Ayuso-Cantó…Dios lo cría… Tal para cual…

Mientras tanto han comenzado las encuestas en torno a dichos comicios. Parece que Ayuso ganará y podrá gobernar con Monasterio y sus secuaces que, según dicen, ya hablan de ‘Consejerías…’.Luego dirán ofendidos que a ellos no le preocupan los sillones… Ni en sus mejores sueños la formación ultra pudo prever que entraría en el Parlament catalán y ahora es probable que participe en el gobierno de la capital…Nos guste o no la extrema derecha avanza, le come terreno a la izquierda, el mismo que intentan arrebatarnos a costa de menguar nuestras libertades. Craso error despreciarlos porque están ahí, van minando poco a poco, agazapados y silenciosos… Agujereando la democracia como un queso gruyere

Interesante resultó asistir a las declaraciones de los ex presidentes Aznar y Rajoy junto a las del resto de acólitos…Nos dieron una lección de lo que afirmó Aritóteles, dejando claro que ‘su reino ya no es de este mundo, ni ellos tampoco’, que están por encima del bien y del mal. Recordaron que son intocables, hechos de una pasta especial que ya no existe, a imagen y semejanza de su líder y rompieron el molde. Ellos son los elegidos…Uno a uno negaron la existencia de la caja ‘B’ que sin embargo ha sido reconocida por la sentencia de la Gürtel…Los ex presidentes, por su parte, manifestaron ignorar lo que ocurría más allá de sus despachos a pesar de ser los mandamás del partido. Podría pensarse que cualquier subalterno podía tomar decisiones sin contar con ellos. ‘Todo es un invento de Bárcenas y todo es pura falacia…’ Nunca vi tanta prepotencia ni tanta soberbia junta. Tantos egos de tamaña dimensión que sería difícil distinguirlos… La declaración de Federico Trillo fue atrevida e insolente. Adoptó una actitud despótica para con el Juez que resultó irrespetuosa. Pero lo peor fue que se le permitió o fueron con él benevolentes en exceso ¿Qué hubiera sucedido si yo misma hubiera empleado ese tono para dirigirme a un tribunal o a un juez? Desde luego no me hubiera ido de rositas…Trillo lo hizo. Se fue dando un portazo, metafóricamente hablando, indignado por la situación…

La obertura es una pieza musical instrumental interpretada antes de grandes obras musicales como por ejemplo la ópera. Sin embargo son composiciones independientes que, por tanto, no están ligadas a la obras que le siguen. La obertura tiene autonomía propia y constituyen el preludio de las grandes representaciones musicales como el ballet, el oratorio o cualquier otra pieza teatral…Esta idea musical me vino a la cabeza considerando la posibilidad de que toda esta movida que sucede en nuestro país pueda, con un poco de suerte, constituir una especie de ‘obertura’, una pieza independiente de la historia que está por venir y que comenzará cuando acabe la pandemia. Ojalá que estemos en el preludio que precede a una etapa de regeneración democrática, de saneamiento de las instituciones y relevo de nuestros gobernantes…Entretanto, confiemos que los árboles no nos impidan ver el bosque…

Internet

Nueva entrada en ‘Biografías’: Christine de Pizan: una feminista en el medievo…

El derecho a morir dignamente…

“Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos;” (Mateo 8:11).
‘Un sueño hecho realidad’. Fotografía: mp_dc

En el año 1991 la Dra. Elizabeth Kübler Ross, psiquiatra suiza, describió los fenómenos psicológicos que padecen los enfermos en fase terminal una vez iniciado el proceso de la muerte, lo que le llevó a definir la Tanatología como instancia de atención a los moribundos de ahí que se la considere “una disciplina científica encargada de encontrar el sentido al proceso de la muerte, sus ritos y significado que integra a la persona como un ser biológico, psicológico, social y espiritual, para vivir en plenitud y buscar su transcendencia…”

Pronto se cumplirán cinco años de la muerte de José Antonio Arrabal. Para quienes no le recuerden o ni les suene su nombre, les diré que fue un enfermo de Ela que se suicidó solo, en su casa, apartado de su familia para preservarla así contra la justicia…Por aquel entonces yo tenía otro blog y escribí esta entrada:

Elisabeth Kübler Ross explicaba que el cuerpo es como una casa en la que vivimos un tiempo, morir es mudarse de una casa a otra mejor…Es una metamorfosis. Dejamos de vivir dentro del capullo para transformarnos en preciosas mariposas que vuelan libres…

Con gran tristeza he sabido de José Antonio Arrabal, enfermo de ELA, conocido, hasta ahora, sólo por sus familiares, allegados y amigos. Es lamentable que haya dejado de ser anónimo y se haya dado a conocer entrando en nuestras casas a través de la pequeña pantalla, para poder contemplarlo en el salón de la suya mientras preparaba un brebaje que, poco después, ingirió para morir… Aparece sentado, aparentemente calmado, sereno e investido con una dignidad que conmueve… Ha tenido mucho tiempo para pensarlo, para tener la certeza de su voluntad, por eso sus palabras suenan a convencimiento, a consciencia, a meditación y premeditación, a consenso con su familia cercana que no le acompaña porque, de ser así, serían cómplices de su muerte…Cómplices… Es curioso porque si algo que salta a vista es una enorme complicidad entre todos los que le querían, colaboradores silenciosos y silenciados, presentes y ausentes, cercanos desde el corazón. Un hilo invisible les ha mantenido unidos más allá de las leyes humanas y divinas, del tiempo y del espacio. Un hilo que recorrerá la memoria y permanecerá después de su muerte...

En un acto de valentía y de amor, reclama la libertad y el derecho a morir, solicitando a nuestros políticos que se tomen en serio plantear y debatir sobre la eutanasia, el suicidio asistido, la muerte digna … Llevan mucho tiempo mareando la perdiz bajo la atenta mirada de la Iglesia que debería preocuparse de ‘los suyos’ de ‘sus feligreses o seguidores’ y que el Estado al amparo de una Constitución cuyo artículo 16.3 recoge: ‘Ninguna confesión tendrá carácter estatal…’, se ocupe de legislar para todos los ciudadanos. Los gobernantes deberían dotarnos de un marco legislativo amplio que nos ampare a todos y a cada uno, otorgándonos así el derecho a decidir en función de nuestra conciencia o creencia. La ley que reguló el matrimonio entre homosexuales no trajo consigo que todas las parejas gays o lesbianas se casaran -cosa que tampoco hacen las parejas heterosexuales- pero deja margen para que quienes quieran hacerlo lo hagan con igual derecho. Aprobar una ley sobre la muerte digna no significa que vayamos a suicidarnos todos, ni acelerar la muerte de nuestros seres queridos. No. Quienes sean creyentes y hagan cesión de su voluntad a la voluntad de su Dios, no lo harán. Pero, por favor, dejen a los agnósticos, ateos o como quieran llamarnos, el derecho a decidir entre vivir muriendo poco a poco o morir lo suficientemente vivos como para despedirnos conscientemente y acompañados de nuestros seres queridos.

Nacer y morir son actos constitutivos de la vida. José Antonio Arrabal reclamaba morir precisamente porque amaba la vida. Hacen falta muchas horas de reflexión, mucha coherencia, valentía, autocompasión, entereza y generosidad para tomar esta decisión. Dejar ir y dejarse ir es un acto en el que confluyen el amor y la generosidad de quienes se marchan y de quienes se quedan, unidos todos por un nexo que no es otro que el dolor y por encima del dolor, más amor y deseo de saber a ese ser querido libre de la pesada carga de la enfermedad, la decadencia y el deterioro. La vida es un don precioso para vivirla, la no-vida un lastre. Cuando esto ocurre la muerte es una puerta que conduce a la libertad, José Antonio tenía derecho a salir por ella…Y lo hizo, pero por la puerta de atrás. Mi reconocimiento, mi apoyo, mi solidaridad …

En abril de 2019 se repetía un suceso similar: Ángel Fernández ayudaba a morir a su mujer Mª José Carrasco, enferma de esclerosis múltiple desde hacía 30 años y con un grave deterioro físico. Ella sola no hubiera podido hacerlo…Su supervivencia cotidiana dependía enteramente de su compañero. Y como sucedió con José Antonio Arrabal, se convirtió en un caso muy mediático que puso nuevamente el foco en la ley de eutanasia reavivando así el debate en nuestra sociedad, reclamando de nuestros gobernantes una ley para regular la muerte digna…

Y ayer, finamente, la Ley de la Eutanasia fue aprobada por la mayoría de la Cámara, a pesar de los votos en contra del PP y VOX. La Ley llega de la mano de la política de la confrontación, del mal rollo, del postureo, de las palabras gruesas, del vocerío propio de un patio de vecinos -con todos mis respetos para los patios de vecinos, posiblemente mejores avenidos que los miembros del Congreso- y en medio de un panorama presidido por las futuras elecciones de Madrid que parecen haber removido los cimientos de alguna que otra formación política. Elecciones que el PP afronta bajo el lema ‘Comunismo o Libertad…’ Sería todo un detalle si nos explicaran que ‘entienden por ‘libertad’, por comunismo ya lo sabemos…Porque su ‘libertad’ no para de decir NO: NO al aborto, NO a la ley de matrimonios homosexuales, NO a la inmigración, NO a la prioridad de lo público, NO a leyes contra la violencia de género, NO a la eutanasia…En su lugar hablan de SÍ a la vida, SÍ a la familia tradicional, SÍ a lo privado, SÍ a la violencia intrafamiliar, SÍ a los cuidados paliativos…No deja de ser curioso o contradictorio que sus ‘noes’ resulten tan inclusivos para quienes apoyamos estas leyes, porque quienes las defendemos también estamos a favor de la vida, aceptamos y toleramos todos los modelos familiares, respetamos lo privado, rechazamos cualquier tipo de violencia y, por supuesto, aprobamos los paliativos…

Para Jacques Pohier (teólogo y filósofo francés): “La eutanasia voluntaria no es una elección entre la vida y la muerte, sino entre dos formas de morir” y no solo los profesionales han de intervenir en el debate, sino la totalidad de la sociedad. Proclamar que solo Dios puede darnos o quitarnos la vida, no puede imponerse como principio universal como tampoco podría hacerse con la creencia en la reencarnación defendida por los budistas…Aunque, a decir de muchos, la perspectiva budista resulta absolutamente integradora, respetuosa y tolerante respecto a otras tradiciones o religiones y contraria al proselitismo…Hoy por hoy la realidad es que el 80% de la sociedad española está de acuerdo con la eutanasia, que la Iglesia debería dejar de funcionar como un lobby ideológico, respetar la pluralidad, la diversidad y el pensamiento crítico y nuestros gobernantes asumir que vivimos en una democracia…

Es una pena que las derechas tengan una mirada tan estrecha y tan retrógrada… Ellos que tanto hablan de adoctrinamiento resultan ser los auténticos adoctrinados, incapaces de asumir la diversidad y respetar la pluralidad de pensamientos e ideas. En democracia las leyes nos dotan de contextos legislativos en los que situarnos libremente. Asumir el ideario de las derechas supone aceptar el pensamiento único, alineado con la Iglesia católica que, dicho sea de paso, merece el mismo respeto que cualquier otra confesionalidad de las varias con las que convivimos. Es lícito discrepar y comprensivo que la coherencia con nuestra conciencia o creencia nos impida simpatizar con determinadas conductas o prácticas, pero es un deber respetar a quienes piensen o actúen en las antípodas…

Cada cual se plantea su propia muerte, la recrea, la interpreta, la teme o no…Y, el día que toque, la afrontará desde su filosofía, su perspectiva, su ateísmo, su espiritualidad o su credo…Todas las miradas son lícitas. Se supone que todos los seres valoramos la vida, especialmente en esta coyuntura en que tantas han sido arrebatadas. Mi reflexión personal tiene un corte humanista, acorde con los valores antropocéntricos, empeñada en agradecer y poner en valor lo que tenemos… Aprender a estar más centrados y ocupados en el presente y menos distraídos y preocupados por un pasado que no tiene regreso o por un futuro que tal vez no llegue… Es de justicia, a todas luces, contar con una Ley en la que todos quepamos y todos estemos representados…Llegado el momento, que cada cual pueda decidir en libertad…

Nueva entrada en ‘Biografías’: Christine de Pizan: una feminista en el medievo…

Vanidad de vanidades…

El célebre escritor francés Víctor Hugo, exiliado por su resistencia al absolutismo, afirmó en una ocasión: ‘Entre un gobierno que lo hace mal y un pueblo que lo consiente, hay una cierta complicidad vergonzosa…’ CUALQUIER TORRE, POR SU CAPACIDAD DE IRRADIAR, SE MANIFIESTA CLARAMENTE COMO UN SÍMBOLO DEL PODER Y DEL DOMINIO DE QUIEN SUBE A ELLA….
Fotografía: mp_dc

Todos hemos asistidos atónitos, unos más que otros, al plantón de una parte de C’s al PSOE en Murcia y el enroque protagonizado por Ayuso en Madrid…Doble jugada que, de salir bien, consolidará el poder de la Presidenta madrileña e insuflará un poco de oxigeno al líder de los populares… Lo sucedido esta semana entre el PP, C’s y PSOE me recordó lo sucedido con la Torre de Babel, cuya construcción constituye todo un símbolo del poder y la arrogancia de quienes pretendieron asemejarse a Dios…

En el Génesis, primer libro de la Biblia hebrea o Antiguo Testamento, se narra la historia de la Torre de Babel. Una Torre que pretendía ser tan alta que pudiera alcanzar el cielo. Entre los numerosos relatos en torno a dicha construcción, la memoria de Babel se vincula, en ciertas religiones, con el desarrollo del ‘lenguaje oral’. Según la mitología los hombres no tenían el poder suficiente para crear por sí solos el lenguaje de ahí la necesidad de la intervención divina.

Al principio de los tiempos todo el planeta poseyó un único sistema de comunicación con el que todos se entendían pero ante la vanidad y el desafío que la Torre representaba, Dios los castigó multiplicando sus lenguas originando así una enorme confusión que los obligó a crear un lenguaje propio para poder entenderse…Aunque el mito de Babel forma parte de la tradición judeocristiana, algunos expertos señalan que el relato pudo estar inspirado en la edificación de una torre de mas de 60 metros de altura en la antigua Babilonia a tenor de los restos arqueológicos encontrados…

Algunos historiadores señalan su carácter enigmático que induce a pensar en algo metafórico más que real. Respecto a la confusión de lenguas, argumento que articula el relato, contemplan la posibilidad de que pudiera ser una confusión de interpretación por parte de quien lo escribió. En los tiempos del cautiverio de los israelitas en Babilonia la palabra Babel se traduce como sinónimo de “confusión”. La sílaba ‘Ba’ simboliza “la desorganización aparente de los dialectos no griegos, raíz que está presente en muchas palabras que tienen un significado incomprensible como ‘balbuceo’ o ‘bla bla’…”

No obstante las leyendas contienen un trasfondo de verdad o se inspiran en ella. En este caso si que hubo falta de entendimiento entre los constructores aunque posiblemente Dios no tuviera nada que ver en ello: efectivamente el rey mando construir un enorme edificio, el más grande, alto y ostentoso que jamás se hubiera podido ver. Para ello necesitaba mano de obra abundante, en este caso proporcionada por los esclavos que fue reclutando de todos los puntos del mundo conocido. Los esclavos procedían, por tanto, de zonas muy diversas, cada una con un dialecto, con un lenguaje, que sólo personas conocedoras de otras de las lenguas lograban traducir con más o menos acierto. Así fue al principio pero, puesto que la esperanza media de vida no superaba entonces los 30 años, en la medida que fueron muriendo los diferentes traductores, se produjo un gran problema de comunicación…Hasta que, finalmente, no hubo ningún intérprete y abandonaron la obra…

Otros estudiosos van un poco más allá y plantean otras interpretaciones de carácter simbólico al considerar que el baluarte representa el pecado de la soberbia por la voluntad de querer alcanzar el cielo y, por lo tanto, a Dios, para parecerse a él. Los gobernantes ansían materializar su poder, proyectarlo en grandes obras que lleven su nombre o se liguen a su memoria: arrogancia en estado puro…La voz ‘soberbia’ en sus dos acepciones: 1. Altivez y apetito desordenado de ser preferido a otros y 2. Satisfacción y envanecimiento por la contemplación de las propias prendas con menosprecio de los demás, contiene el reto de querer ‘el que más’ y el que está por encima de todo…Sea como fuere, bien porque el término constituye uno de los pecados más comunes de nuestra sociedad actual o bien por hacer alarde de su propia riqueza semántica, la palabra posee numerosos sinónimos: inmodestia, presunción, orgullo, altanería, arrogancia, vanidad, engreimiento, insolencia, vanidad, orgullo, impertinencia, jactancia, endiosamiento, suficiencia, fatuidad, pedantería, aires, humos, ínfulas… Sinónimos que, conforme los escribo, me traen a la cabeza los nombres de todos los políticos que durante esta semana han protagonizado una comedia con tintes trágicos…(si se me permite el oxímoron…)

Todo comenzó en Murcia aunque, según parece, se gestó y orquestó desde la Moncloa. La noticia corrió como la pólvora: los diputados de C’s se habían unido al PSOE para presentar una moción de censura al gobierno de la Comunidad y alcaldía de Murcia en manos del PP. A partir de ese momento se desencadenó un gran revuelo informativo en todas las cadenas y emisoras de radio. Las razones alegadas tenían que ver con casos de corrupción y mala gestión de las vacunas en la Consejería de Sanidad…Solo 48 horas después este argumento se diluyó. Donde digo digo, digo diego y como de los seis miembros de C’s solo tres obtenían cargos, los otros tres se retractaron, dieron marcha atrás y les quitaron a sus colegas los sillones…76.000 euros anuales y un chófer resultaron tan golosos como convincentes…Y sin la más mínima señal de bochorno, ni vergüenza, juraron sus nuevos cargos…

Parece que la formación naranja reclutó en las últimas elecciones generales a mucha gente. Rostros más o menos conocidos carentes de experiencia política, que rellenaron las listas de las diferentes Comunidades. Daba igual que fuera un cómico cántabro o un vendedor murciano…Para el caso es lo mismo ¿alguien ha visto alguna vez a ‘Felisuco’, perdón, a don Félix Álvarez, en la tribuna de los oradores? Yo no. Pero ha calentado el asiento, alimentado su ego y percibido un sueldo fijo nada despreciable por hacer… ¿nada…? Luego hizo algo bueno: dimitir…Y entonces fue repescado por Arrimadas para coordinar el partido en Cantabria… ¿Cómo no van a estar dispuestos a vender su alma al diablo para continuar en el cargo? Desgraciadamente sus militantes les importan tan poco como su propia dignidad: o sea, cero.

La borrachera del poder debe dejar una resaca deliciosa, deseable y adictiva…Y tenemos muchos políticos adictos al poder, sobrados de orgullos aunque faltos de moralidad y ética, dispuestos a hacer lo que sea para continuar en el como segundón o como correveidile…Que se lo pregunten a Maroto…Por todo esto y por más, los populares están desesperados: Bárcenas lanzando dardos envenenados; antiguos presidentes llamados a declarar; el sorpasso de VOX en Cataluña…Su líder no deja de dar bandazos, cambiando constantemente de estrategia e incluso proponiendo un cambio de sede, pero hace mucho que no se apuntaba un tanto hasta ahora con lo de Murcia, feudo reconquistado por su lugarteniente García Egea…

Y no queda ahí la cosa porque, sin saberlo ni pretenderlo, el PSOE con el movimiento de Murcia, dio la excusa perfecta a Ayuso para hacer lo venía rondando desde hace tiempo: convocar elecciones en Madrid, una cita que ha estado preparando. Basten recordar las entrevistas concedidas a las cadenas simpatizantes, la propaganda del IFEMA, la construcción del Zendal y lo mejor: meterse en el bolsillo a hosteleros y comerciantes jugando al ‘hada madrina’ dejándolos abrir hasta las 12.00, defendiendo a ultranza la economía de los madrileños… La sin par presidenta no ha dejado de quejarse: porque no tenía competencias o tenía demasiadas. Porque el gobierno centralizaba el poder o se desentendía. Por el control de Barajas y ahora para que no impidan que vengan los franceses a dejarse los dineros en fiestas y juergas en la capital. Por las vacunas, por los rastreadores, por la nevada, por las ayudas… Y todo en plena pandemia, con las peores cifras de infectados, las UCIS colapsadas y la comunidad abierta en flagrante agravio frente al resto de Autonomías…

En fin, de nuestros políticos ya nada me sorprende ni me confunde… También la semántica está de mi parte ofreciéndome numerosos sinónimos para expresar con bastante exactitud mi estado de ánimo: decepción, hastío, desesperanza, desmoralización, aburrimiento, desinterés, desafección, descreimiento, escepticismo, incredulidad, desconfianza, suspicacia, recelo, pesimismo, desilusión, desmoralización, desencanto, contrariedad, chasco, corte, patinazo, fiasco, apatía, indolencia, desgana, tibieza… ¿Sigo?

 Nueva entrada en ‘Biografías’: Christine de Pizan: una feminista en el medievo…

Bajo el manto de Hécate…

Hécate , hija menor de Zeus, es UNA DE LAS diosas MENOS CONOCIDAS y representa la Diosa griega de la magia, de la encrucijada, del conocimiento trivial, además de ser la responsable de mantener el velo que separa el mundo de los dioses del mundo de los mortales…Tal vez bajo su manto hayamos vivido todos, sin saberlo, este primer año de la pandemia…
Imagen Internet

La diosa griega Hécate es muy poco conocida. Hija menor del dios Zeus, padre de los dioses, fue también titánide que recibió de Perses y Asteria el poder sobre la tierra, el cielo y el mar. A pesar de que no la precede muy buena fama se la conoce por su actitud protectora hacía sus hijos aunque, en el ‘imaginario mitológico’, parte de su vida transcurra en el inframundo…Presente en algunas guerras, librando batallas contra monstruos marinos, Hécate tiene la autoridad divina, el control absoluto sobre la magia y, lo más importante, puede ver los múltiples futuros que podrían suceder, poseyendo, por tanto, la capacidad de predecir profecías…No tentemos la suerte. Tal vez hayamos caminado bajo su manto a lo largo de todo este año y tal vez, contrariamente a lo que pueda parecer a los ojos de quienes se amparan en vírgenes y santos, el resultado no haya sido ni tan malo ni tan bueno…

Mientras Hécate sostenía con sus manos el tupido velo que separa el mundo del inframundo, nosotros, sus habitantes, nos hemos debatido entre la vida y la muerte, entre la angustia y el la esperanza, el miedo y la valentía… Así ha transcurrido ya un año desde el inicio de la pandemia. Por ello estos días se han celebrado algunos homenajes en memoria de las primeras víctimas del coronavirus. Médicos, enfermeras, personal sanitario en general, han depositado una flor amarilla por cada uno de los fallecidos y pronunciado, uno a uno, sus nombres. El mensaje que han querido transmitir era claro: ninguno fue un número de expediente ni alguien anónimo. Todos mantuvieron su identidad y contaron con una mano amiga a la que poder asirse en tan difíciles momentos…Y todos, ellos y nosotros, hemos aprendido algo…

Hasta que comenzó la covid mucha gente no había oído hablar de la última catástrofe epidemológica de principios de siglo XX, conocida como ‘gripe española’ y catalogada como ‘la ‘madre de todas las pandemias’, la misma que se llevó por delante entre veinte y cincuenta millones de personas a lo largo y ancho de todo el planeta, según cifras de la OMS. El balance de la mortalidad superó con creces al de la I Guerra Mundial, sobre todo en los países pobres en los que la gripe fue implacable. Solo en la India fallecieron 17 millones de personas. Basta echar una ojeada a los libros de historia o a las hemerotecas o bucear entre los testimonios, para comprender la profundidad de semejante catástrofe y la dimensión de sus consecuencias, comprobando a la par, la capacidad de superación de los supervivientes así como las transformaciones sociales y económicas que permitieron reinventar un mundo mejor para todos.

Ahora que se acerca el 8M conviene traer la colación el papel que jugaron las mujeres en el proceso de recuperación post pandemia pues, aunque no causó cambios radicales en la estructura social como en su momento sucediera con la caída del feudalismo por la peste negra allá por el siglo XIV, resultó determinante para inclinar la balanza de género en muchos países. La falta de trabajadores a consecuencia de la alta mortalidad de la gripe y la guerra, representó una oportunidad para que las mujeres accedieran al mercado laboral. En fin, la pandemia dejó algunos legados a las siguientes generaciones (históricos, genéticos, económicos, sanitarios…), evidenció muchas carencias a todos los niveles y, algo muy importante, destapó la necesidad de cooperación internacional dando lugar a la posterior creación de la Organización Mundial de la Salud en 1948.

Ha pasado ya un año desde que nos llegaron los primeros ecos y oímos hablar por primera vez (yo al menos) de aquel virus con corona que parecía cosa de la lejana China. Tal vez sea el momento oportuno para hacer un pequeño balance y sopesar, mirando atrás, lo que semejante vivencia nos ha aportado y nos ha restado. Personalmente ha sido un año ciertamente duro que me ha privado, en primer lugar, de estar con mi hijo, al que no veo desde las Navidades del 2020 y también de los amigos que tengo en otros puntos de la geografía española aunque, no obstante, nos hemos mantenido unidos, hemos estrechado, acercado e incluso creado vínculos. Hemos aprendido a darnos calor en la distancia, ofrecer y recibir compañía, cariño, apoyo y paliar así la soledad de algunos durante tantos y tantos días. A mí me ha ayudado a ver con claridad que ‘no soy ni estoy’ sola, sino que ‘somos y estamos’ porque vivimos en un mundo interdependiente. Nuestra existencia individual no es más que el eslabón de una larga cadena que conecta a todos los seres entre sí y, a la vez, a todos con el planeta. Sin duda la pandemia ha sacado a la luz la necesidad de rectificar ciertas conductas respecto a la naturaleza y adoptar una actitud más cuidadosa y respetuosa para con nuestra querida Tierra, si queremos que continúe dando cobijo a nuestros nietos, biznietos y tataranietos…

Si algo he aprendido del género humano y de mí misma es que las dificultades constituyen un oportunidad para aprender, que incluso lo ‘malo’ que nos pasa viene de la mano de ‘ciertas bondades’ que, en ocasiones, solo somos capaces de percibir pasado un tiempo…Por eso me hizo pensar un vídeo que circuló hace poco por la red titulado “Las cosas buenas que pasaron en 2020”, cuyo contenido, por lo positivo y esperanzador, comparto a continuación:

  • La población de elefantes se duplicó en Kenia.
  • Alemania está transformando 62 bases militares en reservas naturales.
  • El desarrollo de la vacuna de covid Pfizer está por revelar una potencial cura para la esclerosis múltiple.
  • Nuevo análisis de próstata en solo 20 minutos con la orina del paciente tienen un 100% de exactitud.
  • Un expécimen exótico de rinoceronte asíatico nació en un zoológico de Polonia.
  • Los propietarios de casas y departamentos no podrán prohibir las mascotas a los inquilinos de Inglaterra.
  • Cultivo de madera en laboratorio podría terminar con la desforestación.
  • Se levantaron 14 billones de dólares para seguir con la iniciativa de replantar árboles en toda África.
  • Las ventas de libros siguen en su octavo año de crecimiento sostenido en todo el mundo.
  • Se cerró el agujero de ozono en la Antártida.

Hoy por hoy nos acechan otros miedos, nos ocupan otros debates y nos preocupan otras cuestiones. El tiempo transcurrido no pasó en vano y, unos más que otros, padecemos la fatiga provocada por el confinamiento, la escasez de vida social, la falta de compañía de la familia…Y ahora todos andamos con un ojo puesto en las vacunas y otro en las nuevas cepas que primero fueron tres y, a continuación, algunas más…No obstante y aunque aún no lo sepamos, tiempos mejores se intuyen en el horizonte…Como dijo el filósofo Eric Holfer, «En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe». Tomo nota…

La paciencia: ‘la madre de todas las ciencias…’

El famoso filósofo Immanuel Kant afirmó: ‘La paciencia es la fortaleza del débil, y la impaciencia, la debilidad del fuerte’…Eruditos, intelectuales, filósofos, sabios, científicos…Hasta el refranero popular hace alusión a las virtudes teologales, sobre todo a la paciencia…La madre de todas las ciencias… condición sine qua non de quienes pretenden alcanzar una meta…
Fotografía: mp_dc

La religión nos inculcó la noción de pecado y clasificó los siete más graves a los que llamó capitales. A continuación nos entregó las claves para combatirlos: siete virtudes, siete armas arrojadizas o antídotos para contrarrestar su potencia y paliar sus efectos… Contra la soberbia humildad, contra la avaricia generosidad y para combatir la ira nada más eficaz que cultivar la paciencia virtud que, contrariamente a lo que se piensa, no es una actitud de mera resistencia pasiva o soportar con resignación sino de búsqueda activa de la comprensión, la empatía y la tolerancia…Una tarea ardua y complicada que requiere de una voluntad férrea. Vivimos tiempos muy convulsos y el futuro no se presenta mucho más halagüeño a la vista del clima iracundo que se respira, de la ira contenida que se percibe en los diferentes ámbitos de nuestra vida como colectividad, de la soberbia de nuestros líderes y la avaricia de quienes no quieren compartir tajada. Por eso humildad, generosidad y paciencia son virtudes o valores que cotizan al alza a tenor de los acontecimientos…

El panorama actual se presenta un tanto desconsolador…Después de seis noches consecutivas, este fin de semana han continuado las protestas en apoyo del rapero Pablo Hasél y en defensa de la libertad de expresión…Al menos ese fue el primer objetivo, ahora ya no se sabe. A estas alturas de la película el movimiento ha quedado reducido a concentraciones menos numerosas que ponen en jaque a los Mossos d’Escruadra. Una muchedumbre que quema algunos contenedores, destroza algunos cajeros, rompe algunas lunas y ‘pa casa’. Hasta la próxima…Y así, conforme se han sucedido los días, el mensaje inicial se ha desvirtuado por completo, endureciéndose la actitud violenta de los asistentes que, no contentos con destrozar el material urbano, se han entregado sin escrúpulos al pillaje, al saqueo y el robo…Antisistemas que profieren palabras gruesas contra el capitalismo y los poderes fácticos, que sin embargo roban ropa y zapatillas de famosas firmas: ‘Prada’, ‘Gucci’ o ‘Hugo Boss’. No tiene mal gusto…

Uniformados y encapuchados con una sudadera y mochila a la espalda, se dan cita a través de las redes sociales y salen, cual aves de rapiña, dispuestos a cambiar el orden social establecido con el que están disconforme. Eso sí, cargados de ira hasta las trancas, cegados por una agresividad que les anula la capacidad de pensar o medir la dimensión de sus actos. Por eso enseguida estallan de manera abrupta, desconsiderada e irrespetuosa sembrando el desorden y el caos. Pierden el control y los objetivos primitivos, tan buenos como justos, se difuminan entre las nubes de humo negro destiladas de los contenedores o papeleras en llamas y carreras sobre un asfalto agujereado, cubierto de cristales rotos. Por las calles y avenidas huyen despavoridos formando una hilera de seres humanos que, a vista de pájaro, se asemeja a una fila de hormigas buscando un agujero donde protegerse… Los más fieros alardean del botín conseguido y hacen gestos obscenos antes las cámaras, empoderados y orgullosos de sus hazañas, aunque sin dejar de correr, animándose entre ellos en señal de victoria, presumiendo de lo que han hecho al tiempo que señalan con sus dedos acusadores al gobierno, a la prensa ‘española manipuladora’ y, como no, a Madrid…

El silencio por parte del Gobern es realmente ensordecedor..Como están negociando su futuro, no dejan de mirarse el ombligo y digo yo que debían apoyar, o tomar medidas o hacer alguna declaración sobre la actuación policial. Del comandante Trapero nada se sabe, mutis por el foro, como si se lo hubiera tragado la tierra ¿nada que decir? También se peca por omisión…Las declaraciones del Consellers de Interior hablan de anarquistas entre los detenidos, de italianos y franceses, del proyectil de foam que dejó sin ojo a una chica pero ¿habrá nuevos disturbios el fin de? ¿cuándo se tomarán medidas? Contra la ira paciencia…

En mi modesta opinión lo que está sucediendo en Barcelona y, en menor medida, en otras ciudades de Cataluña ya no tiene que ver ni con la defensa del rapero ni con la libertad de expresión. Más bien parece que hubiera detrás toda una estructura -que se me escapa como al resto de ciudadanos de a pie- que aprovecha estas movidas como medio para canalizar sus objetivos al paraguas de reivindicaciones ajenas y lícitas…

He escuchado opiniones muy diversas en mi entorno, algunas en defensa de las revueltas como única garantía de cambio una vez agotadas otras vías. Y he oído sobre la manipulación de facto de los medios de comunicación que ponen el foco en una dirección u otra según les convenga… Algunos defienden a ultranza a una parte de los manifestantes, esa que se mueve sólo para defender legítimamente nuestros derechos, los de todos. Son los que no roban, ni rompen escaparates y representan la esencia de la reivindicación…En fin, la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, la conoceremos con el tiempo…Lo cierto es que no hay mesura ni proporción entre el mensaje de la convocatoria y los acontecimientos sucedidos en el transcurrir de los días…Más paciencia…

Y luego bajó ‘dios’ y le concedió una entrevista a Évole…Y dios apareció en todo su esplendor. ‘Contra la soberbia humildad’. La primera en la frente: el ex dirigente entrevistado afirmó premiar la perseverancia del periodista. Al parecer un líder con su caché debe ‘hacerse rogar’…A continuación puso distancia con la corrupción: su PP no es éste PP…Él entregó el testigo y dejó un partido limpio, impoluto por eso no responde por nadie, sólo apuesta por sí mismo, por su gestión impecable, por su integridad y su infabilidad…Nunca se equivocó…Al César lo que es del César…Soberbia en estado puro, ni un ápice de humildad…

‘Contra la ira paciencia’. Los errores, los graves errores, son del ‘partido’, un ente abstracto al que resulta fácil culpabilizar sin que nadie concreto se de por aludido, pero cuando asoman las propias equivocaciones una ira aparece sutilmente contenida, apretando los labios, serenando aún más el tono de voz, defendiendo su verdad como ‘la verdad’, deslizando una cierta indignación ante la nota de incredulidad que tan correctamente dejó caer Évole. Hubo poca generosidad por parte del entrevistado, muchos balones fuera y puntos suspensivos… La justicia puede equivocarse, la opinión pública por supuesto también, las sentencias se pueden cambiar, casi todo o casi todos son susceptibles de error, menos él…¿Dije ira? Pues añado nuevamente soberbia…

En fin el ex presidente no dijo nada nuevo y calló lo mismo que ha venido callando siempre. Para sus fieles acólitos estuvo brillante. Para sus adversarios, petulante, altivo y prepotente, en su línea…Para muchos de los ‘españoles’ incluidos en el plural mayestático del que tanto abusan los políticos en general y del que yo, como otros, renegamos, el ex presidente, que no hizo un amago de autocrítica, faltó a la verdad…Es de suponer que no perderá el sueño, su ‘ego’ podrá soportarlo…

En fin, lo dicho. No estamos en el apocalipsis pero el panorama deja mucho que desear. A nuestros dirigentes les falta una buena dosis de humildad, un poco más de generosidad y la paciencia del Santo Job, la misma que estamos teniendo los ciudadanos soportando generosamente sus errores…El fin no siempre justifica los medios y los pecados capitales casi todos son malos, no porque lo diga la Iglesia, sino por su poder contaminante y su capacidad para transformar al bueno del Dr. Jekyll  en el malvado Mr. Hyde…

El 23-F: un recuerdo mitad realidad mitad ‘performance…’

Imagen Internet
“Yo sostengo que el rey autorizó a Armada para que recondujera cualquier intento de golpe de estado, pero no que lo liderara o lo cometiera” (Roberto muñoz, historiador. Universidad Camilo José Cela)

Parece que fue ayer pero ya pasaron cuarenta años…Por aquel entonces estrenaba mi matrimonio y reciente mi maternidad. Recuerdo la que fue mi primera casa. El olor a muebles recién comprados, una cocina pequeña con muebles naranjas y una mini terraza por la se veía el mar…Era una casa pequeña que albergaba grandes proyectos y sueños enormes, proyectados en la distancia larga. En 1981 me dieron el primer destino en una localidad cercana así que tenía que separarme por mi primera vez de un bebé que tenía solo unos meses, al que dejaba en casa de mis padres. No sé cómo lo hacía, pero ventipocos años la energía da para mucho y todo parece sencillo aunque no lo sea tanto. Así transcurría mi día a día, entre las clases, mi condición de madre dispuesta a disfrutar de todo cuanto se presentaba que, por entonces, fue mucho y bueno…

Supongo que aquel lunes 23, a las 18.00 h, mientras el Teniente Coronel Antonio Tejero irrumpía en el Congreso de los Diputados interrumpiendo la votación que se estaba celebrando, yo estaría de camino a casa después de mi jornada laboral y de recoger a mi hijo de casa de los abuelos. No recuerdo cómo nos enteramos pero sí que la TV estuvo encendida hasta la mañana del día siguiente. Ese día el Congreso celebraba una votación y las cámaras de TV lo retransmitían así que captaron las imágenes de Tejero, tricornio en la cabeza y pistola en mano, entrando en el hemiciclo dirigiéndose a la tribuna de los oradores desde dónde amenazó a los diputados con la célebre consigna “todos al suelo”. Luego disparos, la rebeldía de Gutiérrez Mellado que bajó de su escaño para encaminarse al golpista mientras Adolfo Suarez, aparentemente sereno, permanecía sentado y expectante…Disparos al aire y sus señorías agachadas intentando protegerse…Un cámara de TVE consiguió grabar durante más de media hora aunque las imágenes fueron retransmitidas en diferido…

Imagen Internet

No teníamos teléfono así que bajé a una cabina para saber de mis padres y tranquilizarlos. Aquella fue una noche eterna. Teníamos una TV pequeña y la llevamos al dormitorio para seguir las noticias desde la cama, cabeceando, preocupados y sin dar crédito a lo que sucedía…Hacia la una de la madrugada el Rey apareció en pantalla con gesto grave y no recuerdo qué dijo pero sí que nos tranquilizó. Entonces el Rey Juan Carlos I gozaba de mucha simpatías, al fin y al cabo, la recién estrenada democracia había llegado de su mano, La mayoría confiaba en él y veía con buenos ojos el papel que desempeñaba en aquella España que transitaba desde la dictadura a la democracia. La sociedad necesitaba confiar en aquellos políticos que dieron muestra de su afán y su interés, remando casi todos en la misma dirección, dispuestos a construir una historia que rompiera con el pasado, modernizara  el país y lo dotara de un marco legislativo de libertades, las mismas de las habíamos estado privados hasta ese momento. Si cierro los ojos visualizo en mi memoria los tanques de Miláns de Bochs por las calles de Valencia. Aquello me impresionó y me hacía pensar en las historias que mi padre me contaba sobre la posguerra, la represión, los fusilamientos, el miedo…Eso sentía yo miedo, sobre todo por mi hijo, porque se frustrara ese futuro que soñaba para él…

A la mañana siguiente me lo llevé conmigo al trabajo. No quería separarme de él. Faltaron muchos alumnos así que nos reunimos en la sala de profesores con la radio encendida. Comentábamos sobre las consecuencias laborales si el golpe hubiera cuajado e incluso alguno medio bromeaba sobre si se volvería a cantar ‘el cara al sol’ antes de entrar en clase, si tendríamos que rezar y hasta enseñar el catecismo…Todo eso nos horrorizaba y le mandábamos callar aunque él seguía con su retahila, añadiendo que era broma, asegurando que eso no sucedería jamás…De repente escuchamos que los efectivos de la Guardia Civil comenzaban a salir de uno en uno por las ventanas del Congreso, de forma pausada y a continuación los diputados…El golpe había sido contenido…

A partir de aquí y durante un breve espacio de tiempo, todas las miradas se centraron en España que acaparó todas las portadas de la prensa nacional y extranjera, la mayoría, ensalzando la figura el Rey y el papel decisivo que había desempeñado como mediador, consiguiendo detener a los golpistas y apostando por la democracia. No obstante una gran sombra se cierne aún sobre este episodio de nuestra reciente historia y, a pesar de que muchos historiadores han querido profundizar para desvelar algunas dudas y cuestiones que muchos estudiosos se han planteado, la verdad es que poco se ha podido aclarar pues quienes podían saber nunca dijeron nada más allá de lo que ya se había dicho. El imaginario popular ha madurado con la conciencia de que algo permanece oculto en el trasfondo de los hechos, algo que sus protagonistas pactaron callar y llevarse consigo a la tumba. A quienes vivimos en aquella época con escasos medios de comunicación, sin internet ni redes sociales, se nos facilitó un relato oficial en el que muchos no creyeron, otros quisieron creer y los demás creyeron a pies juntilla…

Y hoy en el 40 aniversario aún existen cuestiones en el aire¿conocía el rey lo que se estaba cociendo? Es más ¿lo alentó o apoyó por acción u omisión? ¿Qué papel jugaron los servicios secretos españoles? ¿Fue aquel un “golpe” en toda regla o una performance pensada para dar un ‘empujoncito’ la nueva democracia y evitar una verdadera intervención militar?

Periodistas e historiadores han indagado y recopilado algunos testimonios entre el personal militar y civil que han ayudado a apostillar o atomizar algunas de las hipótesis concebidas. La obra de Javier Cercas, Anatomía de un instante, plantea la intervención del Rey y lo determinante que resultó, a pesar de que, hoy por hoy, todavía existe quienes lo ponen en duda dejándose llevar, tal vez, por la imagen tan deteriorada de la que actualmente goza el Monarca, sobre todo, entre ciertos sectores de nuestra sociedad.

El abogado Eduardo Navarro, colaborador de Suáres publicó hace años el libro La sombra de Suárez. Navarro defendía la existencia de tres movimientos militares simultáneos: “la de los tenientes generales, la de los coroneles y la de los espontáneos”.

El historiador  Roberto Muñoz, por su parte, en su reciente libro El 23-F y los otros golpes de Estado de la transición, sostiene “que el rey autorizó a Armada para que recondujera cualquier intento de golpe de estado, pero no que lo liderara o lo cometiera”. Finalmente, el también historiador Jesús Palacios que ha dedicado algunas de sus obras a lo ocurrido el 23-F, habla de una trama civil entre los partidos que habrían participado en el gobierno de concentración, recogiendo declaraciones al respecto de Marcos Vizcaya, Jordi Pujol, Armada, Enrique Múgica, Joan Reventós y Antoni Siurana...El enlace anterior conduce a un artículo de la Vanguardia del he utilizado algunos datos como material para elaborar esta entrada…Por lo que a mí respecta así lo recuerdo entre la realidad y la performance, entre semidormida y semidespierta en una larga noche que de verdad nos confundió…

Mal de muchos…consuelo de todos…

La vida nos enseña que nada es para siempre, que nuestros sueños no siempre se cumplen y que no podemos aferrarnos al pasado ni vivir suspirando por el futuro”. cuando la salud nos falla, cuando no podemos controlar una determinada situación, no basta con invocar a la ‘suerte’…solo nos queda aceptar la realidad y ser resilientes…
Fotografía: mp_dc

Aunque parece que la tercera ola va cediendo lentamente y las poblaciones se abren o perimetran en función de los datos, a mi localidad ha tocado echar el cierre a los establecimientos no esenciales… La hostelería está desesperada (no es para menos) y el pequeño negocio prácticamente hundido. Es triste pasear contemplando las persianas bajadas de tiendas, bares y pequeños negocios familiares sin demasiadas pretensiones, que forman parte del paisaje urbano de toda la vida…De mañanas de gentes en el mercado, de cafés y churros muy temprano y cervecita a medio día en los numerosos locales del entorno…Maneras de vivir que han ido conformando nuestra idiosincrasia y forman parte de nuestro acervo cultural…

En general los españoles somos muy dados a todo esto aunque como somos diversos, se perciben peculiaridades según hacia donde miremos…Pongamos que lo hacemos hacia el sur…Los andaluces de la costa siempre hemos vivimos de cara al mar que para nosotros es un referente cargado de una Historia desde viene de lejos, desde la más remota antigüedad… Hasta nuestras costas llegaron tartésicos, fenicios, cartagineses, griegos, romanos y musulmanes. Todos han ido configurando nuestro carácter más o menos abierto, acogedor y versátil por su gran capacidad para adaptarse a los cambios y asimilar elementos culturales de cada pueblo. Ese mismo carácter es el que hoy nos distingue y define nuestras singularidades…Por eso hablamos, somos y pensamos así y por eso hemos sabido desarrollar una especial competencia para acoger y atraer a un turismo que, ya sea nacional o extranjero, acaba sintiéndose a gusto… Y este talante unido a un clima benévolo, amable, con muchas horas de luz y de sol junto a temperaturas moderadas durante todo el año, justifica el atractivo de esta tierra cuajado en una tradicional manera de ser y de vivir cuya culminación queda plasmada en múltiples fiestas populares, verbenas y ferias al calor de las cuales fue creciendo cierta pasión por las terrazas, la vida en la calle y al aire libre en general…

Pero dejando de lado los tópicos sobre mi tierra, casi todos fáciles de desmontar, todos comprendemos que, aunque estamos integrando costumbres que giran en torno a la covid, el cierre de los establecimientos aumenta nuestro desánimo y abatimiento… En general nos preocupamos e informamos. El ‘parte’ diario con las noticias se ha instalado en nuestra cotidianidad, en nuestras conversaciones y rutinas, porque de ellas depende que podamos salir o no de nuestro pueblo o ciudad, que podamos sentarnos o no en una terraza e incluso ver a familiares y amigos que residan en otras localidades o fuera de la Comunidad…La ciudadanía capea y combate el temporal como puede, con grandes dosis de humor, buena voluntad y paciencia llegadas, como no, de la mano de un cierto temor a la enfermedad…

Me gustaría creer que los políticos -servidores públicos elegidos democráticamente por el pueblo soberano para que lo represente- hacen todo lo que pueden, nos cuentan gran parte de la verdad y actúan movidos por el bien común. Pero cuando les veo actuar, cuando les oigo en la TV o en la radio o les leo en la prensa o en las redes sociales, me da la impresión que viven en una realidad paralela, alejada de esta otra común al resto de los mortales…Les contemplo excesivamente preocupados por las movidas de sus partidos, por las campañas electorales, por la foto de turno y por mantener el liderazgo a toda costa…Tan distraídos y ensimismados que no son conscientes que han perdido la capacidad de sorprendernos porque nos hemos vueltos ‘resabiados’ con la experiencia y los ‘vemos venir’ como ahora, cuando suenan de sus bocas los primeros cantos invocando a la Semana Santa mientras los expertos, estupefactos, se echan las manos a la cabeza ‘viéndolas venir también’ desde su propia perspectiva…

No quiero ser pesimista, más bien todo lo contrario, pero tampoco puedo negar la evidencia. Y la realidad es muy compleja, entre otras cosas, porque quienes mandan se encargan de que así sea…Y a la pandemia, las nuevas cepas, las vacunas, los ERTES y el paro se suman las elecciones catalanas, la falta de solidaridad del Gobierno de Madrid y el juicio de Bárcenas que no para de echar más leña al fuego y primero decir ‘digo’ y luego ‘diego’ ¿Alguien da más? Tanto humo a nuestro alrededor que no sabemos hacia dónde mirar…Humo por la ‘derecha’ y más allá de la ‘derecha’, por la ‘izquierda’ y hasta por el ‘centro’, incluyendo a los ‘allegados…’

Nuestras mentes occidentales intentan explicar todo cuanto sucede y, sea cual sea la respuesta, una parte de la misma correrá por cuenta del ‘factor suerte’, siempre tan recurrente…La ‘suerte’ no dejan de ser una simple abstracción a la que invocamos cuando algo no nos sale como estaba previsto o nos interesaba…Una manera elegante de quedarnos al margen de la ecuación para resultar indemnes… Casi todos acudimos a ella ante determinadas situaciones: exámenes, una cita, la lotería, una enfermedad o un viaje y hasta en unas elecciones nos deseamos unos a otros ‘buena suerte’…O sea que ‘la suerte’ la concebimos como algo externo, ajeno e independiente que si actúa a favor nos beneficia y si no nos perjudica pero, en cualquier, caso alivia nuestra responsabilidad… Mala noticia: la ‘suerte’ no existe…

La humanidad necesitará mucho más que buena suerte para salir de esta y rescatar una ‘manera de vivir’ parecida a la de antes…Por eso es importante tomar conciencia de ‘grupo’, sabernos y sentirnos parte de la ‘colectividad’ porque solo así atajaremos la covid y solo así afrontaremos la profunda crisis que se nos avecina… La Historia Universal nos proporciona algunos ejemplos, verbigracia Alemania tras la dura derrota de la II Guerra Mundial. Una nación arrasada, con muchas de sus ciudades convertidas en escombros, la población trabajadora mermada y la economía destruida y aún así, los alemanes levantaron el país en tiempo record y todo el mundo comenzó a hablar del ‘milagro alemán’.

Esta misma guerra destruyó las ciudades japonesas de Hirosima y Nagasaki, objetivos de las bombas atómicas que el ejército norteamericano lanzó al amparo del Presidente Truman…Y Japón, también arrasada, protagonizó el otro ‘gran milagro’ según narra la Historia. Y es que el pueblo japonés es un claro ejemplo de ‘resiliencia colectiva’ que ha demostrado una gran capacidad de sobreponerse ante la adversidad… Los japoneses, como buenos orientales, no creen en la ‘buena o mala suerte’, ni en ‘buenas estrellas’ que se alineen en favor de algo o alguien… Ellos hablan de ganbatte, que puede traducirse como “esfuérzate al máximo”. Ganbatte kudasai -‘hazlo lo mejor posible’- no es un factor externo en la ecuación porque en la mentalidad nipona “si te has esforzado al máximo es ya un éxito, aunque el resultado que obtengas no sea óptimo” y es esta actitud de máxima exigencia de uno mismo, lo que acaba obrando el milagro…

No sabemos cuánto más durará la pandemia, cuantas veces más confinarán nuestras ciudades y cerrarán las tiendas, negocios y bares…No sabemos cuándo rescataremos nuestra nueva manera de vivir, pero hasta que llegue ese día, casi mejor no implorar ni a la suerte, ni a las estrellas y dejar la alquimia en manos de la ciencia… No somos ‘uno’, somos muchos: Ganbatte kudasai

Nueva página en “Biografías”: Las mujeres bajo el franquismo: la Sección Femenina…